Buenas pautas para evitar el caos al hacer la colada

, 1 de septiembre de 2016

Ropa

El cuidado de la ropa es una de las tareas del hogar a las que más tiempo dedicamos. Son muchos los textiles que usamos en nuestro día a día, desde las prendas diarias para cada diferente actividad (trabajo, ocio, deporte, etc.) hasta la ropa de cama, manteles, cortinas, toallas, etc. En cada familia hay un trajín diario de ropas que no cesa y a veces pecamos de descuidar la organización de la colada. Si quieres ahorrar tiempo y ser más eficiente toma nota de estas buenas pautas para evitar un caos innecesario cuando te enfrentes a la ropa sucia.

Errores frecuentes al hacer la colada

A todos nos gusta estrenar cada día ropa perfectamente limpia, recién planchada y que huela de maravilla, como si fuera recién comprada. Pero eso nos puede llevar a caer en el error de recurrir al cesto de la ropa sucia con frecuencia, de tal modo que nos encontramos con un pequeño caos de prendas que se desbordan demasiado pronto. ¿No tienes la sensación de que pusiste la última lavadora ayer mismo?

Y lo peor no es solo que nos vemos obligados a hacer la colada constantemente, sino que al vaciar el cesto perdemos mucho tiempo separando la ropa, revisando que no haya ningún objeto en los bolsillos o calculando el programa que necesitamos en función del tipo de prendas. Tampoco hay que olvidarse del tiempo que perdemos en sacar la ropa limpia, en tenderla y en recogerla más tarde para preparar la plancha. ¿Cómo podemos hacer todo el proceso más eficiente?

Consejos de buenas prácticas

Colada
  • Toda la familia puede tomar conciencia de que no siempre hay que echar la ropa al cesto después de usarla. Ahora que ya va quedando atrás el verano, se ensucia menos y hay muchas prendas que podemos usar varias veces, como pantalones, pijamas, chaquetas o jerséis.
  • Si no estás seguro de si una camiseta o una camisa pide ya un lavado, cuélgala en una percha y deja que se airee en el balcón o en la terraza. La ropa de deporte también puede tener más de un uso sin problemas si no hemos hecho una actividad muy intensa.
  • No caigas en el error de dejar ropa sucia en el suelo o sobre la cama, aunque te dé pereza recogerla en el momento de llegar a casa. Podrías encontrarte con ropa de más la próxima vez que vayas a poner una lavadora, sin haberlo previsto.
  • El cesto de la ropa sucia no debería ser un contenedor caótico. Si echamos las prendas con delicadeza, cuidando no hacer amasijos arrugados de cualquier manera, no solo cuidaremos la tela sino que ahorraremos espacio, evitando desbordamientos antes de tiempo. Además la ropa se lavará mejor y tendremos menos problemas para plancharla.
  • Si sois muchos puede ser buena idea tener un cesto separado para ropa blanca, así controlarás en cada momento cuándo es necesario poner una lavadora para cada color, y ahorrarás tiempo sin tener que bucear entre las prendas separando cada una.
  • Procura que la ropa que debe ir junta también entre al mismo tiempo a la lavadora. Tener separados caletines, equipaciones deportivas, uniformes o conjuntos también nos hace perder tiempo buscando sus parejas.
  • Calcula bien el tiempo de la lavadora para no tardar en tenderla, y ten preparado el tendedero con las pinzas y las perchas. Haz lo mismo con el momento de planchar, recogiendo la ropa seca sin arrugarla de más y esperando a tener una buena remesa de prendas para aprovechar en el mismo turno y planchar todo.

Estos son pequeños trucos que podemos aplicar a nuestras rutinas y convertirlos en buenos hábitos que nos ahorrarán tiempo y esfuerzo. Puede que hacer la colada no sea nuestra tarea del hogar favorita, pero si evitamos caer en el caos de la ropa sucia siempre será mucho más llevadero y nunca nos encontraremos con el armario vacío y sin nada limpio que ponernos.

Fotos | Pixabay

En Mi Mundo Philips | 12 trucos para conseguir que tu ropa huela de maravilla

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.