¿Comer bebiendo café? Así es el maridaje perfecto

, 27 de marzo de 2018

comer bebiendo cafe

Por costumbre, a veces relegamos el café al desayuno, la media mañana o el postre, pero comer bebiendo café es una tendencia cada día más en boga que tiene su truco. Hay sabores especialmente adecuados para combinar con el café y, así, no tener que esperar a la tarta para dar un buen sorbo a tu bebida favorita. ¿Te animas a maridar el café con tu comida?

Vaya por delante que, cuando hablamos de comer bebiendo café, nos referimos a tomar el café solo. Así podemos apreciar todos los matices de este producto y sacarles el máximo partido. El cortado y el capuccino, mejor para el postre.

Dicho esto, de lo que se trata un buen maridaje es de complementar sabores y aromas para hacer un conjunto perfecto. Y, aunque los detalles varían según el tipo de café que vayamos a tomar (no es igual uno etíope que uno colombiano), a grandes rasgos el café tiene aroma a tierra, a cuero, a ahumado, a madera y a lo tostado. Con esto en la cabeza, ya podemos comenzar a emparejar ingredientes.

Un primer paso en el maridaje de café

Si no estamos acostumbrados a tomar café con la comida salada –aunque, pensándolo bien, quién no se ha tomado un espresso con un pincho de tortilla alguna vez-, lo mejor es que empecemos por combinaciones suaves y que nos recuerden al brunch o a los desayunos americanos.

Esto pasa, por tanto, por poner en nuestro plato pan tostado, que se lleva a las mil maravillas con el café, con distintos tipos de queso. Los ahumados son una opción ideal, pero los curados y los cremosos también maridan bien con el oro negro que es el café solo.

comer bebiendo cafe

¿Más opciones de sabores suaves? Las quiches. A modo de tarta salada, son perfectas para iniciarse en esto de comer bebiendo café, especialmente si incluyen ingredientes como los espárragos trigueros. Sí, este alimento, por sorprendente que parezca, tiene mucho en común (aromáticamente y gustativamente hablando) con el café. Comparten ese ligero toque a brasa, que los convierte en unos magníficos compañeros.

Si, cuando desayunamos café, muchas veces optamos por acompañarlo con algo de fruta, ¿por qué no se iba a llevar bien con las recetas que contengan cítricos? Las carnes, por ejemplo, preparadas a la naranja o los platos que contengan frutas como el mango o la papaya (mezclas comunes en la cocina tropical) hacen muy buenas migas con los espressos.

Ingredientes para contrarrestar

También encaja con el café uno de los ingredientes más empleadas en la gastronomía mediterránea: el tomate. Su frescor y su dulzor frutal ayudan a contrarrestar la acidez del café y, por eso, platos con este alimento como base –tostadas de tomate y mozzarella, por ejemplo- son una buena idea para un desayuno-almuerzo de fin de semana.

comer bebiendo cafe

Y, para los paladares más osados, una oferta que no podrán rechazar: café maridado con platos picantes. Sí, aunque parezca una locura, es una mezcla que funciona a las mil maravillas y que, si la probáis, os encandilará. Chili con carne para comer y un buen café solo para beber. ¿Alguien se atreve?

Puedes acompañarlo con un pan bien tostado y con un picoteo a base de ingredientes más refrescantes, como pinchos con tomate cherry y queso semicurado. También puedes preparar unos dips de queso crema o berenjena cocida y triturada con sésamo espolvoreado por encima, dos sabores que ayudarán a contrarrestar el poso de acidez de la bebida.

Y, por supuesto, no renuncies a la cafeína en el postre. Con dulces a base de chocolate, caramelo o fruta, tu comida quedará redonda. Coffee all day!

Imágenes | Unsplash – Joseph Gonzalez, Brina Blum, Christine Siracusa

En Mi Mundo Philips | ¿Por qué no se da la misma importancia al café que al vino en los restaurantes?

En Mi Mundo Philips | Selfieccino, la loca tendencia que te permite beber tu cara en un café

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.