Café y chocolate. ¿Cómo es el maridaje perfecto?

, 10 de noviembre de 2016

Café y chocolate

Seguro que a muchos se os hace la boca agua solo con leer el título de hoy; café y chocolate hacen una pareja perfecta. Por eso en las mejores cafeterías te servirán tu taza con una chocolatina de cortesía, y no es de extrañar que tantas recetas cafeteras añadan cacao en polvo a sus ingredientes. Pero, ¿vale todo en esta deliciosa pareja? ¿Cómo se puede conseguir ese maridaje perfecto? Si quieres aprender a combinar café y chocolate como un profesional, no te pierdas esta guía.

¿Qué es exactamente el maridaje?

cafes-suiza

Lo habitual es que el término “maridaje” nos haga pensar automáticamente en el mundo del vino. Es verdad que este concepto se utiliza sobre todo en el ámbito vinícola, ya que los vinos suelen ser la bebida con más prestigio para acompañar una comida. Pero la palabra proviene de del verbo “maridar”, que a su vez se relaciona con “matrimonio”. Y es que el maridaje no es más que la unión o casamiento metafórico de dos elementos que se complementan entre sí.

En la gastronomía, maridar consiste en combinar al mismo tiempo una bebida con una comida de forma armónica y equilibrada. En un maridaje debe existir analogía o cierta relación de correspondencia. Puede haber contraste, pero nunca es agresivo o desagradable. Tanto la bebida como el alimento deben potenciar mutuamente sus cualidades, haciendo que la experiencia de tomarlos al mismo tiempo sea placentera.

Por lo tanto, podemos probar con maridajes de muchos productos distintos, no limitándonos siempre al vino. El café es otra bebida de calidad que, si se prepara correctamente, es igual de digna de los paladares más sibaritas. El maridaje nos permite además explorar los sabores y aromas de distintos tipos de café y, no hay nada como el chocolate para sacar lo mejor de nuestra bebida favorita.

Por qué café y chocolate hacen tan buena pareja

Café y chocolate

Como buen amante del café, ya sabrás que existen muchas variedades y formas distintas de tomarlo, con sabores y aromas diferentes. No es lo mismo un café arábica que un robusta, un americano no ofrece la misma intensidad que un espresso, el tipo de molido y tueste cambian los aromas, etc. El café nos presenta un gran mundo de perfiles organolépticos con los que experimentar, y el chocolate no se queda atrás en cuanto a variedad.

Hablamos, por supuesto, de chocolates de calidad, aquellos elaborados con buenas materias primas. Si el café es un producto gourmet, que debe ser tratado correctamente, el cacao requiere también sus cuidados. Curiosamente ambos productos nos llegaron desde América y se popularizaron en Europa como bebida. Se puede decir que tienen un ADN similar, sobre todo los cultivados en tierras de Centroamérica. Allí el café y el cacao encuentran las condiciones perfectas para crecer y, no en vano, los cafés de Colombia, Guatemala o Costa Rica se definen como “chocolatosos”.

Hay muchos tipos de café y también muchísimas variedades de chocolate. Dependiendo del porcentaje de cacao, los chocolates pueden ser más o menos intensos, dulces o amargos, crujientes o cremosos. Y su sabor también puede cambiar si se le añade leche, frutos secos, cremas, aromas o especias. Por eso el café y el chocolate nos ofrecen todo un mundo de posibilidades para crear un maridaje con el que disfrutar aún más de ambos. Si son deliciosos por separado, ¿qué mejor que tomar un buen café acompañado de irresistible chocolate?

Cómo montar una sesión de cata maridaje

Café y chocolate

Para apreciar todas las posibilidades gastronómicas que ofrece la pareja del café con chocolate, no hay nada como organizar una cata maridaje en casa. No hace falta complicarse mucho para disfrutar de esta experiencia placentera: solo enciende tu cafetera y reserva un momento de tranquilidad para centrar todos tus sentidos en la degustación. Hay muchas formas de maridar cafés y chocolates: no te estreses porque no tienes que probarlas todas el mismo día. Recuerda que menos es más.

Una opción es prepararte tu café favorito habitual y probar cómo combina con varios tipos de chocolate distintos, por ejemplo alternando con porcentajes de cacao diferentes. También servir diferentes preparaciones cafeteras para descubrir cuál marida mejor con qué chocolate; espresso, capuccino y cortado son una buena forma de empezar. Si quieres subir de nivel añade algún cóctel de café o incluso una bebida fría.

