Aprende a desalar el bacalao correctamente

, 3 de marzo de 2016

Bacalao

El bacalao es uno de los pescados más consumidos en todo el mundo por su versatilidad en la cocina y su delicado sabor que gusta a toda la familia. Gracias a la técnica del salazón podemos disfrutarlo todo el año, y es en tiempo de Cuaresma y Semana Santa cuando cobra su gran protagonismo. ¿Sabes cómo desalar el bacalao correctamente antes de cocinarlo?

La salazón, método de conservación tradicional

Bacalao

La técnica de salar pescado tiene un origen antiguo, ya que fue uno de los primeros métodos de conservación de alimentos frescos que se descubrieron. Permite tener reservas del producto a lo largo de muchos meses sin que se estropee y también facilita el transporte, sin que se pierdan las propiedades del pescado y sin afectar a su sabor. Pero para asegurarnos el éxito de nuestras recetas con bacalao tenemos que aprender a desalarlo, tarea que en realidad es muy sencilla.

Mediante la salazón, los pescadores pueden conservar el bacalao fresco cuando es temporada de pesca para mantenerlo en perfectas condiciones durante mucho tiempo en las bodegas de los barcos. Antiguamente esta técnica tenía una importancia vital, ya que las travesías marinas se alargaban durante semanas, y no había otro método para guardar el pescado que tanto trabajo costaba capturar. Hoy en día podemos encontrar bacalao salado entero, desmigado, en lomos, en tacos o filetes.

Antes de empezar

El primer paso es cortar en trozos el pescado en el caso de que lo hayamos comprado entero o en piezas grandes. El tamaño dependerá de la receta que queramos preparar. Por ejemplo, los trozos de más tamaño nos servirán para recetas en salsa como la de tomate o vizcaína, y algo más pequeñas serán perfectas para el pil-pil. Las migas y otras partes de menor tamaño las reservaremos para revueltos, sopas y arroces.

Cómo desalar bacalao paso a paso

bacalao

1. Primero lava el pescado con agua fría.

2. Dispón el bacalao en un colador o escurridor, con la piel hacia arriba si la tuviera.

3. Llena una fuente o plato hondo grande con agua fría y coloca encima el colador con el pescado, de tal modo que esté sumergido en el líquido.

4. Introduce todo en la nevera.

5. Los trozos grandes de pescado necesitan 48 horas de remojo, cambiando el agua cada 6 horas. Las piezas medianas requieren 36 horas, con cambios de agua cada 8 horas, y las migas necesitan sólo un remojo de 1 hora.

6. Una vez cumplidos los tiempos de remojo y desalado, desecha el agua, escurre bien el bacalao con suavidad y sécalo con un paño limpio. Ya puedes cocinar con él.

Consejos finales

Aunque hayamos efectuado correctamente la técnica de desalar bacalao, es un pescado que contiene bastante sodio de manera natural, así que es recomendable reducir el uso de sal en las recetas que vayamos a preparar con él. Para conseguir una textura mucho más tierna y suave, espera a que el pescado se temple a temperatura ambiente, ya que estará muy frío después de tantas horas en la nevera.

Ya puedes disfrutar del bacalao para cocinar tus recetas favoritas de Semana Santa, o para preparar cualquier otro plato de pescado que te apetezca todo el año. Gracias a su sabor suave y su textura tierna es perfecto para toda la familia, y queda delicioso en multitud de platos, incluyendo arroces, tortillas, buñuelos o rellenos para pimientos. ¿Cuál es tu receta de bacalao favorita?

En Mi Mundo Philips | Nueve trucos para sacar más partido a los platos con pescado

En Mi Mundo Philips | Salsa sencilla de mango y yogur, ideal para acompañar pescados y mariscos

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.