Aprende de una vez por todas a preparar el auténtico café cappuccino

, 12 de octubre de 2015

preparar café cappuccino

Si hay una forma de tomar café cuya fama se ha extendido por todo el planeta, sin duda estamos pensando en el café cappuccino, un café con leche y espuma de leche, con un toque de cacao o de canela en polvo, que nos encanta tomar para la hora del desayuno. Por si estás interesado en demostrar tus capacidades como barista y preparar a todos esta especialidad italiana, aprende de una vez por todas a preparar el auténtico café cappuccino.

¿Qué es un cappuccino?

El cappuccino, es una bebida italiana preparada con café espresso, leche entera y espuma de leche montada con vaporizador para crear la espuma. La dosis o proporción habitual es de unos 25 ml de café espresso, 75 ml de leche entera y otros 75 de espuma de leche, cubiertos con un toque de cacao o de canela. El servicio se completa con un vaso de agua fría, una galletita y una cuchara, siendo un café que en Italia se consume exclusivamente a la hora del desayuno.

Lo más importante del cappuccino es la calidad del café espresso que le sirve como base, y de la elaboración de la espuma de la leche, que debe hacerse mediante el espumador o vaporizador. Esta tarea es muy sencilla si se cuenta con una cafetera automática provista de este dispositivo o con función cappuccino como las Saeco Intelia.

Café cappuccino

El nombre de esta bebida, parece que deriva de su color, que recuerda al de los hábitos de los monjes capuchinos, siendo para otros un recuerdo de estos monjes el propio aspecto de la bebida que recuerda a la tonsura de la cabeza de los monjes, una zona circular clara (la parte afeitada) rodeada de otra marrón (el pelo).

El origen de la bebida, parece venir de la batalla de Viena en 1863, cuando los italianos se bebieron los sacos de café abandonados por los turcos, suavizando su potencia al añadir crema de leche y miel, originando así la costumbre de mezclar café con leche y endulzarlo, la base de los habituales cafés con leche que se consumen en todo el mundo.

Cómo elaborar un café cappuccino en casa

preparar un café cappuccino

Si disponemos de una buena cafetera automática, nuestra tarea para preparar un buen cappuccino se reduce a dos técnicas. Por un lado la preparación del café espresso que sirve de base, lo cual es tan sencillo como pulsar el botón y esperar que el café esté listo, con la medida perfecta de café molido en el momento, para que la base de nuestro cappuccino tenga todo el aroma y riqueza de sabores que deseamos.

Para la leche, las normas habituales de los baristas establecen que no debe llegar a hervir sino mantenerse a unos 70º. Sobre esa leche calentada a 70º, comenzaremos a aplicar las técnicas que os enseñamos cuando hablábamos de la espuma de la leche y cómo elaborarla con la textura perfecta.

café cappuccino

Para elaborar la espuma, basta calentar la leche en el espumador, inclinar ligeramente la jarra donde está la leche y dejar que se vayan formando las miniburbujas que darán al cappuccino su textura aterciopelada y ligera, y que darán cuerpo a esta bebida que se puede ir bebiendo a través de la espuma, o mezclando ésta con el café al remover con la cucharilla.

La manera más rápida y sencilla, es contar con una cafetera con la función Onetouch Cappuccino que nos permite obtener el café cappuccino recién hecho, todo de forma automática, ya que la máquina muele el café, prepara el espresso de base, calienta la leche haciendo la espuma y la sirve sobre el café, dejando el cappuccino listo, a falta de la decoración.

Montaje y servicio del cappuccino

El cappuccino se debe servir en taza de porcelana, acompañado de un vaso de agua fría y opcionalmente con una galleta o un bombón colocado en el plato. El café espresso se elabora directamente sobre la taza de porcelana, y después se añade un poco de leche caliente y se termina con una capa de espuma de leche caliente de aproximadamente un centímetro de altura que rellena o rebosa la superficie de la taza.

El toque final es añadir un poco de canela o de cacao en polvo, (o mezcla de ambos) formando unos puntitos sobre la espuma. Los baristas profesionales, suelen aprovechar la consistencia de la espuma para realizar dibujos o latte caffé art con la misma, de los que ya os hemos hablado en esta sección.

Y ahora, ya solo falta llevar lo aprendido a la práctica, por lo que os dejo leyendo, mientras me voy a la cocina a preparar un cappuccino para el desayuno. Seguro que con mi cafetera Saeco Poemia con el espumador incorporado no tardaré mucho en disfrutarlo con la calidad de un barista profesional.

Imágenes | StephaneRieppi en Wikimedia Commons | Susanne Nillsson
En Mi mundo Philips | Formas clásicas de tomar café: el café cortado
En Mi mundo Philips | Aprende a preparar un buen café irlandés. Receta de Irish Coffee

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.