9 claves para detectar una mala cafetería

, 14 de noviembre de 2016

Los que somos exigentes con el café tenemos muy claro cómo nos gusta prepararlo para que sea perfecto, por eso no hay nada como tomar nuestra bebida favorita en casa. Pero también es un placer salir a compartir una taza preparada por profesionales, el problema es que las expectativas no siempre se cumplen. ¿Cómo podemos distinguir los locales que merecen la pena? Te damos las claves para detectar una mala cafetería.

1. Cuidado con las modas

claves para detectar una mala cafetería

El café se ha revalorizado mucho en los últimos años y se ha convertido en la bebida de moda. Como consecuencia de ello, las ciudades se han plagado de nuevos locales que pretenden ofrecer experiencias nuevas con un estilo alternativo y moderno, pero que al final parecen cortadas por el mismo patrón. Si de repente una cafetería no deja de salir en todas partes, incluyendo guías de ocio, blogs, revistas de tendencias y menciones de influencers, ten cuidado.

Las modas son precisamente eso, modas, que se rigen por la novedad pero no suelen durar mucho. Los modernos y los hipsters no se pierden la apertura del último local diferente, pero no prestan mucha atención a la calidad del producto. Importa la novedad, el marketing y el “yo estuve primero”. Deja que pasen unos meses; si la cafetería en cuestión sigue a flote y se ha ganado una clientela fiel, entonces ya ha superado la barrera de mero local de moda.

2. La primera impresión cuenta mucho

claves para detectar una mala cafetería

Las apariencias a veces engañan y no siempre hay que dejarse llevar por el aspecto, pero no hay que descuidar la primera impresión. Cuando llegues a la cafetería presta atención a todos los detalles que te llamen primero la atención. ¿Qué sensación te transmite? ¿Es un lugar acogedor? ¿Hay buena atmósfera amigable? ¿Qué tipo de clientes hay? ¿Cómo se compota el personal?

Una buena cafetería tiene que tener su propia alma, un estilo personal que la distinga. Y tiene que invitar a pasar dentro y dar ganas de quedarse allí durante un buen rato. Lo ideal es que el personal te reciba nada más entrar, que haya buen aroma a café en el aire y que la música sea agradable, acorde con el tono del lugar. La decoración también tiene que ser coherente y no parecer un anticuario de objetos sin sentido.

3. Fíjate bien en las cafeteras

claves para detectar una mala cafetería

Un bar cualquiera tendrá una cafetera corriente detrás de la barra, probablemente pegada a la pared en un rincón, rodeada de botellas y otros objetos sin mucho cuidado. Pero una cafetería de especialidad habrá invertido una buena suma en su equipamiento, y tendrá mucho cuidado en tratarlo de forma adecuada. Si la cafetera te llama la atención nada más entrar y ocupa un lugar protagonista, es una buena señal.

Otro signo positivo es que las máquinas sean llamativas, que parezcan objetos casi de lujo relucientes. El mercado de las cafeteras profesionales es muy grande y los buenos baristas quieren trabajar con lo mejor de lo mejor, por eso las cuidan como si fueran obras de arte. Una cafetera mediocre, con manchas, óxido o desperfectos no apunta nada bueno. Además, los mejores locales trabajan con varias cafeteras diferentes para ofrecer experiencias distintas al cliente.

4. ¿Cómo es el café que utilizan?

claves para detectar una mala cafetería

Una prueba de fuego es preguntar al personal por el tipo de café que usan. ¿Es de origen? ¿Dónde se tuesta? ¿Qué fecha tiene? ¿Cuál es la variedad? Si no te saben responder a la primera y van a buscar el paquete para leer la etiqueta: malísima señal. Conocer el producto, la materia prima que van a servir al cliente, debería ser fundamental.

Quizá el empleado en cuestión es nuevo y todavía no está curtido, podemos dejarlo pasar. Pero si no consigue darte información concreta sobre el café, quizá sería buena idea pensar en pedir otra cosa. Y en el caso de que pronuncie la palabra maldita, “torrefacto”, no lo pienses más: huye. Las buenas cafeterías te dirán si usan arábica o robusta, cuál es su tostadero proveedor y cómo infusionan los granos. Además, lo más probable es que trabajen con diferentes variedades al mismo tiempo, incluso con sus propias mezclas.

5. Analiza bien la carta de la cafetería

claves para detectar una mala cafetería

Un negocio especializado siempre tiene algo especial que ofrecer a su cliente, y eso lo refleja la carta. Puede estar anunciado en una pizarra colgada en la pared o con un menú en las mesas, pero lo importante es que no se limita a los típicos “café solo, café cortado, café con leche, carajillo”. Las buenas cafeterías de verdad tienen su carta especializada en cafés, incluyendo la distinción entre los tipos de espresso, un café latte, el clásico capuccino, etc.

Aunque hay que tener cuidado con los locales demasiado pretenciosos; las cartas kilométricas interminables llenas de nombres extranjeros absurdos no son buena señal. Un café no es un cóctel, no hace falta llenarlo de miles de ingredientes diferentes solo para ser original. Sí es buena señal cuando se toman la molestia en ofrecer alternativas nutricionales, como leche sin lactosa o variantes vegetales y productos sin gluten.

