¿Cómo afecta la contaminación a niños con asma y alergias?

, 30 de mayo de 2019

Alergias y asma en niños

¿Sabías que gran parte de los pacientes asmáticos actuales son personas que anteriormente sufrían algún tipo de alergia ambiental? Para hablar de esto hemos querido hablar con el Dr. Ojeda, secretario de la Junta Directiva de la SEAIC, que estima que hasta 8 de cada 10 niños con asma tienen su origen en una alergia. En población adulta el porcentaje se reduce hasta unas 4 o 5 de cada 10 personas.

En niños es importante abordar el problema en cuanto empiecen a mostrar los primero síntomas y, además, tener en cuenta que la contaminación ambiental puede empeorar los síntomas. Si tu hijo comienza a estornudar a medida que se acerca la primavera y, además, se encuentra mejor en espacios cerrados, tal vez el momento de visitar a un alergólogo.

De todos modos, para el día a día, hoy traemos una breve explicación sobre el efecto de la contaminación en los síntomas de la alergia y el asma y, además, algunos consejos que nos ayudarán a mejorar la vida de pequeños y mayores en las épocas más intensas de la primavera.

La contaminación y la calidad de vida de asmáticos y  alérgicos

Contaminación y asma en niños

Para saber cómo afecta la contaminación en la vida de alérgicos y asmáticos, el Dr. Ojeda nos explica tres maneras en las que la mala calidad del aire influye en sus vidas:

  • La mala calidad del aire hace que las plantas se estresen más y, debido a esto, produzcan un polen de más alérgico ya que la proteína que producen es más reactiva.
  • La contaminación favorece la adhesión de las partículas de motor diésel a las partículas de polen. Esto llega, en conjunto, a las vías respiratorias y se produce un doble efecto alérgico.
  • Por último, la polución ambiental potencia los síntomas de las personas que ya tienen alergia, empeorando el estado físico de la persona e intensificando sus síntomas.

Para evitar estos efectos sobre los más pequeños, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica recomienda llevar a cabo determinadas rutinas que pueden reducir el efecto potenciador de la contaminación sobre la alergia.

En primer lugar, se recomienda acudir al alergólogo para valorar el estado de la alergia y saber si el niño es asmático. De esta manera, y “si tratamos la alergia y el asma de manera unificada, ambas puede controlarse perfectamente”,describe el Dr. Ojeda.

Las alergias infantiles son controlables

En el día a día, destacamos el uso de purificadores de aire en espacios cerrados. Estos ayudarán a mejorar la calidad del aire en hogares y colegios y que reducen considerablemente el número de partículas contaminantes en el ambiente.

Por otro lado, si hablamos de espacios al aire libre, intentaremos que los niños salgan a jugar en zonas en los que no haya contaminación ambiental. Tambiénprocuraremos reducir el tiempo de las salidas en aquellas épocas en las que se produce la polinización. Al volver a casa, lo mejor es darse un baño para eliminar las partículas adheridas a ropa y pelo. ¡Y es que nada mejor que una ducha para terminar un largo día!

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.