Cafetera espresso manual o automática… ¿con cuál quedarse?

, 28 de febrero de 2018

cafetera espresso

El amante cafetero tiene en su cocina uno de sus bienes más preciados: su cafetera. Pero llega un día en que esa querida compañera de desayunos y sobremesas tiene que ser renovada por otra. Y ahí se plantea el gran dilema: ¿cuál elegir?

Lo que un buen experto tendrá claro es que quiere una espresso: le proporcionará el sabor más puro del café y le dará una buena dosis de energía en cada taza. Pero en lo que dudará será en el sistema a escoger: ¿manual o automático?

Ambos tienen, como todo en la vida, sus cosas buenas y sus desventajas y para que tú, cafetero empedernido, tomes la mejor decisión, hemos llegado hasta aquí.

La cafetera automática: la preferida de los baristas

Comencemos repasando qué es esto de las cafeteras espresso. Su sistema es el más profesional, es el que emplean los baristas en las cafeterías de todo el mundo. ¿En qué consiste? En calentar el agua para que tenga una elevada presión y hacer que esa agua pase por el café. Al atravesarlo a mucha presión, extrae todo el sabor y nos da como resultado un café intenso y delicioso.

La diferencia, pues, entre las cafeteras espresso manuales y automáticas es puramente técnica. Ambas ejecutan el mismo proceso implicando más o menos al usuario.

La espresso manual es lo más parecido a una cafetera de barista que podemos tener en nuestra casa. ¿Siempre te fijas en esa especie de pequeña cazuela que los camareros llenan de café y ponen en la máquina? Es lo que tendrás en tu cocina si te inclinas por esta modalidad.

cafetera espresso

Nos aporta no solo todo el sabor de un café profesional, sino todo el proceso de prepararlo de la forma más pro. Y ahí es donde está también el punto diferenciador de esta máquina: tendrás que saber (o aprender a) preparar café de manera más purista.

Es decir: la cafetera espresso manual requiere de un conocimiento un poco mayor. Tienes que saber que el café debes insertarlo con un molido muy fino y que no debes colocar el filtro ni muy apretado (te saldrá quemado) ni muy flojo (te saldrá aguado). La mejor manera de dar con el punto exacto es, claro, probar y probar. ¡Qué mejor excusa para tomar café que hacerte con tu cafetera nueva!

Lo mejor de estas cafeteras, como la Philips Saeco Poemia, es que tú eres quien controla todo el proceso. Y eso te permite que prepares el café 100% a tu gusto, que innoves y pruebes las combinaciones que se te ocurran. El sueño de un amante cafetero hecho realidad. Además, si eres fan de los capuchinos y de la espuma de leche, con máquinas de este tipo, de corte tan profesional, tendrás también tu propio espumador de leche para un resultado… que te transportará a tu cafetería favorita de Italia.

cafetera espresso manual

Y no te agobies por el molido fino del café: puedes optar por comprarlo en bolsitas monodosis (similares a las del té) y olvidarte del molinillo.

Cafeteras automáticas: lo mejor del espresso sin esfuerzos

Si eso es lo que puede ofrecernos una cafetera espresso manual, ¿qué nos aporta la automática? La misma calidad con menor esfuerzo. O lo que es lo mismo: el resultado del café es prácticamente igual (delicioso, vaya), pero invertimos menos tiempo en prepararlo y nos aseguramos del que el café esté recién molido.

Cedemos la parte de preparación a las maravillas de la técnica y, a cambio, ahorramos minutos. Es decir: tu Philips 3000 Series se encarga de moler y filtrar el café y calentar el agua y tú solo tienes que preocuparte por elegir si esa mañana prefieres un espresso, un cortado o un capuchino.

cafetera espresso automatica

Entonces, ¿qué diferencias hay entre una cafetera manual y una auotmática?

¿Renunciamos al sabor? En ningún caso. ¿Y a la variedad? Tampoco. ¿Al espumador de leche? Para nada: cuenta con uno clásico.

Con todo esto expuesto, ¿cuál de las dos es mejor? Ambas tipologías se ajustan perfectamente a las exigencias de un amante del café, pero la espresso manual está más indicada para aquellos que disfruten con la preparación (y no solo el sabor) y tengan más tiempo y ganas de experimentar. La automática, por su parte, es perfecta para los consumidores con vida ajetreada y mañanas sin tiempo que no estén dispuestos a renunciar a la calidad de su taza de café.

Imágenes | Philips, Unsplash – Blake Richard VerdoornNathan Dumlao

En Mi Mundo Philips | Por qué una cafetera automática sigue siendo la preferida de muchos baristas

En Mi Mundo Philips | Los cuidados básicos que necesita tu cafetera

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.