9 manchas frecuentes en el hogar y cómo solucionarlas

, 25 de abril de 2016

manchas

Por mucho cuidado que tengamos en nuestro día a día, todos nos enfrentamos con más o menos frecuencia a las manchas en casa. Es inevitable, la actividad cotidiana o los ajetreos en familia pueden causar pequeños incidentes sin importancia que, sin embargo, provocan algunas manchas que pueden estropear tejidos y superficies delicadas. Para combatirlas lo mejor es saber cómo enfrentarse a ellas, por eso te enseñamos cuáles son las 9 manchas más frecuentes y cómo solucionarlas.

1. Manchas de aceite

Es un ingrediente básico en la cocina que usamos para multitud de recetas, ya sea de oliva, de girasol o de semillas. Lo empleamos tan a menudo que es una de las manchas más típicas cuando estamos delante de los fogones o en la mesa, por ejemplo al aliñar la ensalada.

Ante una mancha de aceite lo primero que hay que hacer es dejar secar el tejido. Después, aplicaremos directamente sobre ella nuestro detergente habitual cubriendo toda la mancha y frotaremos con energía hasta que salga un poco de espuma. Ya podenos lavar la prenda en la lavadora de forma habitual, sin enjuagarla antes.

2. Manchas de vino

manchas de vino

Las copas de vino son algo inestables y es habitual tirarlas sin querer durante una cena en familia o con amigos, sobre todo cuando la conversación fluye animadamente. Da mucha rabia cuando estropea el mantel, especialmente en una ocasión especial y más si es blanco o de colores claros.

Para las manchas de vino tinto una buena opción es echar un poco de vino blanco, dejando que se absorba bien por el tejido, antes de que se seque, o vinagre. Otra solución es echar agua oxigenada, frotando con energía, o con sal gorda. Las manchas de vino blanco se pueden arreglar secando primero la tela con papel y aplicando luego agua con gas.

3. Manchas de frutas

Ahora que llega el verano y tenemos cada vez más frutas en el mercado, nos enfrentaremos con más frecuencia a esas típicas manchas que pueden estropear la ropa y otros tejidos. Sus ricos jugos son los causantes del problema, ya que tienen un gran poder colorante y difícil de quitar cuando se seca.

Por eso es importante actuar con rapidez: primero debemos retirar los posibles restos de pulpa y después eliminar la mancha con alcohol usando una esponja limpia. Si la mancha es muy profunda, por ejemplo en tejidos como alfombras, prueba a frotar con leche mezclada con sal gorda.

4. Manchas de salsa de tomate

El tomate se considera una fruta y por eso también puede estropear la ropa. Tanto al natural como en salsa o incluso con el gazpacho o salmorejo, es muy frecuente mancharnos. En este caso lo mejor es mezclar amoniaco con jabón o lavavajillas y un poco de agua, y frotar enérgicamente antes de que la mancha se haya secado.

También es buena idea añadir a la lavadora un quitamanchas con oxígeno activo para que potencie la acción de nuestro detergente habitual. La mancha habrá salido por arte de magia cuando termine el ciclo de limpieza.

5. Manchas de pintura

manchas

Las manualidades de los niños, el bricolaje con muebles o un simple repintado de alguna pared pueden provocar manchas indeseadas en tejidos valiosos sin darnos cuenta. Por eso conviene vestir prendas viejas o destinadas a estas tareas, que no importe manchar, pero a veces salpican gotas a otras telas o incluso a cortinas o alfombras.

Si la pintura sigue húmeda y el tejido no es muy delicado, lo mejor es aplicar un poco de disolvente específico y dejarlo a remojo en agua caliente. Si ya está seca lo primero es raspar con cuidado con alguna herramienta metálica con filo. Después hay que frotar con agua tibia y jabón, y a continuación llevarla a la lavadora. En el caso de prendas muy delicadas, recurre a una tintorería.

6. Manchas de café

Nos encanta el café pero a veces vamos despistados y no podemos evitar mancharnos, sobre todo por las mañanas cuando aún estamos despertándonos. Nuestra bebida favorita puede manchar con profundidad la ropa y las telas de mesa, así que conviene pasar a la acción rápidamente.

Ya sea café solo o con leche, rimero debemos secar un poco la mancha con papel de cocina o un paño limpio. Después frotaremos con agua con gas o con una mezcla de agua y vinagre, secando bien después. A veces esto es suficiente, pero si la mancha persiste recurriremos a la lavadora.

7. Manchas de hierba

manchas

Estas manchas son bien conocidas de las familias con niños y también con animales domésticos, que disfrutan como nadie corriendo y jugando en el jardín y sobre el césped. Pero la hierba y otras plantas pueden manchar, y mucho, y es preciso actuar con velocidad para que no causen daños permanentes.

Primero elimina los posibles restos de tierra, hojas o ramitas, y después aplica un quitamanchas específico si es muy reciente y sigue húmeda. Para manchas más secas, cubre con una mezcla de amoniaco y bicarbonato, deja actuar unos minutos y luego frota con jabón. La mancha desaparecerá del todo tras el lavado habitual con la lavadora.

8. Manchas de maquillaje y cremas

El pintalabios, los polvos de ojos, el colorete y las cremas faciales o corporales conviene alejarlas al máximo de la ropa, pero todos nos hemos manchado alguna vez sin darnos cuenta. Todos estos productos cosméticos, incluyendo los solares que empezaremos a usar más a menudo a partir de ahora, se pueden tratar de una forma similar.

Primero prueba a eliminar los restos con una toallita desmaquillante, frotando con suavidad. Un truco muy útil es sumergir la prenda en una mezcla de agua tibia con vinagre y/o zumo de limón, y después frotar con detergente antes de meterla en la lavadora. Las manchas de carmín más difíciles se pueden facilitar frotando también con agua oxigenada antes de lavar de forma habitual.

9. Manchas en la madera

manchas con aspirador

La madera es un material muy noble y sigue siendo uno de los preferidos a la hora de escoger muebles y suelos en casa, pero también puede ser muy delicada. Además de sus cuidados diarios, conviene saber cómo actuar ante las posibles manchas cotidianas para que esté como nueva durante muchos años.

Las manchas de agua sobre madera sin barnizar deben secarse rápidamente y después hay que aplicar un limpiador específico en crema para que no queden surcos. Las grasas como aceites o chocolates conviene retirarlas con papel absorbente y después frotar muy bien con vinagre antes de limpiar con agua. Por último, aplicaremos cera con un trapo limpio. Las tarimas y parquets se limpian muy fácilmente usando la función de fregar de la aspiradora Philips Power Pro Aqua con un producto especial para estas superficies.

Recuerda que el primer paso para solucionar las manchas más frecuentes en el hogar es la rapidez de reacción y saber cómo actuar en cada caso concreto. Apunta bien estos sencillos consejos y trucos para hacerles frente y no sufras las consecuencias de las manchas cotidianas.

En Mi Mundo Philips | Cómo limpiar la nevera de casa: trucos y consejos para que no te pueda la pereza

En Mi Mundo Philips | Trucos para aprovechar el bicarbonato en el hogar más allá de la cocina

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.