La alternativa más sibarita es preparar varios cafés espresso, o mejor aún, ristrettos, con granos de distinto origen y jugando con el tipo de molido. Entonces es recomendable apostar por una gama de chocolates también con orígenes diferentes, tabletas gourmet seleccionadas con cacao de lugares diferentes del mundo. Es interesante descubrir si un café colombiano es el maridaje perfecto de un chocolate de la misma zona, o si quizá te gusta más emparejarlo con uno de Madagascar.

chocolate

Pero no todo tienen que ser tabletas o bombones de chocolate, prueba también con postres y otros dulces en los que el cacao esté muy presente. Galletas, macarons, florentinas, bizcocho, brownie, helados, coulant… hay miles de posibilidades para los más golosos. Y si quieres rizar el rizo, marida el café con postres de chocolate con café, como el siempre infalible tiramisú o un flan casero.

Presta atención a todos los detalles y deja que tus sentidos absorban todas las características sensoriales. Primero empieza con el café, que los aromas te lleguen primero y da un pequeño sorbo, moviéndolo bien por todo el paladar. A continuación muerde un poco de chocolate, dejando que se derrita lentamente, e inmediatamente después vuelve a beber café. Fíjate cómo se comportan los dos sabores, ¿se complementan bien y se desvelan nuevos matices? Bebe agua para limpiar el paladar y sigue experimentando.

Combinaciones de café y chocolate irresistibles

Café y chocolate

Si el abanico tan amplio de posibilidades te agobia un poco y no sabes por dónde empezar, aquí tienes algunas ideas para ir probando. Estas combinaciones de café y chocolate son irresistibles y seguro que encuentras la inspiración para experimentar con tus propias creaciones.

  • Café cortado y chocolate negro 52% con almendras. Al no tener mucha leche, el cortado armoniza bien con un negro suave, y las crujientes almendras añaden textura y sabor a fruto seco que ensalza los aromas.
  • Espresso y chocolate negro 70% o trufas rellenas de licor. Un café corto y con cuerpo como el espresso hace buena pareja con sabores igual de intensos. Un licor afrutado de alta graduación, en pequeñas dosis, fusiona con armonía todos los sabores.
  • Café largo o americano con brownie o tiramisú. Los cafés largos tienen menos potencia en el retrogusto y piden un sabor más dulce. Estos postres están llenos de aromas y además ofrecen una textura cremosa que sienta bien a la suavidad del americano.
  • Capuccino con chocolatinas con leche o galletas. Este café comparte protagonismo con la parte láctea, cuyo sabor y textura podría ensombrecer a chocolates muy intensos. Por eso las chocolatinas, más suaves, con toques de fruta como la naranja, son un buen maridaje. También las galletas más rústicas, con chips de chocolate en la masa, son una buena opción para estas bebidas.
  • Café tipo vienés con coulant. Los cafés con nata montada necesitan sabores que equilibren el componente graso sin que se pierda su intensidad. El coulant es un pastel de gran sabor a cacao con el interior derretido, dulce pero muy intenso, que marida a la perfección.
  • Café ristretto con chocolate negro con escamas de sal. Este café es muy corto, por tanto tiene mucho sabor y cuerpo concentrados. Un chocolate de alto porcentaje de cacao lo complementa bien, y el toque de escamas de sal potencia todos los matices dejando una sensación fresca en el paladar.
  • Café latte con chocolate 90%-99%. Un altísimo porcentaje de cacao es solo apto para los más aventureros, ya que apenas tiene azúcar y su intensidad y amargor pueden resultar chocantes a los primerizos. El latte es un café suave, aromático pero equilibrado y muy agradable en el paladar, que aligera la potencia del chocolate tan negro.
  • Café solo de origen con chocolate afrutados. Un café de tamaño medio, típico del que tomas en el desayuno, preparado con granos de origen como el de Guatemala o Colombia, hace un buen matrimonio con chocolates que tienen fruta. Naranja, frutos del bosque o cerezas son buenas opciones, ya que crean armonía con las notas especiadas del café.

Ya sabías que el café y el chocolate se complementan de maravilla, pero ahora puedes dar un paso más y convertirte en todo un experto en el maridaje más goloso. Anímate a probar y experimentar diferentes parejas en casa para descubrir todo un mundo nuevo de sensaciones en tu paladar. ¿Cuál es tu maridaje de café y chocolate favorito?

Fotos | iStock.com/Jordanlye, Kaycco, Dash_med, Lisovskaya

En Mi Mundo Philips | ¿Hacen buena pareja el café y la cerveza?

En Mi Mundo Philips | Un café para cada estación: así puedes personalizar tu café en otoño

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.