Nueve momentos para tomar un smoothie y seguir con energía

, 9 de noviembre de 2017

¿Cuál es el mejor momento para tomar un smoothie? En realidad no hay una única respuesta correcta: cualquier ocasión puede ser perfecta. La gran ventaja de prepararlos en casa es que podemos hacerlos completamente a nuestro gusto y después disfrutarlos en cualquier lugar. ¿Necesitas inspiración para sacar más partido a tu batidora? ¡Toma nota de estas ideas!

Smoothies y batidos caseros, deliciosos y nutritivos también para llevar

Si los smoothies siguen triunfando hoy es porque son mucho más que una moda pasajera. Están llenos de ventajas y beneficios, y lo mejor es que se adaptan muy fácilmente a las necesidades concretas del día a día. Sobre todo gustan porque son una forma fácil y rica de tomar una buena dosis de energía y nutrientes, y sientan de maravilla.

Podemos tomarlos en cualquier parte, algo ideal para los ritmos de vida ajetreados. Preparar un smoothie perfecto es muy sencillo con una batidora como la Viva Collection de Philips, que cuenta con tecnología ProBlend 6 para una textura más fina. Además incluye un accesorio de botella portátil para triturar los ingredientes diretamente en ella, y así poder llevar nuestro smoothie donde y cuando queramos.

1. Desayuno para llevar para gente con prisas

Si se te pegan las sábanas y siempre vas a contrarreloj por las mañanas, tampoco la falta de tiempo es excusa para no desayunar. Preparar un smoothie no te llevará más que un par de minutos, incluso puedes ahorrar tiempo dejando todos los ingredientes listos la noche antes. Con el vaso portátil puedes tomarlo por el camino al trabajo, ya sea caminando o en el autobús o metro.

A primera hora buscamos un smoothie completo que nos dé energías para afrontar la jornada, combinando vitaminas, minerales, hidratos de carbono, proteínas y algo de grasas saludables. Empieza probando esta receta:

  • 2 kiwis
  • 1 manojo de espinacas baby
  • 1/2 mango
  • 1/2 aguacate
  • 2 cucharadas de copos de avena
  • leche o yogur al gusto

2. Recarga las energías a media mañana

Puede que sí hayas tenido tiempo de desayunar con propiedad en casa, o quizá eres de los que sobreviven con solo un café, pero seguro que a media mañana se te agotan las reservas de energía. Las jornadas matutinas son muy largas y a veces no vemos llegar la hora del almuerzo del mediodía.

Tener un smoothie a mano será tu salvación, una forma perfecta de recargar las pilas sin tener que dejar tu puesto de trabajo. No hace falta que sea muy saciante, lo mejor es incluir algún ingrediente energético y ligero, como los frutos secos, y fruta dulce que nos recupere los niveles de serotonina, para levantar el ánimo.

3. Un postre saludable también en la oficina

Si eres un goloso empedernido o si te dan bajones después de la comida, un smoothie más dulzón y bien vitaminado hará maravillas para motivarte el resto de la jornada. Evitarás caer en la tentación de pedir un postre calórico con el menú del día o atacar la máquina de chocolatinas con batidos naturalmente dulces, con mucha fruta de temporada, especias, algún lácteo o toques de cacao.

Este smoothie de frutos rojos y remolacha ya entra por los ojos por su bonito color, lleno de antioxidantes y con un sabor dulce irresistible. La textura cremosa la podemos ajustar al gusto añadiendo una bebida vegetal a nuestro gusto, que además de energéticas son muy digestivas.

4. En el gimnasio o después de tu sesión de running

La nutrición es un pilar fundamental a la hora de ponerse en forma, bien combinado con el ejercicio. Los complementos alimenticios del gimnasio suelen ser demasiado caros, ¿por qué no llevarte tu propio batido deportivo? Dependiendo de tu rutina de entrenamiento puedes tomarlo antes o después del ejercicio, para preparar el organismo al deporte o para recuperar los músculos.

Prepara tus smoothies deportivos con ingredientes energéticos y bien cargados de minerales y vitaminas, pero que sean de fácil digestión. Por ejemplo, plátano, bebidas vegetales, copos de avena, cremas de frutos secos, agua de coco, aguacate o frutos rojos. Prueba a añadir algún superalimento para multiplicar sus propiedades, como el lino o cacao, como en este batido de chocolate y plátano.

5. La merienda de los niños

También los smoothies son perfectos para los más pequeños. Es por ejemplo una forma estupenda de que tomen algunas verduras y frutas que les suelen gustar menos, e incluso nos pueden ayudar a prepararlos. Otra ventaja es que así pueden merendar en el parque o al salir de sus actividades extraescolares, y sin tener que interrumpir su rato de juegos.

