7 razones por las que una crema muy cara no lo es todo para la piel

, 9 de mayo de 2017

A lo largo de mi vida de mujer he probado todo tipo de cremas: cremas baratas bastante aceptables, cremas que prometían mucho y no se notaban los resultados y cremas caras de las que dices, “cómo se nota el precio porque son una maravilla“. En fin, que el mundo de la belleza es complicado y no siempre comprar la crema más cara es sinónimo de buenos resultados en la piel. Hay que tener en cuenta muchos otros factores y hay varios motivos por los que una crema muy cara no siempre funciona:

  1. Más importante que el precio es definir tu tipo de piel, el problema que quieres tratar (manchas, arrugas, piel apagada, etc.) y encontrar la crema más adecuada para ti. No nos debemos dejar de aconsejar por lo que le ha venido bien a una amiga, porque cada piel es distinta.
  2. Que una crema sea la mejor para tu piel en invierno no significa que sea la mejor para tu piel en verano. Las necesidades cambian, e igual en invierno necesitas más hidratación y en verano, si la crema es demasiado grasa, te salen granitos. No hay que tener miedo a cambiar de crema.
  3. Tu piel va evolucionando según cumples años y según pasa el tiempo. Puede que siempre te hayan ido muy bien las cremas para pieles mixtas, pero llega un momento que necesitas otro tipo de cremas algo más grasas, o que necesites añadir a tu rutina diaria una crema de contorno de ojos, etc.
  4. Antes de aplicar un nuevo tratamiento o una nueva crema debemos partir de una piel suave, lisa y limpia. Un rostro preparado hace que el tratamiento y la crema funcione mejor y se absorban mejor sus propiedades. El dispositivo de belleza facial VisaPure Essential te ayudará a limpiar tu piel por el día y por la noche en solo un minuto, y con el cabezal de exfoliación, podrás exfoliar tu rostro 1 o 2 veces a la semana para una mayor limpieza y suavidad de la piel.
  5. El mejor tratamiento antiarrugas es dejar de fumar, no tomar el sol (o hacerlo con protección alta) y seguir una alimentación sana. Ninguna crema puede superar esos tres pilares, aunque, desde luego, las cremas también ayudan.
  6. Cuida la cantidad que te aplicas y la forma de aplicártela. No por echarte más crema vas a tener mejores resultados. Al contrario. No hay que obstruir los poros y basta con echarte una pequeña cantidad. Y a la hora de aplicártela, no la arrastres por toda la cara, sino que es mejor aplicarla a pequeños toquecitos, sobre todo en la delicada zona del contorno de ojos.
  7. Hay que ser constante. Cuando compras una nueva crema la empiezas a utilizar con ilusión los primeros días, hasta que te olvidas. Incluir en tu rutina diaria el hábito de echarte crema todos los días (por la mañana y por la noche) hará que los resultados se noten a largo plazo.

Foto | iStock Massonstock

En Mi Mundo Philips | Dime cómo son tus ojos y te diré cómo maquillarlos

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.