Cinco motivos para no dejar el café en la vuelta al cole

, 11 de septiembre de 2018

Café en la vuelta al cole

Los días se van haciendo más cortos y cada mañana parece que refresca más; el otoño está a la vuelta de la esquina y toca aceptar que el verano se va quedando atrás. ¿Te falta motivación para volver a la rutina? No te preocupes, es perfectamente normal, pero superar el síndrome postvacacional puede ser muy fácil. Tu café de siempre te espera para un regreso lleno de energía: estos son algunos de los motivos para no dejarlo en la vuelta al cole.

1. Para recuperar las rutinas de madrugones

Después de tantos días durmiendo a pierna suelta hasta bien salido el sol se hace difícil volver a poner el despertador. Para colmo, ya amanece más tarde y hay que levantarse casi en plena oscuridad, ¿quién tiene ganas de madrugar para cumplir con las obligaciones? Reencontrarse con nuestra rutina mañanera puede hacerlo mucho más llevadero.

Café en la vuelta al cole

No hay nada mejor que poner en marcha tu cafetera superautomática recién salido de la ducha y escuchar cómo el molinillo muele los granos al instante, mientras ese delicioso aroma a café recién hecho va inundando la cocina. El café te espera con su crema perfecta, a tu gusto, mientras te preparas la tostada o montas tu tazón de muesli. Y ese primer sorbo a café recién hecho leyendo el periódico o escuchando la radio sabe a gloria; la pereza desaparece por arte de magia.

2. Para motivarnos a volver a trabajar

Entre los numerosos beneficios que tiene el café en nuestra salud destaca su poder estimulante y sus efectos sobre el buen humor, dándonos energía y motivación para cumplir con las obligaciones. Si un día se te pegan las sábanas siempre puedes tomar tu café para llevar, te calienta en el trayecto al trabajo cuando ya el frío se empieza a notar y activa el cerebro para encarar con ánimos renovados la rutina. ¡Y recuerda que en la oficina te espera la siempre agradecida pausa del café!

3. Para ser más productivos

Café en la vuelta al cole

Hablando del trabajo, recordemos que tomar café durante la jornada laboral nos puede ayudar a aumentar la productividad. Tomando café a media mañana, antes del mediodía, y después de comer, en el último tramo de nuestra jornada, rendiremos más y mejor, con menos esfuerzo y sin bajones de ánimo o energía. Trabajando concentrados muchas horas seguidas solo conseguiremos ser mucho menos productivos; esa pequeña pausa para el café puede recargar nuestra energía en apenas unos minutos de paréntesis.

4. Para ir al gimnasio con más fuerza

¿Te has puesto como objetivo este curso volver al gimnasio, pero de verdad? Quien dice gimnasio dice salir a correr, ir a nadar o quitar el polvo de la bicicleta, lo importante es retomar pronto una buena rutina de ejercicio. Los comienzos no son fáciles, pero el café te puede ayudar: tomar un café antes de practicar deporte te motivará a darlo todo y te ayudará a tener menos agujetas y un menor desgaste muscular.

5. Para disfrutar del otoño

Café en la vuelta al cole

Nos encanta el verano, con sus largos (larguísimos) días, temperaturas cálidas, tardes soleadas, jornadas de playa y piscina… ¡pero el otoño también puede ser muy disfrutable! Al final tanto calor termina cansando, y los días otoñales se ven diferentes con una buena taza de café. Aromas especiados y sabores reconfortantes te esperan para disfrutar bajo la manta de la comodidad del sofá mientras disfrutas de un buen libro o ves una película en compañía.

Estos son solo cinco de los muchos motivos por los que el café nos va a seguir acompañando en la vuelta al cole y a la cotidiana rutina. ¿Cuáles son los tuyos?

Fotos | Unsplash

En Mi Mundo Philips | Para el más friki de la oficina: siete termos y tazas de café originales

En Mi Mundo Philips | Propiedades del molinillo cerámico para el café

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.