Cinco mitos del bebé recién nacido que como padre primerizo debes olvidar

, 17 de febrero de 2014

SCF152_01-E3P-global-001_highres

Si los embarazos están repletos de mitos falsos, espérate tú a que nazca el bebé. Tu madre opina, tu suegra también, las amigas que han sido madres antes que tú, también tienen algo que decir. Incluso esa señora mayor a quién no conoces de nada, te para por la calle cuando paseas al niño y aparte de decirte lo mono que es, ella también tiene su opinión que darte (aunque más bien es un mandamiento que debes cumplir si no quieres que te mire como una mala madre). Estos son los cinco mitos sobre el bebé que tendrás que escuchar y olvidar:

Déjale que llore que así se le expanden los pulmones

No es malo que un bebé llore, pero es su forma de avisarte de que le pasa algo. Es la única forma de expresión que conocen. Es su instinto de superviviencia. ¿Os imagináis en las cavernas un bebé que no se hiciera notar?

El lloro es su medio de comunicación. Y cuando te reclama, hay que hacerle caso, y descubrir qué le pasa: si tiene hambre, si tiene sueño, si está incómodo, si quiere que le cambiemos el pañal o si simplemente quiere que le cojamos en brazos, que él en la tripa estaba muy bien y quiere mimos.

No le cojas en brazos que se malacostumbra

Una de las mayores necesidades de un bebé (casi tan fuerte como comer y dormir) es la necesidad de sentir cariño y amor. Abrázale, mécele, haz que se sienta querido, que ahora es muy mono y se deja. Cuando sea adolescente y pase de los cariños, te arrepentirás de no haberlo besado más cuando se dejaba.

Abrígale que se resfría

Hay niños que van envueltos como momias, incluso aunque haga 20 grados. Y no, ellos tienen más o menos la misma sensación de frío y de calor que nosotros. Suele ser más habitual que estén demasiado abrigados a que estén pasando frío.

No le bañes hasta que se le caiga el cordón umbilical

A mi primer hijo se le cayó el cordón con dos meses ¡dos meses! ¿Creéis que esperé dos meses para bañarle? Habría cogido la tiña o algo. Eso sí, hay que tener cuidado con el cordón, no mojarlo o si se moja, secarlo bien, pero a partir de la primera semana se le puede empezar a bañar cada dos o tres días.

Dale el pecho cada tres horas

Hace bastantes años, se recomendaba amamantar cada tres horas y que el bebé estuviera al pecho diez minutos en cada teta. Ahora se sabe que la lactancia es a demanda, y sobre todo al principio, suele ser muy descontrolada, el bebé mama poco y muy frecuentemente. Dale pecho cuando te lo pida.

Mi madre me cuenta que me destetó con unos tres meses, porque yo lloraba y lloraba de hambre. Supongo que estaría en una crisis de crecimiento y que necesitaría mamar más para que mi madre aumentara la producción de leche. Pero al estar limitada a comer cada tres horas, pues el tema no dio más de sí.

Otras cosas que tendrás que tener en cuenta es que los bebés deben dormir boca arriba (aunque a nuestras madres les dijeran que nosotros durmiéramos boca abajo), que es normal que regurgite un poco la leche que toma y que haga cacas muchas veces al día y muy líquidas.

En Mi mundo Philips | Ropa para el embarazo y la lactancia: un dos por uno muy práctico

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.