Bebés y redes sociales: argumentos para publicar o no publicar una foto de tu hijo

, 20 de septiembre de 2017

A diario, sacas miles de foto de tu hijo gracias a la gran cámara de tu smartphone. Está tan mono que parece inevitable que subas esa foto a redes sociales para que tus amigos y conocidos vean cómo crece y cómo progresa día a día. Pero ese gesto inocente entraña muchos más peligros de los que crees. ¿Publicamos o no publicamos la foto de nuestro hijo?

Cuando publicar una foto de tu hijo

Es una decisión muy personal si podemos o no podemos hacerlo. Tenemos que valorar por un lado nuestra “necesidad” de hacerlo, y por otro, la seguridad del entorno en que lo hacemos.

Si tenemos familia que vive fuera y que no puede ver a tu hijo a menudo, si nuestro pequeño ha conseguido algo excepcional (su primer día de guardería, sus primeros pasos), si tenemos restringidas nuestras redes sociales a un círculo de gente muy cercano, podemos publicar la foto de nuestro hijo para compartir esos momentos alegres sin miedo. Nuestros familiares y amigos también se alegrarán de ver cómo está nuestro bebé.

Aunque si queremos asegurarnos de que vean esa foto solo quienes nosotros queramos, podemos enviarla directamente por whatsapp o añadirla a los momentos de whatsapp, que se borran en 24 horas. No hace falta que subamos a internet una foto que nunca sabemos dónde puede llegar a parar. En el momento en que empieza a circular por la red ya no la controlamos nosotros y puede que nunca se pueda llegar a borrar.

Si aplicamos estas precauciones con nuestros hijos, también las debemos seguir con los niños que no son nuestros: sobrinos, hijos de nuestros amigos, compañeros de clase de nuestros hijos… Sus padres pueden ser aún más precavidos que nosotros y molestarse por las fotos o publicaciones.

Nuestro hijos probablemente tengan algo que nosotros nunca tuvimos: un pasado digital que quizá cuando se haga mayor quiera borrar, limitar o eliminar. Si nuestra madre nos avergonzaba cuando sacaba fotos antiguas delante de nuestros amigos, imaginaros lo que puede ocurrir dentro de unos años cuando los niños crezcan y se hagan adultos.

Aún así, las redes sociales pueden ser muy útiles y más que temerlas, lo que debemos hacer es conocerlas bien para hacer un uso responsable y práctico de ellas.

Precauciones antes de publicar fotos en redes sociales

Hay cierto tipo de fotos de los bebes y los  niños que no se deberían subir nunca:

  • Cuando estén en el baño o desnudos.
  • Cuando aparezca la matrícula del coche, el colegio, la guardería o el parque a la que acuden nuestros hijos.
  • Cuando dé pistas sobre nuestras rutinas y horarios: a qué hora salimos de casa, cuándo van a clases extraescolares, a dónde y cuando nos vamos de vacaciones o de viaje, etc.
  • Cuando esté activada la función de localización del móvil.
  • Cuando aporten datos personales (nombres, apellidos, teléfono, DNI, dirección). A veces salen imágenes de fondo que dan muchas más pistas de las que crees.

Recuerda siempre anteponer la seguridad y la privacidad a la publicación de material en redes sociales. Aunque a nosotros nos parezca un gesto inocente, puede dar información que sea utilizada con malas intenciones por algunas personas.

Además, antes de subir una foto a Facebook, Instagram o Twitter debemos comprobar quién nos sigue, y quién tiene acceso a nuestras fotos, para asegurarnos de que esa foto no pueda llegar a desconocidos. Muchas veces en Facebook tenemos permitido el acceso a los amigos de nuestros amigos y eso supone compartir las fotos con mucha más gente de la que podemos controlar. En ocasiones aceptamos nuevas amistades de gente que no conocemos tanto. Así que conviene revisar de vez en cuando los permisos que hemos ido aceptando, y retirar amistades antiguas o no deseadas.

Hoy en día, es inevitable tener una identidad digital, pero los niños aún son muy pequeños para controlarla, así que nosotros debemos ser quienes la salvaguardemos.

Fotos | iStock Pilin_PetunyiaDragonImagesFluxFactory

En Mi Mundo Philips | Evita la crianza “distraída”: que el móvil no se interponga entre tu hijo y tú

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.