Camisa polo: te damos todas las claves de este prenda imprescindible para el verano

, 15 de junio de 2015

20150515_FredPerry

Hoy toca hablar de una prenda completamente imprescindible para el verano: la camisa polo. Seguro que muchos de vosotros sois asiduos a ella, ¿pero os habéis parado a pensar en todas las posibilidades que ofrece?

En este post vamos a daros todas las claves del polo para que a partir de hora la vistáis siendo plenamente conscientes de su versatilidad.

¿Cómo es una camisa polo?

Por si hay algún perdido en la sala, empecemos por explicar qué es una camisa polo. Se trata de una prenda superior, confeccionada en tejido de punto, que se asemeja bastante a la camiseta, pero que tiene cuello y, la mayoría de las veces, una pequeña hilera de botones (habitualmente no más de tres). Puede ser de manga larga o corta, aunque estamos mucho más habituados a esta última opción, dado que se concibe principalmente como una prenda veraniega.

Para que nos entendamos, un polo se encuentra a medio camino entre la camisa y la camiseta, siendo más de sport que la primera, pero menos formal que la segunda.

Orígenes del polo

20150515_Lacoste

Si echamos la vista atrás, nos encontramos con el polo surgió en el siglo XIX como equipación para aquellos que practicaban un deporte concreto. ¿Adivináis cuál? Sí, exacto, el polo. De ahí le viene el nombre. Llama la atención que al principio esta prenda era de manga larga, lo que contrasta con el hecho de que en la actualidad, como he dicho anteriormente, sea mucho más popular el de manga corta.

No fue hasta 1926 cuando se diseñó el primer polo de manga corta. Lo hizo un tenista, el francés René Lacoste, para poder jugar al tenis. Y sí, él fue quien inauguró en 1933 la empresa de ropa que lleva por nombre su apellido, Lacoste. Lo suyo fue, sin duda, saber reciclarse tras acabar su carrera deportiva.

Lacoste y Fred Perry

20150515_Lacoste_FredPerry

Hoy en día prácticamente todas las firmas de ropa masculina incluyen en sus colecciones diferentes diseños de polos. Pero no cabe duda de que entre todas hay dos en las que el polo es su buque insignia. Me refiero a Lacoste y a Fred Perry.

Ambas firmas, han sabido sacarle el máximo partido a una prenda a priori bastante básica. Gracias a diferentes cortes, colores, estilos, forma de cuello y un largo etcétera, podemos encontrar el polo que mejor se adapte a nuestro cuerpo.

Por cierto, Fred Perry también era un jugador de tenis y tenis de mesa, éste de origen británico, que fundó la empresa homónima cuando acabó su carrera. Otra decisión acertada.

Cuándo ponerse un polo y cómo combinarlo

Como decía anteriormente, un polo se encuentra a medio camino de formalidad entre la camisa y la camiseta. Por ello, es perfecto para ocasiones en las que no se requiere ir muy elegante. Por poner un ejemplo, es ideal para ir a la oficina en primavera y verano, siempre y cuando el dress code de la empresa nos lo permita, combinándolo con un pantalón chino, vaqueros o, incluso, con una americana.

Además, el polo no tiene límite de edad, ni por arriba, ni por abajo. Queda igualmente bien si lo viste un adolescente o si lo lleva un señor mayor, algo que no ocurre con la camiseta, más vinculada a edades más tempranas.

En definitiva, el polo es una prenda que no puede faltar en nuestro armario cada verano. Mi consejo es que invirtáis en diferentes marcas y colores, aunque si encontráis ese modelo que os queda como un guante y realza vuestro físico, apostad por él sin piedad alguna. Mejor ir sobre seguro.

Imágenes | Fred Perry | Lacoste
En Mi mundo Philips | ¿Buscas bañador para este verano? Aquí van unas primeras ideas para lucir en la playa

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.