¿A qué sabe el café más caro del mundo?

, 7 de noviembre de 2017

Para disfrutar de una buena taza de café es imprescindible contar con una buena cafetera expreso, buenos granos. Elegir la variedad dependerá un poco del gusto personal, pero también de lo que estemos dispuestos a pagar. ¿Merece la pena probar el café más caro del mundo, que cuesta casi 50 euros la taza?

Café Geisha, el café más caro para paladares exigentes

En su día llamó mucho la atención el café Kopi Luwat, que proviene de las heces de la civeta de Indonesia, así como el equivalente peruano que se obtiene del coatí, un roedor amazónico. Pero en realidad son excentricidades muy puntuales, y hay otros cafés “naturales” que pueden alcanzar también precios elevadísimos en el mercado.

Como el vino, el café depende de muchos parámetros y nunca hay dos cosechas iguales. Por eso los precios varían y no siempre es la misma variedad la más cara. Este año parece que la palma se la lleva el Café Geisha, que ha vuelto a batir récords en la última subasta realizada por Hacienda La Esmeralda, en Panamá.

¿Y cuánto cuesta este café? Nada más y nada menos que 601 dólares por libra, unos 515 euros por aproximadamente 453 gramos. Son cifras desmesuradas, pero parece que la puja merece la pena. En Estados Unidos los más sibaritas están emocionados porque el Klatch Coffee Shop se ha hecho con un lote y ahora lo ofrece a sus clientes más exigentes.

Una taza de café Geisha Esmeralda 601 cuesta 55 dólares, unos 47 euros al cambio. ¿Y por qué merece la pena pagar casi 50 euros por una sencilla taza de café solo? Hay que tener un paladar algo entrenado para apreciar todos los matices de un café tan especial, único en el mundo, pero cualquier aficionado puede disfrutarlo.

Quien lo ha probado afirma que es un café muy afrutado y dulce, casi floral. Al olfato llegan notas de fresas, moras y arándanos, y al probarlo se desatan sabores delicados de frutas como el melocotón o el mango. Finalmente deja notas de caramelo y cacao, pero todo con equilibrio y armonía. No hay rastro de acidez ni amargor, y por eso es un café que debe tomarse solo y recién hecho.

Sin duda debe ser un espectáculo para los sentidos, y cualquier amante del café disfrutaría degustando esta taza del café más caro del mundo. Si estarías dispuesto a pagar casi 50 euros por un instante de placer, ya depende de ti. Aunque es verdad que el Geisha es un café muy limitado, costoso y excepcional, al final las cosas cuestan lo que estemos dispuestos a pagar por ellas.

Más información | Hacienda La Esmeralda

En Mi Mundo Philips | Así tomaban el café nuestros abuelos y así lo tomamos ahora

En Mi Mundo Philips | Saeco Xelsis: la nueva cafetera espresso para tener una experiencia barista en casa

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.