Apagar y encender la luz no es algo que haga todo el mundo

, 6 de agosto de 2015

niñoenlacalle

Hace unas semanas la imagen de Daniel Cabrera subida por Joyce Torrefranca a su cuenta de Facebook nos conmovió a todos. Como ya sabéis se trataba de la imagen de un estudiante de primaria cuya casa fue destruida en un incendio y que hacía sus deberes a la luz de un McDonalds… Claramente es una de esas escenas que nos hace reflexionar y recordar que apagar y encender la luz pulsando un simple interruptor no es algo que haga todo el mundo.

En nuestro planeta hay muchos niños, y también adultos, en la misma situación que Daniel, que por unas razones u otras no tienen a su disposición una luz eléctrica que, si bien no sería la solución a todos sus problemas, sí podría mejorar su día a día en muchos aspectos. Obviamente lo primero es orientar y diseñar bien las construcciones para un aprovechamiento óptimo de la luz natural, pero somos más que conscientes de que eso es insuficiente. Hay que buscar soluciones para generar luz eléctrica allí donde no la hay y en ese sentido hay varias iniciativas interesantes.

students-377789_1280

Aprovechando la energía potencial gravitatoria

La Tierra es una fuente de energía natural y gratuita, por el elevado valor de su masa atrae a todos los cuerpos con una fuerza considerable y les proporciona una energía que varía en función de su altura. GravityLight es una lámpara que se basa precisamente en eso y que convierte la energía potencial gravitatoria, que pierde un cuerpo a medida que desciende, en energía eléctrica que proporciona luz artificial.

La iniciativa de desarrolla a través de un crowdfunding que ha reunido los fondos necesarios para ponerla en práctica y su intención es la de mejorar sistemas de iluminación en Kenia, a lo largo del año que viene, gracias a este proyecto y a todos los que han participado en su financiación.

Reciclando baterías en desuso

También hay un estudio de IBM en colaboración con RadioStudio, de finales del año pasado, que explica como muchas de las baterías de los portátiles que dejamos de utilizar, se podrían reciclar como fuentes de energía en lugares del tercer mundo que lo necesiten. Aproximadamente el 70% de las baterías de las que nos deshacemos conservan energía para hacer funcionar una bombilla LED como mínimo cuatro horas al día durante un año.

En la India, en donde se centró este proyecto, hay cientos de millones de personas que no tienen acceso a la luz eléctrica, mientras que en otros países desechamos millones de ordenadores portátiles y de sobremesa al año. Sus baterías combinadas con el uso de paneles solares pueden constituir una gran solución para todas estas personas que necesitan energía eléctrica para poder incrementar en sus hogares el confort.

solar-panel-647184_1280

Instalación de paneles solares

Por supuesto en las lámparas solares está también la clave de la iluminación artificial. Lámparas que se cargan durante el día y que por la noche pueden proporcionar luz de forma autónoma durante al menos 4 o 5 horas. Es el caso de Uday, una linterna solar portátil con la que Philips ha trabajado en 14 países del África Subsahariana.

Estos son tres ejemplos de iniciativas que tratan de mejorar las instalaciones de luz eléctrica en aquellos lugares en los que más se necesita, pero claramente hace falta un mayor número de proyectos de este tipo para que el que todos podamos encender y apagar la luz en el planeta sea una realidad.

Por ahora se trata, en algunos casos, de ideas… en otros de soluciones determinadas para lugares o instalaciones muy concretas, que resuelven determinados problemas de iluminación, pero que no impiden que cientos de millones de personas sigan sin disfrutar de algo que para muchos de nosotros es de lo más normal y sin embargo para ellos es un lujo. Con todo, iniciativas como estas son sin duda un buen punto de partida en el que debemos involucrarnos de forma activa en la medida de nuestras posibilidades.

En Mi Mundo Philips | Sistemas públicos de iluminación solar, una buena solución para países en vías de desarrollo

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.