Siete razones de peso para dejar de afeitarte con cuchilla

, 18 de abril de 2017

Cabe la posibilidad de que lleves años afeitándote con cuchilla y que tu cara te esté pidiendo a gritos un cambio. Una petición que puede que estés desoyendo, así que aquí tienes algunas razones a tener en cuenta por las que deberías dejar de afeitarte con cuchilla. Son siete en total.

Mayor irritación

Las cuchillas tradicionales suelen estar diseñadas para conseguir un apurado máximo e incorporan varias hojas que facilitan esta tarea. El inconveniente es que en muchos casos provocan irritación en la piel, sobre todo si ésta es sensible.

El resultado final es que, además de un afeitado apurado, podemos sufrir rojeces y granitos, que convierten en un auténtico calvario afeitarnos a diario, viéndonos obligados a hacerlo cada tres o cuatro días.

Cortes en la piel

Evidentemente, una consecuencia de afeitarnos con cuchilla es que podemos hacernos cortes en la piel, sobre todo en aquellas partes en las que le resulta más fácil adaptarse a los contornos. La zona de la nuez, por ejemplo, suele ser muy propensa a recibir cortes que, además de molestos, estropean el resultado final.

Desgaste de las cuchillas

Uno de los inconvenientes de las cuchillas es que se van desgastando con cada uso, por lo que cada vez cortan y apuran peor. Debemos estar atentos para cambiarlas cuando sea necesario, ya que la calidad del afeitado irá decreciendo e, incluso, puede llegar a ser doloroso por los tirones que notaremos.

Uso imprescindible de gel o espuma

El afeitado con cuchilla debe realizarse siempre en húmedo, utilizando sí o sí gel o espuma para que el vello se reblandezca y la cuchilla avance más suavemente. Esto hace que el proceso lleve algo más de tiempo y que, en caso de salir de viaje, tengamos que llevar con nosotros todos los productos necesarios.

Todo o nada

Si utilizas cuchilla no hay término medio. Es decir, no puedes limitarte a recortar el vello facial y jugar con la longitud para tener, por ejemplo, una barba de tres días. O la dejas crecer afeitando algunas zonas, como pueden ser cuello y mejillas, o la afeitas por completo con un rasurado apurado.

Necesidad de probar algo nuevo

Tal vez tu piel soporte bien el afeitado con cuchilla y estés encantado con este sistema, ¿pero por qué no salir de tu zona de confort y probar algo nuevo? Igual descubres que afeitarte de otra forma te va mejor y te llevas toda una alegría, ¿no? Claro que esto nos lleva directamente al último motivo…

¡Porque existe la OneBlade Philips!

No es una cuchilla, ni tampoco una afeitadora (ni un pájaro, ni un avión, conste en acta). Me refiero a la nueva OneBlade de Philips, una razón de peso para dejar en el cajón tus viejas cuchillas. Se trata de una herramienta que afeita fácil y suavemente, sin provocar irritación ni cortes en la piel y con independencia de la longitud del vello, logrando un gran apurado.

Además, la puedes utilizar con afeitado en seco, pero también en húmedo, por si eres de los que no quiere abandonar el gel y la espuma. ¡Que tampoco es necesario cambiarlo todo de golpe!

Pero eso no es todo, porque gracias a los peines que incluye, puedes recortar también la barba. Así, con una única herramienta podrás conseguir el grooming que desees.

Imágenes | iStock.com/dima_sidelnikov
En Mi mundo Philips | Esto no es una afeitadora, es la OneBlade de Philips. ¡La he probado!

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.