Alergias y bebés en primavera: qué debo saber y qué debo hacer

, 17 de marzo de 2014

SCF504_30-E1P-global-001_highres

Todo el mundo está deseando que llegue la primavera, salvo los que sufren las alergias. La primavera es un época maravillosa: los días se alargan y son más cálidos, y podemos pasear a nuestros bebés más tiempo, pero para los alérgicos al polen llega una época complicada. Los bebés y los niños más pequeños también se pueden ver afectados por las alergias en primavera, esto es todo lo que debemos saber al respecto:

¿Qué son las alergias?

Las reacciones alérgicas son respuestas molestas e inesperadas que sufren algunas personas y que están provocadas por sustancias que no afectan en absoluto a los no alérgicos. La respuesta científica es que la alergia es una respuesta inapropiada de nuestro sistema inmune contra los alérgenos (las sustancias que provocan la alergia). En bebés, se pueden producir alergias alimentarias (las más habituales), a los medicamentos, al polen, a los ácaros de los animales, y también bastante frecuentemente al latex, por lo que hay que elegir para nuestros hijos chupetes y biberones que están libres 100% de latex, con la seguridad que te ofrece Philips AVENT en sus productos.

¿Qué es el asma?

Si el alérgeno es inhalado (lo habitual en primavera con el polen de las flores de primavera) producirá tos, dificultad para respirar, rinitis aguda, voz o llanto alterado. El asma es una alteración crónica inflamatoria de las vías aéreas.

En menores de tres años, es muy habitual el asma no alérgico, también llamadas bronquitis de repetición o bronquitis asmática. Los síntomas del asma son semejantes a cualquier edad con tos, pitos y dificultad para respirar, la diferencia es que son episodios que se pasan pronto y no se suele repetir. Una vez superada esta etapa, muchos de estos niños no vuelven a tener asma jamás.

Las crisis se desencadenan casi siempre por procesos infecciosos, habitualmente provocados por un virus, es decir, no se tratan con antibióticos. La inmunidad contra las infecciones se desarrolla según los niños van creciendo, por lo que los lactantes y los niños pequeños son los más afectados. En nuestro clima, son crisis más habituales en otoño-invierno. Suelen afectar más a los niños que van a guardería o que conviven con hermanos mayores.

¿Cómo afectan las alergias a los menores de 3 años?

Los menores de 3 años sufren las alergias de manera muy diferente que los adultos. En los lactantes, los desencadenantes más frecuentes son los alimentos que suponen la primera sustancia extraña con que se enfrenta el sistema inmunitario del niño. Así pues, la alergia más frecuente en el primer año de vida es la provocada por la alergia alimentaria.

Las partículas que se inhalan apenas les afectan los primeros años de vida, debido a que se necesita una exposición continuada para producir una sensibilización. Sin embargo, factores como la exposición muy precoz a los pólenes en los niños nacidos en los meses de primavera o el contacto precoz y masivo con alérgenos potentes desde las primeras etapas de la vida, como son la caspa de animales domésticos, los ácaros o los hongos, pueden hacer que se comience a producir una sensibilización alérgica en niños menores de tres años.

MCC_EB_29-L

El asma es más habitual en los menores de tres años debido a las diferencias del aparato respiratorio infantil con respecto al adulto:

• En la infancia, los músculos respiratorios están menos desarrollados y “trabajan” con menos eficacia. Los bronquios son pequeños y con paredes débiles y pueden colapsarse con facilidad.
• En el niño, la producción de moco es mayor que en edades posteriores y la tos, es menos efectiva, es decir, las flemas se mueven pero no se expulsan activamente y los bronquios se taponan parcialmente.
• Cuando un niño pequeño mantiene un esfuerzo prolongado para respirar puede caer en el agotamiento.

¿Qué debo hacer con un niño con asma?

Para curar a un niño con asma se emplean broncodilatadores (para abrir los bronquios) y medicamentos antiinflamatorios o controladores (para controlar la inflamación). La medicación puede administrarse por vía inhalada (aerosoles) u oral (líquidos o granulados). Como con los niños pequeños es muy difícil que colaboren a la hora de inhalar, deben emplearse siempre dispositivos presurizados (spray), adaptados a cámaras espaciadoras con mascarilla. Suena grave, pero yo creo que todos los padres hemos pasado tarde o temprano por el trauma de aplicarle la mascarilla al bebé.

En algunos casos, los síntomas clásicos del asma como son la tos, la dificultad respiratoria y los pitos, se pueden agravar y debemos estar atentos cuando la situación se prolonga, el niño se agota y aparece la mala coloración de piel, labios y el decaimiento. Síntomas que nos alertan de que el asma está empeorando:
• Tos persistente tras administrar broncodilatadores varias veces.
• Sibilancias audibles que se van intensificando.
• Necesidad de medicación broncodilatadora con mucha frecuencia.
• Respiración laboriosa. Dolor en el pecho o en el cuello.
• Dificultad para el habla. Decaimiento.
• Coloración azulada en labios y uñas.
• Empeoramiento diario a pesar de estar realizando el tratamiento prescrito.

Las crisis asmáticas pueden desaparecer completamente con el tiempo y tienden a hacerse menos frecuentes y resultar más leves al desarrollarse el tórax infantil, aumentando el tamaño de los bronquios y la fuerza muscular y mejorando la inmunidad ante las infecciones.

¿Qué podemos hacer para prevenir el asma?

Evitar las infecciones respiratorias. Intentar evitar el contacto de los niños pequeños con personas mayores infectadas, las aglomeraciones, el ingreso precoz en escuelas infantiles o la asistencia a las mismas de los niños con infecciones respiratorias mientras estén con síntomas.
• Evitar la exposición a desencadenantes irritativos como el humo del tabaco.
• De manera general, se evitarán ambientes con carga alérgica importante, con humedad, mucho polvo, etc.

En Mi Mundo Philips | ¿Miedo a ser madre o padre por primera vez? Bienvenidos al club

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.