Chupar granos de café no te va a ayudar con el alcoholímetro

, 15 de agosto de 2013

Ya sabemos lo que disfrutas con tu espresso o cortado después de comer, con tu café con hielo en esa terracita junto a la playa o con ese desayuno tan especial que te preparas el fin de semana y en el que no falta nunca tu especialidad: un cremoso capuccino. Cualquier forma de disfrutar de un café parece proporcionarte cierto placer y diferentes efectos beneficiosos en tu organismo, pero hay un efecto que no vas a conseguir por mucho que te empeñes: no vas a bajar la tasa de alcohol.

Puedes tomar un café para combatir el sueño y continuar la fiesta, para ‘resucitar’ tras una noche loca, pero no vas a poder engañar al alcoholímetro por muchos granos que chupes, como mucho conseguirás un aliento más agradable.

Sobra decir que la única forma de no dar positivo es no bebiendo o no teniendo que soplar porque has decidido volver en metro, pero si sigues buscando la forma de engañar a la máquina, mejor que desistas, otros lo han intentado con los métodos más absurdos y no lo han conseguido.

Descarta también masticar chicle, hacer abdominales, beber agua o lamer la batería de litio de tu móvil…ya lo hicieron por ti antes y les pillaron.

Al menos así concluye un estudio en el que también se recoge que la mayoría de los conductores desconocemos el nivel máximo permitido, 0,25 miligramos de alcohol por litro de aire expirado, pero apostaríamos el cuello que después de un par de horas de descanso estamos de nuevo sobrios. Falso.

Mi mundo Philips | El café te delata: conoce cómo eres en función del café que tomas

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.