Café de Etiopía: el origen

, 5 de octubre de 2012

saco de granos de café

Muchos son los que atribuyen a Etiopía el origen del café. De este país parecen proceder los primeros cafetos o árboles del café. Algunos van más allá y defienden la historia del pastor Kaldi quien descubrió fortuitamente el sabor y propiedades tonificantes de esta bebida.

Sea o no real la fabulosa historia, lo que es indudable es que Etiopía produce un café auténtico, cada día más apreciado por mercados internacionales. Como en el resto de países productores de café, el café etíope puede clasificarse en diferentes calidades en función del grano, las condiciones de cultivo y el procesamiento, sobre todo si se utiliza un proceso seco o húmedo.

Etiopía genera anualmente entre 200 y 250 mil toneladas de café, de las que una parte importante se exporta, a pesar de que el consumo local está muy arraigado, tanto que más que un hábito es toda una ceremonia el hecho de tomar café.

Una bebida digna de ceremonias

Ya hemos hablado con anterioridad del carácter socializador del café, pero aquí cobra verdadero sentido. Al menos una vez al día toda la familia se reúne en torno a una jarra de café, que se disfruta en compañía y amenizado por charlas informales, que estrechan aún más los lazos familiares o sociales. También la ceremonia del café es un reflejo de hospitalidad y respeto hacia las visitas.

café etíope

El mejor café etíope procede de sus tierras altas, lugar donde se afirma se encontraron los primeros cafetos de la variedad arábica. Un modelo de calidad es el café procedente de Yirgacheffe, cultivado a cerca de 2000 metros bajo la sombra de árboles autóctonos que mantienen la humedad del grano hasta su recolección y que tras su recogida son tratados mediante el método húmedo.

Yirgacheffe se encuentra dentro la región de Sidamo, que junto a la región de Gedeo, ambas al sur del país, producen un tercio de la producción total del país. En general, el café en Etiopía supone el sustento de una gran parte de la población (25%) y una gran fuente de ingresos para el país.

Un café, no olvidemos, lleno de historia. Pero es que Etiopía en sí misma ya es historia. El único país de Africa que no ha sido colonizado, prevalece con su cultura intacta y suponemos que con el sabor de sus granos de café, aquellos que probaron las cabras de Kaldi, también auténtico.

Mi Mundo Philips | Jamaica Blue Mountain: probablemente el mejor café del mundo

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.