7 mitos que derribé al empezar a afeitarme por primera vez con una eléctrica

, 24 de noviembre de 2015

20151124_AquaTouch_01

Hace unas semanas estaba hablando con un amigo de las bondades de las nuevas afeitadoras de Philips, cuando me dijo, así sin paños calientes, que él nunca se había afeitado con una maquinilla eléctrica. Vamos, que era de cuchilla de toda la vida.

Ante esto, solo pude hacer una pregunta: ¿por qué? Y entonces empecé a recibir una larga lista de mitos que, de hecho, ya había oído en alguna que otra ocasión. Que si las eléctricas no apuran tanto, que si solo sirven cuando tienes poco vello facial, que si el afeitado en seco es más agresivo para la piel…

Total, que le propuse prestarle una de las nuevas maquinillas Philips, en concreto la AquaTouch, para que la probara y me contara qué tal. Es más, le animé a que lo hiciera bajo la ducha. Y he aquí, el resultado.

Mito 1: Las eléctricas no apuran tanto

20151124_AquaTouch_04

De entre los mitos derribamos por mi incrédulo amigo, cabe destacar en primer lugar el tema del apurado. Ante su sorpresa, consiguió librarse del vello facial con la misma eficacia que con la cuchilla. Y encima sin hacerse ningún corte que, parece que no, pero no es ninguna tontería.

Mito 2: Solo sirven con poco vello

Para que consiguiera superar este mito, propuse a mi amigo que se afeitara en diferentes ocasiones y con distintas longitudes de vello. Según me ha comentado, cuando la barba está más larga es necesario hacer más pasadas, pero con un poco de paciencia, el resultado es impecable.

Mito 3: No me gusta el afeitado en seco

20151124_AquaTouch_02

Con este mito lo tuve bastante fácil. Chico, si no te gusta el afeitado en seco, con AquaTouch puedes usar agua con gel o espuma, sin problema. Así que si quieres seguir con afeitado húmedo, puedes hacerlo sin problema.

Mito 4: Duele

Con este mito me recordó al primer afeitado de mi vida. Tendría unos 13 años y mi madre decidió que lo mejor para afeitarme era utilizar una vieja maquinilla eléctrica de mi padre, que dataría más o menos de los años 60. Dolió, vaya si dolió. Los tirones del vello eran insoportables. Pero teniendo en cuenta que han pasado otros 60 años, las afeitadoras actuales poco tienen que ver con aquellas. Confirmado: cero dolor con la AquaTouch de Philips.

Mito 5: Me irrita la piel

Afeitarse irrita. Eso es así. Cada piel es un mundo y raro es el hombre al que no le salen rojeces con cualquier afeitado, sea con el método que sea. Partiendo de ahí, mi amigo ha podido comprobar en rostro propio que con AquaTouch se reduce bastante.

Mito 6: Tardo más tiempo

Mi cada vez menos incrédulo amigo se fue quedando sin argumentos, hasta el punto de darse cuenta de que en absoluto tardaba más tiempo en afeitarse con la eléctrica. De hecho, le animé a que se cronometrara. Apenas si llegó a los 5 minutos.

Mito 7: Limpiarlas es un coñazo

20151124_AquaTouch_03

Mi amigo estaba acostumbrado a poner la cuchilla tradicional debajo del grifo para quitar los restos y dejarla limpia, por lo que cualquier acción extra que hubiera que hacer ya le parecía ir en contra. Así que me limité a aconsejarle que hiciera lo mismo con AquaTouch: ponerla debajo del grifo listo. No hicieron falta más argumentos.

¡Reto conseguido! ¿Y tú, tienes algún mito más sobre las afeitadoras eléctricas que te gustaría que derribáramos en Mi mundo Philips?

En Mi mundo Philips | Nuevas afeitadoras de Philips, perfectas para cada tipo de hombre

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.