Si al principio ponen pegas a la comida “verde”, empieza a animarles a tomar smoothies con colores más atractivos, incluso añadiendo cacao sin azúcar y aroma de vainilla o canela. Casi les parecerá estar tomando un postre, y si lo sirves con pajitas divertidas les gustará mucho más. Por ejemplo, este batido de fresas y plátano con galletas es irresistible.

6. Excursiones en familia o pareja

Las actividades al aire libre son perfectas para pasar un buen rato en familia, haciendo excursiones por la naturaleza o simplemente con un buen paseo por el parque. Para hacer un descanso y reponer las energías después de la caminata no hace falta comprar snacks, unos smoothies en la mochila son el tentempié perfecto.

Si organizáis salidas más largas, por ejemplo como escapada de fin de semana en pareja, también los smoothies serán muy agradecidos para aguantar el ritmo. Nuestra botella nos puede acompañar todo el trayecto para ir tomándola poco a poco, así tendremos los niveles de energía constantes sin llenarnos demasiado el estómago con bocados más copiosos. ¿Qué tal suena esta receta?

  • 100 g de frambuesas, arándanos o moras
  • 1 yogur griego natural
  • 1 plátano
  • 1 cucharada de crema de cacahuete natural
  • leche de almendras
  • una pizca de vainilla en polvo

7. Viajando por trabajo o por placer

Quien viaja mucho por cuestiones laborales sabe que alimentarse entre aviones en los viajes en tren puede ser una tortura. Las largas esperas y los cambios de hora entre países pueden afectar al estómago y a nuestro bienestar general.

Llevar un smoothie bien nutritivo es una forma fácil de evitar la oferta poco atractiva de los centros de transporte. También si estamos de vacaciones lo agradeceremos; las cafeterías de aeropuertos y estaciones tienen una oferta pobre, poco saludable y excesivamente cara. Si toca madrugón, toma tu smoothie de camino al control de acceso y evitarás tener que recurrir a sus locales una vez dentro.

8. A cualquier hora en esos días locos

Todos sufrimos días especialmente ajetreados en los que no podemos parar ni un segundo para respirar. Reuniones, compromisos, citas, plazos de entrega, viajes, recados, gestiones… En esas jornadas en las que no sabemos cómo ni cuándo vamos a terminar, llevar un smoothie en el bolso o la mochila nos puede salvar la vida.

Lo mejor es apostar por nuestros sabores favoritos, con ingredientes bien nutritivos y llenos de vitaminas. Evitaremos desfallecer de hambre si no tenemos tiempo para almorzar, un batido para llevar se puede tomar en cualquier parte que nos pille, aunque sea en un ascensor. Los smoothies verdes son un gran comodín y pueden ser muy ricos, como este:

  • 2 hojas de col rizada o kale
  • 1 tama pequeña de apio
  • 1 cucharada de perejil fresco
  • 4 hojas de lechuga
  • 1 pera de agua
  • 1 plátano pequeño
  • 1/2 aguacate
  • agua de coco al gusto

9. Antes de ir a la cama

Si empezar el día con un smoothie es buena idea, también lo es acabar con ellos la jornada. Cuando hemos cenado pronto o si llegamos tarde a casa sin haber probado bocado, pero estamos agotados, un batido reconfortante nos calmará el estómago y puede ayudarnos a dormir mejor. Y en época de frío, puede ser un aliado para prevenir resfriados.

Queremos un smoothie nutritivo que nos facilite el sueño, que evite despertarnos con un hambre de lobo para atacar la nevera. La leche, el yogur o una bebida vegetal son una buena base a la que podemos añadir verduras ligeras y alguna fruta aromática. Las especias como el cardamomo o el jengibre pueden ayudar también a dormir mejor. Prueba por ejemplo este batido reconfortante con leche de avena.

Está claro que los smoothies y batidos para llevar nos pueden hacer la vida mucho más fácil adaptándose a cada lugar y momento del día. El vaso portátil de la batidora Viva Collection de Philips lo hace mucho más fácil, incluso podemos dejarlo listo la noche antes. Solo recuerda agitarlo bien y tendrás tu smoothie listo para tomar.

Fotos | iStock.com/jenifotoLecic

En Mi Mundo Philips | Trucos para sacar más partido a tu hervidor

En Mi Mundo Philips | Ideas para decorar tus batidos y hacerlos irresistibles

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.