Cinco ideas de merienda sana para meter en la mochila del cole

, 4 de septiembre de 2018

merienda saludable

Con la vuelta al cole toca volver también a recuperar nuestras rutinas, algo que puede costar un poco a los más peques de la casa. Retomar una correcta alimentación es fundamental para afrontar con fuerza el nuevo curso, por eso merendar es una buena forma de reponer energías. Pero, ¿en qué consiste una merienda sana? Te damos ideas muy sencillas para poner en práctica que podrán llevar en la mochila.

Las jornadas son muy largas e intensas, y los niños se enfrentan a un nuevo curso escolar lleno de actividades y nuevos retos. Para no bajar el ritmo y que no pesen los madrugones necesitan alimentos saludables, comida real con opciones nutritivas. ¿Una merienda sana, rápida de preparar y rica te parece un reto imposible? Toma nota de estas ideas y verás que no es tan difícil.

Ideas para una merienda sana y deliciosa

1. Vasitos de yogur natural y fruta

merienda saludable

Los peques pueden tomar el mismo yogur natural que los mayores, no hace falta que sea infantil y tampoco tienen que ser desnatados. Los lácteos enteros son muy ricos en proteínas, minerales como el calcio y vitaminas, y se digieren muy bien. Lo importante es que sean 100% de leche o bebida vegetal, sin azúcares ni edulcorantes añadidos.

Podéis variar la fruta según la temporada o combinar varios tipos. Por ejemplo, arándanos y plátano, manzana y pera, mango y frambuesas, uvas y melocotón, etc. Para darle un toque más dulce puedes mezclarlo con zumo de frutas directamente de tu licuadora. Existen a la venta pequeños recipientes con cucharita incorporada para llevar el yogur en la mochila a cualquier parte. ¡Y también se pueden congelar!

2. Cereales, frutos secos o palomitas

merienda saludable

Elige siempre cereales naturales, tostados o inflados, pero siempre sin azúcares ni sales añadidos. Los copos de avena son una gran opción que podéis enriquecer con frutas secas para darle un toque más dulce, almendras o avellanas, canela, vainilla o un poco de chocolate negro rallado. Si les gusta comer cosas crujientes puedes hacer paquetitos de cereales tostados o palomitas caseras combinados con frutos secos para comerlos con las manos, ¡se olvidarán de los gusanitos!

3. Batido o smoothie casero

merienda saludable

Los batidos y smoothies son una gran opción para llevar o para los niños que no paran de jugar y les cuesta sentarse a la mesa para tomar la merienda. Con tu batidora Philips puedes hacer todo tipo de deliciosos batidos a tu gusto, combinando frutas y verduras con leche, bebidas vegetales, frutos secos o incluso zumo que hayas exprimido previamente con la licuadora.

Hay recetas ideales para los peques, como nuestro batido de chocolate y plátano o el de fresas y galletas, todo un capricho muy nutritivo y saludable que seguro te pedirán repetir más veces. Si tienes la fruta congelada en porciones será más fácil preparar un batido o smoothie cremosísimo al instante.

4. Sándwich o bocadillo saludable

merienda saludable

Si optamos por el clásico bocadillo o sándwich siempre hay que apostar por pan de buena calidad, casero o artesano, preferiblemente de masa madre o elaborado con harinas integrales. Si tienen además varios cereales y semillas serán más nutritivos y saciantes.

Elige un relleno sano prescindiendo de los embutidos grasos, con queso fresco tipo Burgos, requesón o mozzarella, tofu, hortalizas frescas o asadas, hummus, un paté vegetal, aguacate, tortilla francesa, pechuga de pollo cocida… La clave está en que sea equilibrado. Puedes cortarlo con formas divertidas para hacer más especial la hora de la merienda.

5.  Galletas sin azúcar

merienda saludable

Los dulces caseros son más saludables que la bollería industrial, pero siguen siendo dulces; por eso podemos reservarlos a un capricho ocasional y siempre en raciones pequeñas. Nos pueden ayudar a prepararlos en casa para pasar una tarde divertida en familia y seguro que los disfrutarán el doble.

Sí puedes optar por unas galletas facilísimas naturalmente sin azúcar, con solo tres ingredientes. Mezcla 1 huevo con 2 plátanos maduros machacados y añade copos de avena o de espelta hasta tener una masa maleable. Forma porciones con una cuchada en una bandeja de horno y hornea hasta que se hayan dorado. Puedes añadir almendras picadas, pasas, canela… ¡riquísimas!

¿Recuerdas qué merendabas tú al salir del cole?

Fotos | Personal Creations – Marco Verch – Unsplash
En Mi Mundo Philips | Cómo preparar en casa un pan sin gluten

En Mi Mundo Philips | ¿Qué diferencia un zumo casero del zumo concentrado y el néctar de frutas?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.