¿Pelo rizado? Estás de suerte porque estos peinados están de moda

No hay comentarios , 15 de Marzo de 2017

Durante los últimos meses hemos podido observar cómo pasarelas y famosas han dejado atrás aquellas lacias melenas carentes de movimiento y han decidido apostar por algo más fuerte: por las ondas y los rizos. Un tipo de peinado habitualmente maldecido por aquellos que lo poseen de forma natural pero cargado de vitalidad y que esta temporada ha decidido reinventarse.

Nos estamos refiriendo a los peinados, una forma distinta de sacarle partido a tu cabello y de cambiar de look sin demasiado esfuerzo. Hoy repasamos desde recogidos muy especiales, coletas altas y otras combinaciones para presumir de tus preciosos bucles esta primavera, e incluso para saber cómo llevarlos si quieres crearlos mediante un rizador automático.

Todo a un lado

Be ready for even more new Blake pictures! #blakelively

Una publicación compartida de Blake Lively (@blakelivelyig) el

Empezaremos por algo sencillo, que queda genial con rizos abiertos y ondulaciones, pero también con los más pequeños y rebeldes. Un tipo de peinado perfecto para melenas de todas las longitudes. En concreto, consiste en distribuir la mayor cantidad de pelo en un mismo lado, en una suerte de línea imaginaria pegada a uno de los lados de la cabeza. Esto causará el efecto de que cuentas con una gran mata y te aportará un volumen con el que puedes jugar.

Asimismo, es posible maximizar este efecto mediante el uso de horquillas, siempre en el lado en el que dejemos menor cantidad de pelo. Retíralo por detrás de la oreja y elige siempre tu mejor perfil. Ideal para cortes sin flequillo –o con uno lo suficientemente largo como para permanecer ladeado– y asimétricos (que dibujen los rizos a diferentes alturas).

Además, queda genial con todo tipo de rostros, todo dependerá cuánto lo dejes caer sobre la cara. Por ejemplo, si tiene forma redondeada, tápalo un poco más para acentuar los ángulos, pero si es muy alargada, despéjala.

Juega con los alisados


Otro tipo de peinado muy de moda es el que juega con los alisados; manteniendo la mayor parte del cabello en su estado natural. Aquí tenemos varias opciones. Por ejemplo, si quieres conseguir un estilo retro, nada como trazar la raya de lado y alisar únicamente el cuarto superior del cabello, es decir, la parte que se encuentra por encima de los ojos.

El truco consiste en marcar todo lo posible la diferencia, abriendo también el rizo y usando algún clip si fuera necesario. Si tienes flequillo, ondéalo hacia un lateral con la ayuda de una plancha pequeña o mójalo y sujétalo un tiempo con la ayuda de unas horquillas. Asimismo, puedes trazar la raya en el medio y colocar estos accesorios justo en el punto en el que el cabello pasa de liso a rizado.

Una alternativa muy cómoda es pasar la plancha el citado flequillo, separándolo en el medio o dejándolo caer como una cortina sobre los ojos. Otra manera de lograr el contraste entre las dos partes muy fácil de realizar, pero también un tanto más vista.

Trenzas de ensueño

Convertir las trenzas en tus aliadas es fácil. Empieza formando dos con los mechones de la parte delantera del cabello, a cada lado, sin apretarlas demasiado. A continuación, únelas en la zona posterior de la cabeza con la ayuda de un broche o similares.

Si coges más cantidad de pelo y mediante un procedimiento similar, podrás formar una suerte de corona. Esconde el cabello sobrante en su interior y ¡listo! Otra posibilidad es hacerlas más finas y situarlas justo por encima de la cabeza, como si se tratara de una diadema y dejando el resto suelto.

La trenza invertida, por su parte, constituye otro peinado muy original. Consiste en empezar a formarla en la parte de la coronilla con la ayuda de un peine, hasta llegar a la altura de una coleta baja. En ese momento, pasaremos una goma para fijarla y dejaremos el resto del pelo suelto.

Coletas originales


A pesar de que parecen sencillas, no podíamos dejar de incluir las coletas en esta lista. Obviamente, no se trata de las convencionales, sino de unas que vienen cargadas de toques chic. Una ideal para rizos pequeños y cabellos afro es la ladeada.

Para conseguir un efecto más bonito, coloca todo el pelo delante, lo más hacia abajo posible, tirante. Ten en cuenta que la parte superior de la cabeza deberá verse estirada y firme, sin huecos ni ondas, perfectamente peinada para aumentar el impacto que produce la diferencia de texturas.

También puedes hacerte una muy alta, al más puro estilo de los Picapiedra. Si tienes el pelo largo, intenta ubicarla lo más cerca posible a la frente y, después, deja caer los rizos sobrantes hacia ella, sujetándolos si es necesario, abriéndolos y colocándolos a tu antojo para lograr el efecto que más te favorezca.

Retorcidos de fantasía

Para acabar, los retorcidos son otra alternativa interesante. Se trata de comprimir pequeños mechones, rotándolos hasta que queden fijos. Podemos utilizarlos para crear composiciones a medio camino entre un moño y un recogido, en lugar de las trenzas y similares, pero también para dar lugar a peinados con mucho encanto.

Es el caso del que describimos a continuación: hazte una coleta alta y separa el pelo en diferentes porciones. Retuércelas y sujétalas a la parte de la goma con horquillas específicas. El resultado será un moño cargado de detalles pero muy sencillo de hacer.

Finalmente y si quieres disfrutar de todos estos peinados a pesar de tener el pelo liso, nada como un rizador automático como el Pro Care Auto Curler de Philips, un dispositivo muy útil que, gracias a su cilindro térmico de titanio y a su motor profesional sin cepillo, te permitirá lograr unos bucles de infarto y muy flexibles, sin esfuerzo. Además viene con accesorios específicos para que usarlo sea todavía más sencillo.

Imágenes | iStock: NeonShot, EdwardDerule 1 y 2, y LuminaStock

 

 

 

 

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.