Cinco errores que no debes cometer al iluminar tu hogar

, 21 de mayo de 2015

hallway-438412_1280

Iluminar el hogar es una tarea que requiere de una buena planificación. Es algo que va más allá de elegir una bonitas lámparas, hay que ver cuáles son los lugares más adecuados para colocarlas, cuál debe ser su intensidad ideal e incluso su color. Con frecuencia en iluminación se cometen algunos errores que restan confort a la vivienda y muchos de ellos habría sido fácil evitarlos. Repasamos algunos de los más habituales.

  • Desaprovechar la luz natural. Si tenemos unas buenas ventanas debemos aprovechar la luz que entra a través de ellas, evitando los muebles altos y los tabiques innecesarios que obstaculicen su paso, colocando cortinas que controlen el flujo de luz de forma adecuada y eligiendo para el mobiliario los colores que más nos interesen en cada caso: claros si queremos que la luz se refleje, oscuros si buscamos el efecto contrario.
lounge-609383_1280
  • Iluminar una estancia solo con una lámpara de techo. A mayor número de puntos de luz en una estancia, más versatilidad y flexibilidad a la hora de iluminar para momentos y actividades diferentes. En todas las estancias la luz de techo se debe complementar con otras auxiliares que nos permitan jugar con la claridad de la habitación a lo largo del día.
  • Crear sombras y deslumbramientos. La posición de las lámparas debe ser la que en cada caso impida que se creen zonas oscuras y sombrías, en las que se dificulte la visión, y también incómodos deslumbramientos que afean el ambiente y resultan desagradables para la vista.
  • Elegir una intensidad inadecuada. La mejor luz no siempre es la más intensa, depende del tamaño de la estancia, de su uso y del ambiente que en ella queramos crear. En ese sentido las lámparas con regulador de intensidad pueden ser de gran ayuda, porque se adaptan fácilmente a las necesidades de cada momento.
  • Fallar con el color de la luz. Algo parecido a lo que sucede con la intensidad, pasa también con el color. El blanco es más frío, el amarillo más cálido y hoy en día muchas bombillas nos brindan la posibilidad de jugar con otros muchos tonos. Los tonos fríos son mejores para momentos de gran actividad y concentración, los cálidos para los ratos de ocio y relax.

Son muchos aspectos a tener en cuenta, pero en el fondo todos ellos se pueden solucionar de la misma manera, pensando antes en para qué vamos a usar la estancia y qué situaciones vamos a vivir en ella, de ese modo sabremos cuál es la luz que queremos que nos acompañe en cada lugar y cuáles son las características más acertadas que esta debe tener.

En Mi Mundo Philips | Una forma muy divertida de diseñar la iluminación de tu casa

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.