Come siempre sano, pero si estás embarazada, por una doble razón

, 9 de mayo de 2014

2733116023_e14fae9369_z

Alguna vez he oído a los doctores decir que no hace falta comer especial durante el embarazo. Todos (mujeres, embarazadas o no, hombres y niños) deberíamos comer más fruta, verdura, legumbres y pescado y carne a la plancha y olvidarnos de los azucares y fritos. Es decir, lo que siempre ha sido comer sano, la dieta mediterránea típica que se nos está olvidando. Pero cuando estamos embarazadas, el motivo para cuidarse es doble. Tenemos que recibir todos los nutrientes que nuestro bebé necesita.

Generalmente, el ginecólogo te recetará suplementos que hacen falta especialmente en el embarazo (ácido fólico, por ejemplo) y controlará en los análisis de sangre y orina que estas en plena forma. Es importante vigilar los niveles de azúcar para no sufrir diabetes gestacional. Y olvídate de lo de comer por dos.

Otra cosa que se suele vigilar en el embarazo es la posibilidad de sufrir toxoplasmosis. Si te da positivo el test, enhorabuena, significa que ya la pasaste y no te tienes que preocupar a la hora de comer (me paso a mi en los dos embarazos, y es una tranquilidad añadida). Sino, tienes que tener cuidado a la hora de comer carne y ensaladas.

La carne tiene que estar bien cocinada y las verduras y frutas se deben lavar bien antes de consumirlas. Se trata de tener un poco de sentido común y seguir las indicaciones del ginecólogo. Hay algunos que prohíben comer jamón, pero otros te dan permiso porque la posibilidad de sufrir toxoplasmosis por comer jamón es muy remota.

Si a comer bien le unes un poco de ejercicio físico, conseguirás llegar al momento del parto en plena forma y sin mucho peso, lo que te facilitará el parto y la recuperación post-parto.

Fotos | Futurestreet
En Mi Mundo Philips | Cosas que he mejorado como persona gracias a ser madre

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.