13 trucos para mantener tu ropa siempre como nueva

, 6 de junio de 2016

Vaporizar la ropa

La ropa que vestimos cada día es algo que va mucho más allá de una simple tela, y merece la pena mantenerla como nueva. Nuestro armario ropero es parte de nuestra propia vida, nos define y nos identifica, forma parte de nosotros mismos. Es una inversión en la que ponemos ilusión, a veces un regalo especial, y nos gusta porque nos hace sentir bien. ¿No es una pena tener que tirarla porque se ha estropeado antes de tiempo? Para mantener tu ropa como nueva durante muchos años te damos los mejores trucos que puedes aplicar fácilmente en casa.

Ropa como recién comprada todo el año

Ropa

Si hemos dedicado nuestra atención a elegir una camisa, unos pantalones o un vestido, haciendo una inversión de tiempo y dinero, es porque esa prenda nos gusta y esperamos que nos acompañe el máximo tiempo posible. No se trata solo de que aguante los trajines diarios sin romperse, queremos que se mantenga como recién comprada, conservando el tacto de su tela y los colores vivos y vibrantes. Es importante no cometer ciertos errores al poner la lavadora, pero hay otros trucos que nos ayudarán a proteger la ropa.

En primer lugar debemos tener en cuenta cada tipo de ropa y las distintas variedades de telas y materiales que la componen. La seda o el lino no requieren los mismos cuidados que el poliéster o el algodón, y también hay que considerar si la prenda lleva adornos o añadidos delicados, como bordados o encajes. Dependiendo de cada material tendremos más cuidado a la hora de aplicar nuestra rutina de lavado y planchado habitual.

Cómo llevar y vestir la ropa

Ropa

Parece algo obvio, pero no está de más recordar algunas pautas básicas que conviene seguir a la hora de llevar puesta la ropa. Y es que no tiene mucho sentido liarse a cocinar con nuestra camisa blanca preferida o cepillar al perro con un pantalón de ante. Las tareas del hogar, sobre todo las que amenazan con manchar, hay que llevarlas a cabo con ropa más de batalla. Y si no te da tiempo a cambiarte, por ejemplo durante una cena en casa, no te olvides de utilizar un buen delantal.

Vigila también el tiempo antes de salir. Si amenaza lluvia, protege con especial cuidado la ropa más delicada y sensible a la humedad, y si se moja procura que se seque en un lugar ventilado. El sol también es un peligro para la ropa, sin darnos cuenta estropea las fibras y ataca los colores, sobre todo en verano. Además conviene corregir malas posturas para no generar arrugas y evitar demasiados roces de bolsos o de colgantes largos, que pueden causar enganches y causar roturas. Los perfumes, colonias y desodorantes pueden dañar gravemente el cuero, el ante y otras telas delicadas, rocíate solo sobre la piel.

Trucos imprescindibles para cuidar la ropa

Colada

1. No abuses de la lavadora. Muchas veces creemos que una prenda está sucia solo por haberla llevado puesta varias horas, pero asegúrate primero de que sea realmente necesario lavarla. Tejidos como la lana a veces solo necesitan una buena ventilación para poder volver a vestirlos.

2. Separa muy bien la ropa, no solo por colores. La más sucia y los tejidos más duros, como los vaqueros, necesitarán temperaturas altas y programas más largos que las prendas más suaves y sin manchas graves. Cuanto menos tiempo pasen dentro de la máquina, mejor se conservarán.

3. Utiliza las bolsas o cestas de lavado para protegesr las prendas más delicadas, como la ropa interior, la seda o los bordados. Cualquier protección extra siempre será bienvenida, es mejor prevenir que tener que lamentarse después. Y recuerda que el cuero nunca debe meterse en la lavadora.

Jersey

4. No dejes todo el trabajo a la lavadora, recuerda cómo solucionar las manchas más frecuentes en el hogar en el momento en que se produzcan. Así podrás lavar con agua más fría, que respeta los tejidos y ahorra energía.

6. Organiza bien tu tiempo para tender la ropa en cuanto el ciclo de lavado termine. Cuantos más minutos pase la colada sin recogerse, más humedad y arrugas acumulará. Esto dificulta el planchado pero también puede causar estragos en la calidad de las telas.

7. Sacúdela primero con mucha suavidad y apuesta por el aire libre si puedes, o por lugares intermedios como un lavadero o patio interior. Eso sí, mejor que nunca reciba la luz directa del sol. La lana debe secarse estirada en una superficie lisa, mejor si es sobre una toalla, para que no se deforme.

8. Invierte en un centro de planchado con el que puedas cuidar bien de las prendas más delicadas, que además te ahorrarán esfuerzo y tiempo. Planchar la ropa no tiene por qué ser aburrido y merece la pena hacerlo para que la ropa luzca como recién comprada después del lavado. Si ya tiene unos cuantos años, puede que haya llegado el momento de renovar tu tabla de planchar.

9. Apuesta por el Vaporizador manual Steam&Go con función 2 en 1 para lograr unos resultados uniformes impecables, incluso en las prendas más delicadas y difíciles de planchar. Como complemento para tu plancha, puedes vaporizar sin la tabla sobre cualquier superficie para dar el toque final, y ayuda a retrasar el momento de lavado gracias a que elimina la gran mayoría de bacterias.

Vaporizador de ropa

10. La ropa limpia y planchada, siempre bien guardada. Un buen armario debe estar ordenado, con cada prenda en su sitio para no tener que rebuscar. Las perchas acolchadas son la mejor opción para cuidar la forma de camisas, chaquetas y abrigos, sin provocar arrugas.

11. Utiliza bolsas de protección de ropa para tus piezas más preciadas, sobre todo las de ocasiones especiales, como trajes o vestidos de fiesta. Eso sí, la piel y la peletería deben transpirar, así que no utilices bolsas de plástico con ellas, mejor consigue algunas de algodón.

12. Las camisas se pueden llevar en días alternos; para mantenerlas como recién lavadas cuélgalas en cuanto llegues a casa, bien estiradas, con el primer botón abrochado para mantener la forma del cuello. Déjala en una habitación donde corra el aire para que se ventile y estará impecable al día siguiente, ahorrándote un exceso de lavados que la pueden estropear.

13. No te olvides de cerrar los botones, subir las cremalleras y vaciar los bolsillos a la hora del almacenaje. Amontonar diferentes tejidos tampoco es buena idea, una buena aireación es fundamental para que los materiales respiren y se conserven mejor. Por eso también es buena idea ventilar la ropa de vez en cuando si vamos a guardarla durante muchas semanas o incluso meses sin utilizarla, como puede ocurrir con las prendas más gruesas de invierno.

¿Has tomado buena nota de todos estos trucos para tener la ropa como nueva? Con un poco de atención y aplicando retoques rápidos como el vaporizador es muy fácil alargar la vida de nuestro armario. Verás como tus prendas estarán cada año como si fuera el primer día que las estrenas.

Fotos | Pixabay, funcrush

En Mi Mundo Philips | Errores al poner la lavadora que te complican a la hora de planchar

En Mi Mundo Philips | Si te gusta que la ropa quede perfecta, la Tabla de Planchado integrada te encantará

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.