14 locuras que los padres de un bebé que llora han hecho en las noches sin dormir

, 13 de diciembre de 2017

Pocas cosas hay más desesperantes que intentar dormir a un bebé que no se quiere dormir. Algo que siempre recordarán todos los padres recientes es las noches en vela para intentar que su hijo o hija se duerma por fin. El llanto de un bebé de noche puede ser especialmente escandaloso y los padres lo intentamos evitar por todos los medios. Así que seguramente habrás oído todo tipo de historias de locuras que han hecho los padres para que su hijo se duerma.

  1. Sacarlo a pasear en el coche. La lógica te dice que si siempre se duerme en la sillita del coche, a las dos de la mañana puede ser mano de santo. Te da igual salir en pijama y en zapatillas a dar vueltas con el coche por el vecindario con tal de que por fin se duerma.
  2. Cantar todo el repertorio de canciones de cuna. Y cuando se acaban las que conoces, empezar con otros géneros: reggaeton, heavy metal, o lo que pase por tu mente en esos momentos de desesperación.
  3. Leer algún libro milagroso que consiga hacerle dormir. Los padres podemos inventarnos todo tipo de historias bastante ridículas para conseguir que se duerma.
  4. Encender la lavadora, el lavavajillas, el secador o todo a la vez como método de ruido blanco.
  5. Meterle en tu cama para que se duerma es de lo más habitual, y de hecho, el colecho y dormir con los padres está recomendado para los bebes pequeños, pero hay mucha gente que se duerme con el niño encima en el sofá (dormir en el calor del regazo de papá o mamá es un clásico), o incluso que se ha metido en su cama diminuta de 1,35 metros de largo y hasta en la cuna del bebé
  6. Dejarle al bebé solo viendo los dibujos animados. A él le da igual dormir o no, pero los padres tienen que ir a trabajar al día siguiente. Si no quiere dormir es su problema.
  7. Buscar en Google las consecuencias de la falta de sueño en la salud. Abstente si eres hipocondríaco y si tienes tendencia a la ansiedad. Las estadísticas de las pocas horas de sueño de los padres recientes no te servirán de consuelo.
  8. Mirar las redes sociales. Todo el mundo está teniendo una vida maravillosa de viajes y fiestas según su Facebook e Instagram mientras que tú estás a la tres de la mañana, sin dormir y con restos de vómito en tu pijama. Y los que tienen hijos son peores: todos duermen plácidamente al mes de nacer, mientras que el tuyo lo sigue haciendo fatal con más de un año de edad.
  9. Dejarle llorando en su cuarto hasta que se duerma. Esto es cruel con el bebé y con los vecinos.
  10. Pasear por la casa pasillo arriba pasillo abajo. Si tienes un contador de pasos no te sorprenderá que puedes llegar a los 10.000 pasos diarios sin haber salido de casa.
  11. Prepararle biberones o ponerle la teta y sobrealimentarle para que le entre el sueño y se duerma. Nos inculcan que si llora es porque tiene hambre y muchas veces conseguimos empacharle y que tenga una mala digestión nocturna que no le dejará dormir.
  12. Convertirte en un mono de feria. Le cambias el pañal, le cantas, le paseas, le das de comer, le das un masaje por si tiene cólicos, juegas con él para que deje de llorar, y al final eres tú el que está haciendo que no pueda dormirse con tanto alboroto. Es mejor probar algo más tranquilo y que puede ver tumbado desde su cuna como un móvil de cuna de Bebitus.
  13. Buscar vídeos en Youtube para dormir al bebé, desde 4 horas con música clásica de Mozart hasta un anuncio japonés, todos parecen que funcionan.
  14. Pasear al bebé en la mochila de viaje o en el carrito, dentro de la casa o por la calle, aunque sea de madrugada.

En fin, que conseguir que un bebé se duerma suele ser más complicado de lo que parece. Menos mal que crecen y al final, por fin, empiezan a dormir bien, aunque sea al de dos o tres años.

Fotos | iStock ArtfoliophotoGeorgeRudyjacoblund

En Mi Mundo Philips | Durmiendo con tu bebé: colecho ¿sí o no?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.