Ceremonias y tradiciones en torno al café (I)

, 31 de enero de 2013

Hoy en día extendida como bebida universal en todo el planeta, el café está sujeto a infinidad de tradiciones ligadas al país de consumo. Tradiciones que en algunos lugares se transforman en complejas ceremonias que cuidan cada detalle para obtener todo el aroma y sabor de un grano seleccionado y degustarlo en compañía, sin prisas, como una forma muy agradable de fortalecer vínculos sociales.

Vamos a hacer un recorrido por distintos países en los que la cultura del café está muy arraigada y podremos valorar no solo las diferentes formas de elaborarlo, sino también de consumirlo. He aquí nuestros dos primeros destinos.

Un Ristretto per favore

Nuestro primer destino no podía ser otro que Italia ya sea por su cercanía geográfica, cultural o el referente que supone a nivel internacional en la elaboración del espresso, un café cada vez más popularizado también en España.

Cuna de expertos baristas, los italianos saben cómo sacar el mayor partido a un grano de café, cuidando todo el proceso, desde la selección del café hasta la máquina que va a extraer, gracias a su principio ‘del grano a la taza’, un café ‘auténtico, aromático y lleno de temperamento’, como el obtenido con las cafeteras Saeco.

Y ¿cómo les gusta el café a los italianos? La verdad que son bastante creativos en este sentido, pero las formas más comunes de pedir un café en Italia son las siguientes:

Espresso: 7 gramos de café recién molido nos proporcionan 30 ml de placer coronado por una suave crema color avellana y servido en una pequeña taza.

Ristretto: Muy corto e intenso, preparado con la misma cantidad de granos de café que el espresso pero con mucha menos agua. Un café para los que saben apreciar todo el sabor en pequeñas dosis.

Caffè Lungo: También con la misma cantidad de café que el espresso pero esta vez con más agua, nos proporciona una bebida suave, para degustar en varios tragos.

Cappuccino: 1/3 de espresso, 1/3 de leche y 1/3 de cremosa espuma de leche que a veces sirven como auténticas obras de arte, gracias a que admite diferentes presentaciones y una decoración muy variada. Una bebida que los italianos acostumbran a tomar casi exclusivamente en el desayuno, acompañada preferiblemente de bollería.

Latte Macchiato: Dos tercios de leche caliente y un tercio de espuma de leche al que añadiremos uno o dos espressos. Una deliciosa bebida para saborear despacio y que permite también una decoración creativa.

Caffè Latte: Un café espresso, doble o lungo con una cantidad considerable de leche en una taza más amplia. Este nos suena también por estos lares ¿verdad?. Ideal coronarlo también con una suave capa de espuma de leche.

El Frappé: mejor helado

Popularizado en Grecia como bebida nacional, el Café Frappé también es muy común en Chipre y cada vez está más extendido por Europa, donde se le conoce también como Frappuccino y en países como Estados Unidos tienen su propia versión, el Iced Cappuccino.

Fruto de un descubrimiento casual, donde a falta de agua caliente para elaborar un café tradicional se decidió batir un café instantáneo con agua fría en una coctelera, el Café Frappé consiste en una bebida, que aunque admite infinitas versiones y variantes, lleva principalmente agua, café, azúcar y hielo.

Se trata de mezclar unas cucharadas de café instantáneo y azúcar con un poco de agua fría y batirlo con un espumador, una batidora o una coctelera hasta conseguir una crema densa a la que añadiremos los hielos y más agua fría consiguiendo una bebida muy refrescante, ideal para combatir el calor. Se suele servir acompañada de un vaso de agua y se toma en cualquier lugar y a cualquier hora del día.

Para los que apostamos por el café espresso y no somos muy de instantáneo, se puede realizar una versión de Frappé más aromática pero igual de refrescante. Echa un vistazo a este curioso vídeo donde además de indicarte cómo preparar un Frappé a partir de un espresso, refleja bien el sentir y el hacer griego en torno a esta bebida.

Aunque insisto que, al menos según mi propia experiencia en Grecia, es muy común la elaboración de esta bebida a partir de café instantáneo, porque facilita la preparación en lugares dónde a veces ni siquiera disponen de una cafetera espresso. Así nos encontramos chiringuitos de playa o puestos ambulantes con un espumador a pilas como herramienta principal para obtener esta espuma tan particular y distinta del espresso, tan compacta que casi puedes masticarla.

No sé si será el calor, el agua cristalina del mar, el placer de estar tumbado en una hamaca al sol, pero os puedo asegurar que si viajáis a Grecia os haréis adictos al Frappé, aunque a la vuelta os reafirméis en vuestra predilección por el espresso. Y es que en la variedad y diversidad está el placer, gastronómicamente hablando claro.

Vídeo | Youtube
Mi mundo Philips | Cinco lugares en Europa dónde tomarte cinco cafés muy especiales

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.