Cenas de verano: la ocasión perfecta para reinventar la pizza

, 11 de julio de 2018

pizza de verano

Todo en verano parece tornarse en algo informal: nuestra vestimenta, nuestros planes, nuestros horarios y hasta nuestras cenas. ¿Y qué mejor que una pizza para redondear cualquier jornada estival? La pizza gusta a pequeños y mayores, se puede tomar en un restaurante con mantel y cubiertos o en la playa con las manos en una velada entre amigos… ¡lo tiene todo!

Otro de sus puntos fuertes es la gran variedad de opciones que ofrece. Podemos optar por las más clásicas, como la margarita (a base de tomate, mozzarella y albahaca), o dejar que fluya la creatividad y reinventar la pizza nosotros mismos. Sí, has leído bien: el verano no es el momento de ser puristas. Hemos venido a divertirnos, ¡también en la cocina!

Ingredientes frescos y estivales

Una buena masa es la clave del éxito de cualquier pizza, eso lo tenemos claro. Pero, una vez que hemos conseguido la masa perfecta (aquí también manda el gusto del consumidor, pues hay quienes la prefieren más bien fina y crujiente y quienes optan por dar con una más esponjosa), ha llegado el momento de decidir qué ingredientes compondrán nuestra elaboración.

pizza de verano

Es verano, así que, ¿por qué no optar por unas opciones más fresquitas? Pizza de salmón ahumado y aguacate, por ejemplo. Además de ser ligeros y diferentes, estos ingredientes tendrán que pasar poco tiempo en el horno (de hecho, lo mejor será que hornees primero la pizza y añadas el salmón y el aguacate directamente en la bandeja caliente para que reciba un ligero toque de calor), por lo que tendrás la pizza lista para devorar en solo un ratito.

También puedes cambiar las reglas del juego. Si, tradicionalmente, la base de la pizza es una capa de tomate, puedes sustituirla por una capa de pesto y añadirle unas rodajas de tomate, unas láminas de parmesano y unos brotes de rúcula como toppings. Esta pizza será ideal para un picoteo familiar o entre amigos: ya que el pesto puede resultar algo pesado, con un trozo por persona será suficiente para degustar tu innovadora preparación.

Un toque dulce y frutal

Atrévete, también, a añadir un sabor dulce como el de la fruta. La pizza que combina pera con queso gorgonzola y un poco de jamón está para chuparse los dedos.

pizza de verano

Un momento: ¿y si convertimos el clásico melón con jamón en una pizza? Nada tiene por qué salir mal: simplemente, para que la fruta no pierda su jugosidad, tendrás que añadirla solo unos instantes antes de sacar la pizza del horno. Un básico de la cocina española estival reconvertido en una pizza diferente.

Además, elaborar tu propia pizza te permitirá darle la forma que tú quieras y, por tanto, sorprender a los más pequeños con ‘diseños’ diferentes. Pedirles que te ayuden a amasar y dejarles dibujar con la masa lo que ellos quieran les animará a implicarse en las tareas de la cocina. La máxima es no tener miedo, atreverse a probar y dejarse llevar por las mil y una posibilidades de este plato.

Imágenes | Unsplash – Brenan GreeneVita Marija MurenaiteJamie Goodwin

En Mi Mundo Philips | 11 trucos infalibles para preparar una pizza casera

En Mi Mundo Philips | Receta exprés de pizzas individuales de champiñones

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.