Alfombras y niños: cómo elegirlas, cuidarlas y quitar manchas imposibles

, 14 de noviembre de 2016

nina-juega

Las alfombras pueden jugar un papel fundamental en casa. Forman parte de la decoración, permiten dar un aire nuevo a cualquier estancia, ayudan a crear ambientes diferentes y dar sensación de calidez hogareña. Además ayudan a mantener alejado el frío en invierno y protegen el suelo. A los niños les encanta jugar sobre la alfombra, pero su frenética actividad diaria las puede estropear en un abrir y cerrar de ojos. ¿Cómo elegir y cuidar las alfombras cuando hay niños en casa?

Cómo elegir la alfombra más adecuada

infantil-alfombra

Cuando te decides a comprar una alfombra a veces te puede agobiar la enorme oferta que hay en el mercado. Para saber elegir la que mejor conviene para casa solo hay que tener en cuenta las necesidades de nuestro hogar y de la familia, ya que no podemos guiarnos solo por el gusto. La alfombra perfecta será diferente en una casa con peques y mascotas a la que puedan tener en un domicilio solo con adultos.

  • Materiales naturales. Los tejidos naturales son más clásicos, de mayor calidad y duraderos, por eso aportan un toque de distinción. Sin embargo, también son más caros y requieren unos cuidados más específicos. La lana se suele usar para alfombras exclusivas tejidas a mano, pero no son recomendables si tenemos niños pequeños. El fieltro es la mejor alternativa, más flexible, resistente y actual, mientras que el algodón es perfecto para cualquier estancia. Al ser ligero y muy funcional, es el material natural más práctico para colocar incluso en el cuarto de baño.
  • Materiales sintéticos. Las fibras sintéticas actuales ofrecen una buena alternativa si tenemos el presupuesto más ajustado o si van a sufrir mucha actividad en casa. Hoy en día se fabrican con acabados impecables y también son confortables y cálidas, con todo tipo de diseños. Hay alfombras acrílicas, de poliéster, de nailon o propileno que pueden durar muchos años en casa si las mantenemos correctamente.
  • Materiales plásticos. En los últimos años también se han vuelto tendencia otros materiales que se alejan un poco de los acabados textiles, pero son perfectos para alfombras más modernas y zonas de la casa como la cocina o el cuarto de juegos. Vinilo, PVC y polietileno resisten golpes, arañazos y manchas, y también se pueden usar en el exterior ya que tampoco les afecta tanto la luz del sol o el agua de la lluvia.
  • Pelo largo o pelo corto. Las alfombras de pelo largo vuelven a estar de moda con modelos incluso de gran grosor. Son muy cálidas y reconfortantes, y dan un toque divertido y agradable al dormitorio o al salón, y a los niños les encantan. Pero precisamente por eso hay que tener cuidado con ellos, ya que los más peques tienden a arrancar las hebras e incluso comérselas, y las manchas son más difíciles de limpiar. El pelo corto es la mejor opción para casas con niños en las que no queremos complicarnos mucho con el mantenimiento.
  • Color y diseño. Aquí ya entra el gusto personal y el estilo decorativo de la habitación. Si va a ser una alfombra para el cuarto de los niños, solo hay que escoger algún modelo infantil que sea divertido y agradable; algunas alfombras incluso son como grandes tapetes de juegos. Para otros lugares de la casa es preferible buscar tonalidades claras, que aportan luminosidad y sensación de amplitud, y también ocultan mejor las manchas. Aunque si nos gustan los estampados podemos escoger un diseño de colores fuertes y contrastados, que son los que mejor disimulan las huellas de pisadas o los pequeños desperfectos.

Alfombras y niños: consejos para el cuidado diario

aspirador-philips2

No importa el material que hayamos elegido para nuestras alfombras, si las cuidados correctamente podrán estar con nosotros durante muchos años en perfecto estado. ¿Se complica la cosa si tenemos niños en casa? Puede ser un pequeño reto más, pero nada imposible cuando establecemos una buena rutina de limpieza. Porque el primer punto importante para cuidar las alfombras es la constancia.

Es normal olvidarse un poco de la alfombra cuando vamos con prisas y limpiamos un poco a lo rápido, pero recordemos que son tejidos que aguantan mucha actividad. Andamos sobre ellas varias veces al día, están expuestas a las suelas de los zapatos, a las corrientes de aire, el polvo, los ácaros, la suciedad que traemos de la calle, pelos de animales, las típicas migas de pan, arena y tierra, etc.

