Bebés, piscinas y la regla de los 20 segundos

No hay comentarios , 11 de Agosto de 2017

Todos los verano oímos las mismas historias: bebes o niños pequeños que fallecen ahogados en el agua, y la mayoría en piscinas privadas. El verano y las vacaciones son una época de diversión y de disfrutar en el agua, sin embargo, tenemos que tener especial precaución con los más pequeños y no despistarnos en la piscina o en la playa. La campaña #OjoPequeAlAgua pretende prevenir los ahogamientos infantiles mediante la regla 10/20.

Prevenir riesgos en la piscina

La Asociación Nacional de Seguridad Infantil inicia una campaña para garantizar la seguridad de los menores en las piscinas con una regla fácil de recordar: la norma 10/20. Se trata de mirar a nuestro hijo cada 10 segundos y no estar a más de 20 segundos de distancia de él para poder acudir a socorrerle si vemos alguna situación de peligro. Se calcula que es el tiempo máximo en el que un bebé se puede llegar a ahogar.

Para evitar sustos, éstas son las normas que pueden ayudarnos a prevenir riesgos en la piscina:

  • Los pequeños deben estar bajo supervisión continua, y debemos estar bañándonos con ellos todo el rato, o lo más cerca posible de ellos. Nos podemos turnar con otros adultos para encargarnos de la tarea de la vigilancia. Exista un socorrista o no vigilando, no siempre puede ver si un pequeño está en peligro entre tanta gente.
  • Recuerda la norma 10/20. Mirar a la piscina cada 10 segundos y poder alcanzarle con el brazo en 20 segundos si está en un momento de peligro. Debemos evitar distracciones como el móvil, un libro o una revista que nos distraiga. Un minuto puede ser tiempo más que de sobra para que un niño se ahogue. Si en algún momento perdemos de vista al pequeño, el primer lugar donde mirar es el agua.
  • Evalúa riesgos. Comprueba que el pequeño no se pueda acercar a la piscina en un descuido o que no esté caminando por la orilla de la piscina mojada y se pueda resbalar. Debemos respetar siempre las indicaciones dadas por los socorristas y no meternos al agua si no está recomendado.
  • Enseña a los bebés a nadar cuanto antes. Hay cursos de piscina de matronatación en los que enseñan al bebé a flotar, a darse la vuelta y ponerse de espaldas o a nadar a los pocos meses de edad. Incluso a cómo nadar con la ropa puesta.
  • Asegura la piscina. Si vamos a una piscina privada, intentemos que disponga de una barrera para cerrarla por la noche y que los niños no se acerquen a ella cuando no haya un adulto cerca, colocar una pértiga, salvavidas y disponer de un teléfono de emergencia por si necesitamos realizar un rescate.
  • Orden. Despeja la piscina y alrededores de juguetes que los puedan atraer hacia la piscina o con los que se pueda tropezar.
  • Limpieza de la piscina. Los sistemas de drenaje, depuración y sumidero deben estar en correcta situación y mantenimiento. Debemos conocer su funcionamiento y saber cómo desconectarlos en caso de riesgo para los bebés.
  • No debemos confiarnos solo por que el bebé lleve manguitos o un flotador. No son suficientes para salvar a un bebé del peligro de ahogamiento.
  • Pequeños y mayores deben saber cómo actuar en caso de peligro: proteger, avisar y socorrer. Podemos aleccionar a los niños mayores para que avisen en cuanto hay peligro (aunque ellos nunca pueden ser los responsables del cuidado de los pequeños) y lo ideal sería que los mayores conociéramos maniobras de reanimación o que llamáramos al 112 en caso de ahogamiento.

Las piscinas hinchables para bebés no están exentas de peligro: un bebé se puede llegar a ahogar hasta en 10 cm. de profundidad. Los bebés menores de un año no tienen la capacidad de salir, levantar la cabeza e impulsarse con las manos porque tragan agua muy rápido y no tienen los reflejos suficientes en una situación de peligro.


Si atendemos a los alarmantes datos sobre el peligro de las piscina, los ahogamientos infantiles son la segunda causa de muerte en la infancia. En los últimos 5 años han fallecido más de 100 niños en España por esta causa, siendo el principal grupo de riesgo los menores de 5 años. Así que cuanto más medidas tomemos para prevenir los peligros en la piscina, mejor.

Fotos | iStock FamVeldBicho_raronata_zhekova

En Mi Mundo Philips | ¡Bebé al agua! Todos los beneficios de la matronatación para tú bebé

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.