10 claves que favorecen la lactancia materna tras la incorporación al trabajo

, 17 de diciembre de 2019

Mujer extrayéndose leche con un sacaleches

Han pasado nueve meses de embarazo, unos cuantos más de permiso de maternidad y puede que unas semanas de lactancia materna y, casi sin darte cuenta, llega el momento de incorporarte al trabajo.

Ahora toca volver a la rutina diaria de la que casi te habías olvidado, separarte de tu bebé, ponerte al día en tu entorno laboral y, por si fuera poco, pensar cómo compaginar tu día a día con la continuación de la lactancia.

En este sentido, cada vez son más las empresas que toman conciencia de este importante momento de reincorporación y, por ello, cada vez son más los entornos laborales que cuentan en sus oficinas con espacios destinados exclusivamente a la extracción de leche.

Si ese es tu caso, en Philips Avent, como marca comprometida con la lactancia materna, hemos elaborado una lista de 10 puntos clave para saber si tu sala de lactancia cuenta con los requisitos más adecuados para alargar la lactancia materna más allá del permiso de maternidad. 

Sala de lactancia en Philips

Decálogo de Philips Avent sobre las salas de lactancia materna en las empresas

  1. Privacidad
    Es recomendable que las salas de lactancia se encuentren en zonas fuera de la circulación habitual de la empresa. Es importante que la madre pueda reservar la sala el tiempo que necesite, de manera automática y anónima.
  2. Tranquilidad
    El estado de ánimo y el estrés pueden afectar a la producción de leche. Es importante que la sala de lactancia esté acústicamente protegida del resto de la oficina o lugar de trabajo.
  3. Ventilación
    La ventilación y renovación del aire es necesario para rebajar los niveles de CO2 y eliminar olores. Las salas de lactancia deben estar libres de agentes contaminantes, con una ventilación adecuada y purificación de aire.
  4. Iluminación
    La creación de un entorno agradable, tenue y con luz cálida propicia un ambiente de intimidad idóneo para la madre.
  5. Mobiliario
    La presencia de muebles útiles como una mesa de apoyo, un sillón y enchufes, son necesarios para poder llevar a cabo la extracción de la leche sin problemas.
  6. Conservación
    Para mantener la leche en condiciones óptimas es importante disponer de un frigorífico y que la leche se mantenga a una temperatura entre 1ºC y 4ºC.
  7. Salubridad
    Cerca de la sala destinada a la extracción o dentro de ella es necesario contar con un lavabo. Según el protocolo, es recomendable llevar a cabo una limpieza continua del extractor.
  8. Repuestos
    Es recomendable tener disponibles algunos repuestos de bolsas o recipientes para almacenar la leche materna, por si la madre se quedase sin ellos.
  9. Información
    Disponer de información accesible sobre la práctica de la lactancia y de la extracción dentro de la misma sala puede ser de gran utilidad a la hora de resolver dudas o inquietudes.
  10. Exclusividad
    La sala destinada a la lactancia debe destinarse exclusivamente a esta tarea con el fin de asegurar las condiciones de higiene y cuidado necesarias.
Madre dando lactancia materna a su bebé

Con estos puntos, la continuación de la lactancia materna podría alargarse más allá de la incorporación al trabajo y lograr, tal y como recomienda la OMS, los seis meses de lactancia exclusiva para el bebé. Y es que el trabajo no debería ser un impedimento para esta vital tarea.

Como resumen Elena Pajuelo, matrona y autora del blog “Actualidad Matrona”, “desde hace un tiempo en algunos centros de trabajo se están instalando salas de lactancia o lactarios, con el fin de que el retorno al trabajo no sea el fin de la lactancia, ofreciendo espacios agradables donde las mujeres puedan realizar extracción de leche en un ambiente agradable y sereno”.

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.