Cambia bebé mal comedor por bebé tragón

, 24 de febrero de 2014

SCF716_00-U4P-global-001

Por suerte, no he tenido que pelear con bebés malos comedores. He tenido dos chicarrones del norte que comen como limas, desde que nacieron hasta ahora. Pero comprendo la desesperación de las madres y los padres que ven que sus niños comen mal. Así que estos trucos te ayudarán a que tu bebé coma mejor:

Bebes lactantes

Los bebés que están amamantando, necesitan tranquilidad y comodidad, igual que tú. La familia y los amigos te pueden ayudar hasta que tu niño y tú os vayais conociendo. ¡Cada niño es un mundo, así que fíate de tu instinto!

La lactancia es a demanda, y según lo tragón que sea tu niño, tu producción de leche se adaptará a sus necesidades. Amamantar no debería ser doloroso, así que si te molesta, es que no has encontrado la posición correcta.

Los niños pueden llegar a mamar hasta 8 a 12 veces al día. No te desesperes si crees que el bebé está siempre en la teta, porque luego ya irá espaciando las tomas poco a poco.

A partir de los tres meses

De vez en cuando tendrán crisis de crecimiento, que ayudarán a que la producción de leche aumente.

Poco a poco tendrán más ganas de jugar mientras están comiendo, de cogerte de la mano y de hacerte fiestas. Por la noche empiezan a espaciar las tomas y algunos hasta duermen toda la noche de un tirón. En esto no he tenido tanta suerte, como son tan tragones, mis dos hijos seguían queriendo comer de madrugada.

Puede que le empiecen a salir sus primeros dientes. Ten cuidado, y retírale del pecho si hace amago de morderte, pero que le salgan dientes no significa que debamos dejar de amamantarle.

A partir de los seis meses

Con seis meses puede empezar a introducir nuevos alimentos. Haz que el momento de la comida sea un momento divertido, juega con él, habla con él. No le fuerces en ningún momento. Si tiene hambre comerá. La leche (materna o artificial) sigue siendo su principal fuente de alimentación hasta el año, y recibe suficientes nutrientes con ella. El resto de alimentos se irán incorporando poco a poco a su dieta.

SCF722_01-L

La lactancia materna se puede compaginar con la alimentación complementaria tanto tiempo como tú y tu bebé queráis. Con la alimentación complementaria puedes empezar a ofrecerle agua de vez en cuando.

Dale variedad de sabores, que vaya probando nuevas cosas. También le puedes ir ofreciendo pan y galletas para que aprenda a masticar y rechupetear, cuando tu pediatra te aconseje empezar con el gluten. Mi bebé de 9 meses también come plátano que le doy aplastado con el dedo, o palitos de pera que va mordisqueando. Hay que tener mucho cuidado con los posibles atragantamientos y vigilarle muy de cerca siempre que esté con comida.

De los nueve meses al año

El bebé va creciendo y empieza a tener sus preferencias, aún así sigue ofreciéndole comida diferente y nueva. Si pones comida de distintos colores en el plato, el resultado es muy visual y apetecible, al mismo tiempo que supone incorporar más vitaminas a su dieta.

No te obsesiones con la comida, porque ellos notan tu nerviosismo y también se pondrán tensos a la hora de comer. Intentad comer todos juntos, que él se sienta parte de la familia y que vea que la hora de la comida es importante.

Si vas a comer fuera, lleva un babero gigantesco anti manchas, lleva algún juguete para entretenerle, y lleva tu propia cubertería y utensilios.

En Mi Mundo Philips | Cosas a tener en cuenta antes de que llegue el momento del parto

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.