Caldo de pollo: seis ideas para darle un toque especial

, 26 de abril de 2018

caldo de pollo especial

El caldo de pollo es uno de los básicos de la cocina y la alimentación tradicional. Y no hay nada que siente mejor cuando estamos resfriados o cuando volvemos a casa tras un día frío. Si tanto nos gusta, ¿por qué olvidarnos de él cuando llega el buen tiempo? De acuerdo, quizá agosto no sea el mejor mes para tomarlo, pero decimos un sí rotundo a alargar su vida durante la primavera.

Sea cual sea la receta de caldo de pollo que emplees –fíate siempre de tu abuela-, hay veces que te apetece innovar y dar un toque especial al brebaje mágico que es esta preparación. Aquí vienen una serie de ideas para darle un twist y hacerlo único. ¡A cocinar!

Un toque afrutado

Una de las maneras de alargar la vida de esta sopa más allá del invierno es hacer que tenga una chispa afrutada que nos recuerde a los sabores estivales. ¿Cómo conseguirlo? Añadiéndole unas gotas de zumo de lima antes de servirlo. El sabor fresco de esta fruta contrasta con el del caldo de pollo, pero juntos hacen buenas migas.

Si quieres que el toque de lima sea más sutil, puedes introducir un par de piezas en el pollo antes de ponerlo en la cazuela para cocerlo. La chispa afrutada estará ahí, pero de una forma mucho menos dominante.

El truco clásico

La cocina tradicional también emplea potenciadores del sabor. Y el que puedes usar en tu receta de caldo es el jamón. Con una pequeña pieza –ten en cuenta que no quieres que esconda el sabor del pollo- darás un punto de sal extra a tu caldo y harás que quede aún más sabroso. Eso sí, cuando lo tengas listo, recuerda dejarlo reposar unas horas en la nevera para poder quitarle la grasa fácilmente.

caldo de pollo especial

¿Carne asada o cruda? ¡Las dos!

Cada cocinero tiene su modo de hacer las cosas y hay quienes preparan el caldo de pollo con la carne asada y quienes prefieren hacerlo con la carne cruda. El primer modo implica que el caldo resultante sea más oscuro y de sabor intenso; el segundo, que el líquido resultante tenga más cuerpo.

Si quieres ambas cosas, prepara tu caldo con un mix de las dos carnes. Emplea restos de ese asado tan rico que preparaste el fin de semana y también unas piezas crudas. El caldo perfecto se estará cociendo en tu cocina.

Vino, el complemento ideal

Preparar un caldo mucho más aromático y con una chispa distinta es fácil si optas por acompañarlo de un buen vino. No estamos hablando de que elijas uno para servir en la mesa, sino de que lo introduzcas en tu receta.

No seas kamikaze: el modo de hacerlo no es echar medio vaso en el agua de cocer. Lo mejor es que mojes los ingredientes en el vino elegido, dejes que empapen bien, los dores en el fuego para que suelten el alcohol y los introduzcas después de esto en la olla. El resultado encandilará a tu estómago, prometido.

Atrévete a innovar con las especias

Las especias son capaces de cambiar un plato radicalmente. De hacer que un guiso y otro parezcan completamente diferentes si se le echa perejil, cilantro o romero. Lo mismo sucede con un caldo de pollo: puedes darle mil toques distintos según las especias de uses.

caldo de pollo especial

¿Siempre añades romero y perejil al agua hirviendo? Suéltate la melena cocinera, atrévete con cosas nuevas y prueba el resultado con orégano, hijono o incluso setas deshidratadas. El resto de comensales te pedirán la receta de ese caldo tan rico.

Una cucharadita de puré

El caldo de pollo es uno de los pilares de la cocina de aprovechamiento, esa que pasa por sacar el máximo partido a los alimentos y no desperdiciar más de lo necesario. Con esto en la cabeza, ¿por qué íbamos a tirar las verduras que empleamos para la cocción una vez que han soltado su sabor?

Podemos hacer con ellas un puré ayudándonos de nuestra batidora Philips, añadir un par de cucharadas al caldo antes de servirlo, mezclarlo todo muy bien y emplatar. El resultado será una sopa más espesa que podemos rematar con unos tostoncitos de pan. ¡Para chuparse los dedos!

Imágenes | Unsplash – Jason LeungHenrique FélixMatthew Hamilton

En Mi Mundo Philips | Seis recetas para sorprender a tu bebé en sus primeras papillas y purés

En Mi Mundo Philips | Cómo hacer helados caseros saludables con tu batidora

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.