6. ¿El personal sabe lo que hace?claves para detectar una mala cafetería

Ahora está de moda la palabra barista, pero pocos profesionales demuestran que merecen esa distinción. Un barista es un verdadero profesional del café, que ha tenido una formación específica y que conoce todo sobre los granos, las cafeteras y las diferentes técnicas. Hay baristas que se han ganado una merecida fama ganando concursos por todo el mundo, pero hay ciertas cosas que cualquier profesional de una cafetería debería saber hacer sin esfuerzo.

Estudia bien sus movimientos mientras trabaja y analiza si se mueve con desenvoltura, sin dudar a la hora de manejar las máquinas. Para reconocer si merece ser llamado barista de verdad, observa su destreza a la hora de preparar un café latte; es verdad que un dibujo perfecto en la crema no es el signo definitivo del mejor café, pero es una buena señal para empezar.

Otro punto importante es que al barista no se le hayan subido los humos. El punto negativo de la moda de los cafés de especialidad es que muchos profesionales se creen demasiado cool, y tratan a los clientes con condescendencia. Por muy especialista que sea, el personal está al servicio del cliente y nunca deberían mirarte por encima del hombro. Busca un trato servicial, atento y amigable, con respeto pero con una sonrisa.

7. Esos detalles que marcan la diferencia

claves para detectar una mala cafetería

A veces la diferencia entre una buena y mala cafetería está oculta en los pequeños detalles. Los profesionales que aman de verdad su trabajo se preocupan por ofrecer la mejor experiencia al cliente, les apasiona el café y quieren transmitirlo a su clientela. Por eso no dejan nada al azar y se preocupan por cuidar todo lo máximo posible. Los lugares mediocres o malos pasan muchas cosas por alto, solo les interesa llevar un negocio rentable.

¿En qué detalles te puedes fijar? En la limpieza del local y de los utensilios, si ofrecen prensa o revistas a los clientes, si hay wifi gratuito (y si funciona de verdad), el estado de los baños, si tienen algo de comer que sea de elaboración casera, si ofrecen agua y algún detalle dulce con el café, cómo reciben y despiden al cliente, si organizan actividades especiales, etc. Otro aspecto importante: ¿los asientos son cómodos? Un buen café quiere que su cliente se sienta como en casa, uno malo prefiere que pague y se marche cuanto antes.

8. ¿Saben preparar los cafés como corresponde?

claves para detectar una mala cafetería

Ofrecer una carta variada y tener buena maquinaria y buen café no es lo único importante. ¿De qué sirve todo eso si luego no saben preparar cada bebida correctamente? Los errores más comunes se cometen con recetas tan simples como el espresso, el capuccino y el carajillo. Otros cafés famosos como el café irlandés a veces también se prestan a imaginativas recetas del barista, así que no es mala idea preguntar antes qué llevan exactamente.

Un espresso debe ser un café solo, corto, servido en taza pequeña y con buena crema uniforme. Nada de vasos de vidrio ni infusiones aguadas. El capuccino se prepara con crema de leche, jamás con nata montada, y se sirve en taza grande de boca ancha. Y un buen carajillo tiene su ritual que todo profesional del café debería conocer, aunque no suene moderno. Si te plantan la botella de brandy al lado de la taza para que te la eches tú, empieza a dudar de esa cafetería.

9. La calidad de los demás productos

claves para detectar una mala cafetería

Ha quedado claro que contar con una buena materia prima es esencial para hacer buen café, pero en una buena cafetería también cuidarán la calidad de los demás productos e ingredientes. Empezando por el agua, ya que usarla de mala calidad puede estropear hasta la infusión de los granos de café más caros del mundo. Si utilizan agua mineral es que se preocupan por evitar impurezas. El agua corriente puede ser muy dura y dejar impurezas en la bebida.

Más allá de la comida que puedan ofrecer en cada local (depende mucho del tipo de cafetería), sí hay varios productos comunes en cuya calidad hay que fijarse. Los lácteos son básicos, y deberían ser de buena marca o contar con un proveedor local, además de tener distintas variedades a disposición del cliente. Y aunque el mejor café se degusta sin azúcar, es un buen detalle que en el local ofrezcan una buena selección sin racanear.

claves para detectar una mala cafetería

Que no te la den con queso, o mejor dicho, con mal café. La próxima vez que salgas a disfrutar de tu bebida favorita, recuerda estas 9 claves para reconocer una mala cafetería y evitar un disgusto. Hay lugares estupendos para tomar una taza perfecta y no merece la pena amargarse el día con un producto de mala calidad. Y si todo falla, vuelve a casa y confía de la calidad de tu cafetera expreso para prepararte el café como más te gusta.

En Mi Mundo Philips | Las peores cosas que puedes añadir a tu café

En Mi Mundo Philips | Café y chocolate. ¿Cómo es el maridaje perfecto?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.