23 cosas que puedes hacer para que la comida de tu bebé sea más sana

, 3 de noviembre de 2014

dv2159022

La máxima preocupación de las madres es la salud de nuestros bebés y dentro de la salud, que coman bien y que coman de todo para que crezcan fuertes y sanos. No hay que obsesionarse con ello, y hay veces que nos empeñamos en que coman cuando no tienen ganas o que coman platos que nosotros no aprendimos a comer hasta que fuimos adultos (sí, brócoli, estoy hablando de ti). Pero si quieres mejorar la comida de tus hijos un poco cada día, y hacer que tu bebé coma más sano, apunta estas pistas:

Cómo hacer que tu bebé coma más sano

  1. Alarga la lactancia materna todo lo que puedas, recuerda todas las ventajas que tiene para tu salud y la de tu bebé.
  2. Aunque no puedas aguantar muchos días con la lactancia materna, todos los días que haya durado están bien. Es decir, conozco madres que al de una semana o un mes de dejar el hospital tuvieron que dejarlo por diversas circunstancias, a veces la lactancia materna se hace cuesta arriba. Por lo menos, le dieron el calostro los primeros días y pudieron transmitir al niño algo de las defensas de la madre.
  3. Evita introducir el azúcar en su alimentación. Una vez que tu hijo pruebe el yogur de sabores, adivina que opinará sobre el yogur natural. Intenta que no lo pruebe, y así estará más tiempo sin saber qué es el azúcar. Y mejor darle un yogur con un poco de azucar añadido por ti que con el azucar ya incluido.
  4. Evita la sal. Si se acostumbra a tomar los primeros purés sin sal, y a comer con poca sal según vaya creciendo, de mayor preferirá alimentarse con poca sal y evitaremos un adulto hipertenso.
  5. Atrasa el momento de darle chuches todo lo que puedas. Una vez que las pruebe, ya las querrá cuando vea a otros niños.
  6. Añade distintos tipos de vegetales, carnes y pescados a los purés de verduras. Es decir, no te quedes en la calabaza, puerros, zanahoria y patata para todos los días, con pollo o merluza según toque carne o pescado, sino que es mejor que trates de incorporar otro tipo de verduras, como el tomate, las acelgas (la parte verde y la blanca), las vainas, los calabacines, las espinacas. Algunas verduras hay que esperar a que cumplan un año para darles.
  7. Vete dándoles poco a poco trocitos de comida sólida. Su paso a la alimentación de los adultos es gradual y debe hacerse poco a poco para que se vayan acostumbrando, y siempre comiendo junto con un adulto para evitar riesgo de atragantamiento.
  8. Deja que maneje él los cubiertos, se manchará (mucho), pero disfrutará más de la comida y así irá aprendiendo. Compra una vajilla y unos cubiertos que sean atractivos y seguros para el bebé.
    SCF722_01-L
  9. Procura que coma con la familia, que nos vea comer a los demás, y así aprenderá a hacerlo como nosotros. Las comidas es un momento de disfrutar en familia todos juntos.
  10. Cuando empiecen a comer sólido, ponles muchos colores en el plato, que les llame la atención el morado de la remolacha, el amarillo del maíz, decora los platos en formas de cara o de animales, con un poco de imaginación harás de las comidas algo divertido y más atractivo. A ellos la comida también les tiene que entrar por los ojos.
    177016904
  11. Evita que picoteen demasiada comida entre horas
  12. Dales suficiente agua, ten siempre a mano su propio vaso para que ellos beban cuando necesiten.
  13. Da preferencia a la comida hecha en casa sobre los potitos envasados. Y es mejor darles fruta natural que los zumos o los pures de frutas que suelen contener un exceso de azúcar.
  14. Ofréceles comida de temporada. Que vayan probando las fresas, las cerezas, el melón, la sandía o las mandarinas en la época del año que corresponde.
  15. Alterna alimentos: pescado blanco con pescado azul, carne roja (por ejemplo, carne picada de ternera con tomate) con carne blanca como la del pollo o el pavo. Que prueben distintos alimentos porque a mayor variedad, la comida será más sana y atractiva.
  16. Dales a los niños legumbres dos o tres veces a la semana. Las lentejas, alubias, garbanzos son muy nutritivos y sanos si los combinamos con verduras en lugar de con carnes grasas.
  17. Sigue el calendario de incorporación de la alimentación sólida que te recomienda el pediatra. No tengas prisa por introducir los alimentos hasta que su cuerpo esté preparado e introduce nuevos alimentos de uno en uno para controlar las posibles alergias.
  18. Recuerda que el desayuno es muy importante, y debe contener lácteos, cereales, y frutas (por ejemplo, en forma de zumo).
  19. Vuelve a las meriendas de toda la vida: el bocadillo frente a la bollería, el plátano, la manzana, o las uvas frente a los purés de frutas.
  20. Los niños aprenden de lo que ven, así que si en casa coméis variado y sano, ellos también lo harán. Si ven que los padres rechazan las fruta o el pescado, no habrá manera de que ellos sí lo coman.
  21. Para incorporar poco a poco las verduras fuera de los purés, cortalas en trocitos muy pequeños e introdúcelas en algunos platos que les gusten, como la carne picada con tomate, los macarrones, una ensaladilla rusa con mayonesa…
  22. Si se niegan a probar un alimento nuevo, intentalo de nuevo a darselo de otra manera al de unas semanas, igual cambia de opinión.
  23. Evita los premios en forma de golosinas o chocolate. Se acostumbran a que después de cada comida haya siempre algo dulce y no es bueno para su salud. Ese tipo de comida debe ser sólo para las ocasiones especiales.

Fotos | Thinkstock

En Mi Mundo Philips | Estupenda promoción para celebrar los 30 años de Philips Avent: consigue magníficos regalos

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.