Buenos hábitos para no llevarte la alergia dentro de casa

, 12 de mayo de 2016

Buenos hábitos contra las alergias

Con la llegada del buen tiempo todo nuestro alrededor parece llenarse de vida; parques, jardines y calles florecen y aparecen cubiertos con un bonito manto verde ayudado por las lluvias. Claro que los que sufren alergias no lo celebran tanto, pues ya se conocen el ritual de síntomas. Pero mantener la alergia bajo control puede ser una tarea muy sencilla si practicamos algunos buenos hábitos dentro de casa.


Alergia fuera del hogar

Controlar las incómodas reacciones que provocan las alergias en la calle o en la naturaleza es más complicado, pero el hogar es nuestro refugio particular. Una primavera lluviosa siempre es bien recibida porque limpia la atmósfera, pero cuando se marchan las nubes las plantas reviven con especial fuerza, llenando el ambiente de alérgenos. La clave para tener una buena calidad de vida en esta época es, por tanto, mantener esas sustancias bien alejadas, fuera de casa.

Buenos hábitos para prevenir la alergia

aspirador

La prevención siempre es la mejor medicina, por eso debemos centrar nuestros esfuerzos en actuar antes de que las alergias se manifiesten en nuestra vida diaria. Si asimilamos ciertos buenos hábitos como parte de nuestras rutinas cotidianas, la alergia no será un problema. Para ello, lo esencial es evitar todo contacto con los posibles alérgenos: polvo, ácaros, humedad, polen, pelo animal, etc. ¡Nada debe entrar en casa!

  • Cuida al máximo la limpieza de todo tu hogar. Es mejor limpiar un poco cada día que dar lugar a que se acumule la suciedad, pero también conviene dedicar un día a la semana para limpiezas a fondo de todos los rincones, también detrás de los muebles.
  • Sustituye las moquetas por alfombras que no sean muy espesas y aprovecha la primavera para guardarlas hasta el otoño. Si las mantienes todo el año, recuerda limpiarlas con frecuencia con un aspirador potente para que no acumulen polvo.
  • No dejes que se acumule humedad en ningún lugar. Los paños y bayetas de cocina deben lavarse y cambiarse a menudo, y nunca deben permanecer húmedos sobre la encimera. Calienta el estropajo en el microondas durante un minuto a potencia máxima para mantenerlo libre de alérgenos.
  • Vigila bien los techos y paredes, especialmente de sótanos, trasteros y desvanes. Si aparece una mancha es posible que sea de humedad, y hay que solucionarla cuanto antes.
  • Para prevenir la humedad en casa recuerda ventilar cada estancia todas las mañanas, antes de que suban las temperaturas.
  • No tengas la calefacción encendida demasiadas horas seguidas sin renovar el aire, y procura fijar una temperatura máxima de 21ºC.
  • La ropa de cama y los sofás son especialmente sensibles a acumular ácaros. Sacude y ventila bien todas las sábanas y mantas cada día, límpialas con un accesorio adecuado de tu aspiradora y haz la colada al menos una vez a la semana con agua caliente. Puedes utilizar fundas antiácaros para los colchones, almohadas y cojines.
  • Si te gusta tener plantas de interior, escoge las que sean de climas más secos, como plantas crasas y cactos, y vigila que no se acumule agua en las macetas.
  • Pasa el aspirador también por las cortinas, estores y por los peluches, sobre todo los más grandes. Tampoco te olvides de limpiar bien la cama o la ropa de las mascotas.
  • Y hablando de mascotas, cepilla con cuidado el pelo de los perros cada vez que entre a casa, ya que incluso en el paseo más corto puede traer muchas sustancias causantes de la alergia, a pesar de que parezcan limpios a primera vista. Aún así, no dejes que suban a las camas o al sofá para evitar reacciones.
  • Elige siempre materiales como el poliéster o fibras sintéticas, evita la lana y los rellenos de plumas, especialmente en las almohadas y los cojines del salón.

Purificadores de aire para mantener el aire limpio

purificador

Ya te habrás dado cuenta de que uno de los puntos clave para evitar una posible alergia es mantener limpio el aire del espacio en que vivimos. Es a través del ambiente como se transportan la mayoría de alérgenos, de ahí la importancia de su cuidado. Además de una correcta ventilación y evitar las humedades podemos utilizar un purificador de aire para librarnos al instante de cualquier sustancia nociva.

Los purificadores son aparatos que funcionan con filtros especiales formados por diferentes capas. El aire pasa constantemente por ellas, de tal modo que en apenas unos segundos se filtra cualquier partícula en suspensión, incluso bacterias y gases. Además nos permiten mantener un control exhaustivo de la calidad del aire para saber que podemos respirar tranquilos a cada momento.

Se dice que no hay nada como respirar el aire puro del campo o la montaña, pero los que sufrimos alguna alergia sabemos que el contacto con la naturaleza también puede tener consecuencias muy desagradables. No dejes que las alergias te estropeen el buen tiempo, aplica estos buenos hábitos a tus rutinas y verás como ya nunca más serán un problema dentro de casa.

Foto | iStock.com/diego_cervo

En Mi Mundo Philips | Respirar aire puro en casa es posible aunque vivas en la ciudad

En Mi Mundo Philips | 9 manchas frecuentes en el hogar y cómo solucionarlas

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.