¿Comienzas las vacaciones sin energía? Cómo cargar las pilas

, 28 de marzo de 2013

No sé vosotros, pero en mi caso es muy frecuente que esté al 100% durante casi todo el año y en el momento que llegan las vacaciones y me relajo, me pillo un gripazo o me encuentro tan cansado que solo me apetece dormir y dormir.

Me imagino que la causa puede estar en concebir las vacaciones como una forma de desenchufarse de toda actividad y caer en la tentación de un cambio extremo en el ritmo diario. Vamos a ver cuáles pueden ser unos hábitos perfectos para mantenernos con energía durante esta Semana Santa sin renunciar a la diversión y al descanso.

Una reacción muy natural del ser humano es concebir estos días de fiesta como una oportunidad ideal para recuperar sueño, tomar el sol, comer fuera de casa y sobre todo, no hacer nada que suponga cierto esfuerzo. Al final no sé cómo lo hacemos pero llegamos a casa agotados y con menos energía con la que iniciamos las vacaciones.

Y es que todo en exceso es malo. Tomar el sol todo el día tiene sus riesgos, dormir demasiado te resta energía, comer fuera de casa es menos saludable y la inactividad total es puro tedio. Entonces ¿qué hacemos estos días?.

Vacaciones no es sinónimo de inactividad

Si estáis acostumbrados a una rutina diaria de deporte, no es necesario una interrupción brusca de toda actividad deportiva, tan solo tenéis que sustituir el escenario, cambiar las instalaciones deportivas o el asfalto por un entorno natural y percibir esta actividad como un momento más de ocio y no una obligación.

Hay infinidad de deportes que se pueden realizar en períodos vacacionales y que además nos aportan diversión; en Vitónica nos sugieren algunos de ellos, aunque un simple paseo diario, jugar a las palas en la arena o algo de natación en la piscina o en el mar, si acompaña el buen tiempo, debería servirnos a los más perezosos.

Otro de los hábitos que nos restan energía en vacaciones y encima nos altera el carácter es un descontrol total sobre horarios. Dormimos lo que nos apetece y comemos cuando nos da la gana o cuando tenemos hambre. Bueno creo que es obvio que esta es una decisión, aunque admito que tentadora, poco saludable. Mejor un poco de planificación y una rutina que nos permita disfrutar mejor del tiempo y realizar ese tipo de tareas que nos vemos obligados a relegar el resto del año, como leer un libro o improvisar alguna que otra receta culinaria.

Más comida no es sinónimo de más energía

Y es precisamente en la alimentación donde debemos prestar especial atención. Ay, esas tapitas de bar, esas cervecitas de terraza, esos helados gigantescos y esas sobremesas largas después de una comida o cena copiosa. No es necesario privarse de forma radical de estos placeres mundanales, pero sí deberíamos dosificarlos.

Podemos programar las comidas y no abusar de refrescos, bebidas alcohólicas y tentempiés poco saludables, y, mantenerse siempre hidratado, sobre todo con temperaturas altas o si hay un exceso de ejercicio físico.

Una buena opción para conseguir un extra de energía durante estas vacaciones, además de las recomendaciones en cuanto a evitar los excesos en descansos y comidas, puede ser elegir como bebida de terraza un buen café espresso o con hielo, que no aporta calorías pero sí te estimula física y mentalmente, u optar por cualquiera de las variedades a la española o a la italiana, igual de energéticas y deliciosas.

Mi mundo Philips | Cinco lugares especiales para tomar un café en nuestro país
Mi mundo Philips | Cinco lugares en Europa dónde tomarte cinco cafés muy especiales

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.