¿Cómo almacenar la leche materna?: el manjar más preciado y el más delicado

, 30 de mayo de 2013

Conservar la leche materna nos permite prolongar la lactancia materna durante más tiempo y nos permite a las madres que amamantamos cierta independencia del bebé. Todo son ventajas, así que os animo a perder el miedo a los extractores de leche, a haceros buenas amigas de uno confortable y fácil de usar y a haceros con vuestro propio banco de leche (que no tiene por qué ser gigantesco, sino que se adapte a tus necesidades).

Ventajas de almacenar la leche materna

Por independencia de la madre. Con mis dos hijos he tenido cierto pavor a separarme cuando estaban lactando, sobre todo con el primero, era muy tragón y cuando tenía hambre se enteraban en 5 kilómetros a la redonda por sus lloros. Así que si tenía que hacer algún recado o alguna gestión (como ir al médico o ir a la peluquería), me quedaba más tranquila si el bebé tenía leche mía a mano por si acaso llegaba un poco tarde o por si él decidía que la toma era al de dos horas de marcharme y no al de tres como yo había calculado. Leche materna almacenada para mi tranquilidad y la del cuidador de turno (padre o abuelas).

Para que el padre o los abuelos se puedan involucrar en la alimentación del niño incluso con la lactancia materna.

Porque facilita una lactancia materna prolongada, también cuando empiezas a trabajar.

Porque puedes complementar las tomas que se quedan cortas. Mientras que a las mañanas tus pechos están a rebosar de leche, a las tardes parece que no tienes suficiente leche. A las tardes estás más cansada y eso hace que generes menos leche. Los bebés se quedan con hambre y algunas madres deciden complementar la toma con leche artificial, lo que a su vez hace que generes menos leche, porque la producción de leche materna se ajusta con la demanda del bebé. Así que no es mala idea, para esos días que parece que no tienes suficiente leche, que en lugar de leche de fórmula, utilices un biberón de tu propia leche extraída algún día a primera hora de la mañana.

Porque la extracción de la leche favorece que generes más leche. Cuanto más mama el bebé (o más estimulas el pecho con el extractor de leche), más leche produces. Así de sencillo. La naturaleza es muy sabia. Elige un extractor de leche que te resulte cómodo. Cuanto más relajada estés, más fácilmente fluirá la leche.

¿Cómo conservar la leche materna?

Visto que todo son ventajas, debemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones para almacenar la leche materna con seguridad. Es un líquido muy valioso, pero también muy delicado.

Antes de manipular nada, hay que lavarse las manos cuidadosamente y esterilizar todos los extractores, recipientes y tapas.

La leche extraída debe ser refrigerada lo ante posible y puede conservarse en el frigorífico hasta 5 días. Si has empezado a trabajar, lo ideal es llevar el extractor de leche al trabajo, y guardar la leche en la nevera según la sacas. Al final del día, puedes transportarla en alguna bolsa térmica o nevera portátil y darle al bebé esta leche al día siguiente. Con este método no hace falta almacenar mucha cantidad de leche en tu nevera o congelador.

Antes de empezar a trabajar, puedes guardar leche en el congelador para alguna emergencia. La leche congelada puede aguantar hasta 6 meses en un buen congelador.

Los recipientes para guardar la leche deben ser aptos para uso alimentario. Los tarros de 125 ml. y vasos de Philips AVENT te permiten almacenar la leche cómodamente.

Guarda la leche materna en pequeñas cantidades (60-120 gr.), para poder descongelar sólo lo que el niño vaya a tomar inmediatamente. La leche descongelada se puede guardar en la nevera durante 24 horas (siempre que no haya sido calentada ni haya entrado en contacto con la saliva del bebé). Pasado ese tiempo debe tirarse.

Descongela la leche en la nevera sacándola del congelador el día anterior o al momento bajo el chorro de agua caliente o al Baño María durante unos 10 minutos.

No calientes la leche materna en el microondas, mejor dejarla a temperatura ambiente con el Baño María.

Mi mundo Philips | Vuelta al trabajo tras la baja de maternidad: cómo crear un banco de leche

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.