Café y deporte: cómo conseguir el máximo rendimiento

, 22 de marzo de 2016

Gimnasio

Nos apasiona el café y nos gusta el deporte, por eso en Mi Mundo Philips ya te hemos hablado de todos los beneficios que puede tener el consumo de tu bebida favorita antes de entrenar. La cafeína es un poderoso estimulante que ayuda a quemar más calorías pero, ¿sabes cómo sacarle el máximo partido a tu café para mejorar el rendimiento deportivo?

Deporte y café, una relación bien avenida

Los deportistas de élite saben que no tienen que renunciar a disfrutar de su café diario en el mundo del deporte profesional, pero además cada vez se conocen mejor los efectos beneficiosos que puede tener en sus marcas. La forma y el horario de consumirlo puede influir de forma notable en los resultados de los entrenamientos, y también a la hora de competir.

Las últimas investigaciones apuntan a que el café puede tener un efecto ergogénico en el organismo, es decir, favorenciendo el desarrollo de la fuerza muscular y la potencia física. La cafeína actúa sobre el sistema nervioso, reduciendo la fatiga, y también aumenta la capacidad contráctil de los músculos al ayudar a aumentar el transporte de calcio. Algunos expertos sostienen que incluso podría mejorar la capacidad respiratoria por sus propiedades broncodilatadoras.

¿Cuándo tomar café para la práctica del deporte?

 

 

Cafe y deporte

Si ya eres consumidor habitual de café debes saber que ya estás contribuyendo a mejorar tu rendimiento sin darte cuenta, pero puedes aumentar sus efectos dependiendo de tus horarios de entrenamiento. No se debe comer o beber nada muy pesado justo antes de hacer deporte porque puede afectar a la digestión, por eso lo mejor es tomar nuestro café al menos una hora antes de ir al gimnasio o de salir a correr, dos horas si tenemos la digestión delicada. Lo ideal es tomar una taza de café solo o con leche junto con un bocado energético de rápida asimilación, como cereales, plátano o una tostada con queso y jamón o aceite.

Dos horas antes de empezar a practicar deporte es suficiente para que el cuerpo haya asimilado los efectos del café, disminuyendo la fatiga y dejándonos una mayor predisposición y motivación para entrenar. Es especialmente beneficioso en deportes de larga duración e intensidad, como el running, el ciclismo o la natación. Si preferimos tomar café después de entrenar, sus antioxidantes nos ayudarán a tener una recuperación más rápida y mejor de los músculos tras el esfuerzo.

Es recomendbale que quien no esté acostumbrado a combinar el café con el deporte empiece poco a poco para acostumbrar al organismo a esta nueva rutina. ¿Te has fijado en que casi todas las bebidas deportivas incluyen la cafeína en sus ingredientes? Aprovecha las propiedades del café para mejorar tu rendimiento físico mientras sigues disfrutando de tu taza preferida.

En Mi Mundo Philips | Antes de salir a correr, tómate un café: efectos de la cafeína en el entrenamiento deportivo

En Mi Mundo Philips | Camisetas deportivas hechas con borras de café

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.