Cinco ideas para una merienda sana en el recreo

, 13 de septiembre de 2017

La vuelta al cole marca el definitivo final del verano y nos da la oportunidad de arrancar el nuevo curso con buenos propósitos saludables. Ayudaremos a los peques a reponer las energías de cada jornada podemos preparando pequeños bocados para tomar en el recreo, pero no vale cualquier cosa. ¿Qué merienda sana y rica es la mejor opción? Te damos cinco ideas para inspirarte.

1. Bocadillos y sándwiches

El bocadillo es un clásico de los recreos de ayer y de hoy, y puede ser tan saludable como sabroso. Lo primero es escoger un buen pan de verdad, mejor si es artesano y elaborado con masa madre y con harinas integrales. Incluso podemos encontrar panes enriquecidos con frutos secos, semillas, frutas y hasta verduras.

Buscaremos variedad con ingredientes frescos de temporada, priorizando vegetales y huyendo de los embutidos y los procesados. De base podemos usar aceite de oliva, tomate, hummus, aguacate, paté vegetal casero o yogur. Queso fresco, jamón de pavo artesano natural, sobras de pollo asado casero, atún, salmón ahumado, tortilla francesa o buen jamón serrano son buenas opciones de rellenos.

 

2. Zumos y batidos caseros

Gracias a nuestra batidora o licuadora podemos preparar zumos y smoothies saludables todo el año. Aprovecha la variedad de productos frescos según la temporada para no caer en la rutina y aprovecha para enriquecer los zumos con verduras y hortalizas. Si quieres que sean muy nutritivos y energéticos, añade también superalimentos, frutos secos o algún lácteo o bebida vegetal.

3. Bizcochos y galletas más saludables

Los dulces son el almuerzo y la merienda favorita de los niños, pero ya sabes que no hay que abusar. Para darles un capricho no hay nada como la repostería casera, mucho más saludable. Reduce al mínimo el azúcar y las grasas y prepara bizcochos o galletas con avena, frutos secos, frutas como manzana y plátano o verduras como calabaza, zanahoria o calabacín.

4. Empanadillas para una merienda sana

Con obleas o con masa de empanada podemos hacer empanadillas pequeñas muy cómodas de llevar rellenas de lo que más nos guste. Las más clásicas son de pisto o tomate casero, vegetales o con atún, bonito o incluso sardinas en conserva. Así les daremos verduras con pescado azul, fuente de vitaminas y grasas saludables, y se las comerán con los ojos cerrados.

5. Albóndigas, croquetas y mini hamburguesas de verduras

Las verduras y legumbres tienen mala fama entre los niños, ¡pero todo es cuestión de hábitos! Si se acostumbran desde pequeños a comerlas no pondrán ninguna pega, la clave está en presentarlas de formas apetitosas y ricas. Las albóndigas, croquetas o mini hamburguesas vegetales son una alternativa perfecta. Y son fáciles de comer en cualquier parte.

Lo importante es buscar variedad y no recurrir al recurso fácil de la bollería industrial o los snacks comerciales y ultraprocesados. Es fácil dar a los niños meriendas y almuerzos sanos que les gustará comer, y seguro que lo disfrutarán mucho más si nos animamos a cocinar con los peques en casa.

Foto | iStock.com/warrengoldswain

En Mi Mundo Philips | Tres recetas de bocadillos para llevarte a la playa

En Mi Mundo Philips | 13 recetas de licuadora para aprovechar la fruta de temporada (y también la verdura)

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.