Para evitar que se estropeen y para mantener las alergias fuera de casa, las alfombras tienen que limpiarse casi todos los días. La mejor manera de retirar el polvo y otras partículas es pasar la aspiradora a diario o cada 2-3 días. Utilizando el cabezal adecuado y ajustando la potencia tardaremos apenas unos minutos en tener todas las alfombras perfectas cada jornada. No caigas en el error de aspirarlas solo cuando “se ven sucias”; el polvo está ahí aunque pase desapercibido.

ninos-alfombras1

Acumular suciedad volátil y ácaros solo hará que al final sean más difíciles de limpiar, y terminan estropeando a la larga los tejidos. Además, los niños pasan mucho tiempo por el suelo, ya sea gateando, revolcándose o simplemente sentados jugando. Es importante que la alfombra esté limpia para que no se ensucien ni haya problemas de alergias. Los aspiradores de mano son perfectos para recoger al instante “rastros” de los peques, como las típicas miguitas de las galletas de la merienda.

Recuerda levantar las alfombras para limpiar debajo y también airearlas de vez en cuando, sobe todo si están en cuartos con poca ventilación. Cada cierto tiempo hay que revisar que no haya desperfectos, como roturas, sustancias pegadas o fibras deshilachadas. Si hay muebles encima, es conveniente rotarlos para que no dejen marcas perennes en los tejidos. Para deshacerte de la marca de una pata de mesa, solo tienes que dejar un cubito encima para que el tejido absorba el agua y recupere su forma.

Cómo quitar las manchas más difíciles

aspirador-philips3

Con niños en casa es muy habitual que las alfombras sufran manchas de todo tipo, algunas que nos pueden parecer imposibles de limpiar. Barro, pintura, zumos de fruta, leche, potitos o salsas, chocolate, tierra, marcas de plastilina, pegamentos, caramelos y chicles… que no cunda el pánico, todas las manchas tienen su solución. El primer paso es actuar rápidamente, pero si la mancha se ha secado también se puede arreglar.

Si la mancha está húmeda, absorbe primero el líquido con un algodón o usa un aspirador en húmedo; si es seca, raspa con una cuchara y luego aspira los restos. Es preferible no utilizar detergentes o productos demasiado abrasivos que puedan dañar los tejidos o los colores. Las manchas más oscuras, como el chocolate o el café, saldrán fácilmente si las cubrimos con un poco de agua oxigenada, dejando que actúe 15 minutos antes de retirarla con un trapo humedecido.

El vinagre blanco puede dar mejores resultados en manchas claras pero de olores fuertes, como la cerveza o la orina de niños pequeños o mascotas, y el amoniaco actúa bien con las manchas rebeldes de frutas y verduras, por ejemplo el ketchup. Simplemente diluye unos 50 ml de cada producto en 1 vaso de agua y échalo sobre la mancha. Deja actuar unos minutos y después frota bien con un cepillo. A continuación limpia con un paño húmedo y termina pasando el aspirador.

alfombras

Cuando el problema son los malos olores y no las manchas, la sal es la solución. Después de aspirar bien rocía toda la alfombra con una buena capa de sal de mesa, por toda la superficie. Luego empieza a enrollarla con cuidado, procurando que quede muy apretada y sin huecos, y déjala así durante varias horas, o toda la noche. Al día siguiente vuelve a pasar la aspiradora para retirar los restos de sal y llevarte el mal olor que haya podido quedar.

Como consejo final, recuerda que las alfombras se deben guardar limpias, recién aspiradas y enrolladas sobre sí mismas, nunca dobladas. Además es preferible cubrirlas primero con un papel de seda o tela, nunca con plásticos para evitar mohos. Si las colocas en posición horizontal, y sin pesos encima, estarán en perfectas condiciones para la temporada siguiente. Con sencillos cuidados diarios las alfombras y los niños también pueden ser compatibles y llevarse la mar de bien.

Fotos | iStock.com/FamVeld, hkeita, gpointstudio

En Mi Mundo Philips | Trucos para cuidar la plancha de vapor

En Mi Mundo Philips | Buenos hábitos para no llevarte la alergia dentro de casa

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.