Cómo aprovechar la piel de los cítricos de tus zumos y licuados

, 10 de enero de 2018

Gracias a la licuadora en casa podemos preparar infinidad de recetas diferentes todo el año, ¡es imposible aburrirse! Pero sin duda los cítricos son el ingrediente estrella, ya sea en la deliciosa sencillez de un zumo de naranja o combinados con otros ingredientes. ¿Quieres sacar aún más partido de la fruta? Aprende a aprovechar la piel de los cítricos cada vez que vayas a prepararte un zumo.

La piel de los cítricos también se puede aprovechar

Un truco para saber si una naranja o mandarina es de calidad es pesarla con la mano, un poco a ojímetro. A veces el tamaño engaña, pero si son ricas en zumo lo notaremos en seguida por el peso. Es cierto que la gran riqueza de las frutas cítricas está en sus jugos, pero la piel también puede ser un tesoro en la cocina.

Y es que una buena pieza se reconoce también por el olfato, cuando su rico aroma nos embriaga incluso desde la distancia. La piel concentra los aceites aromáticos pero también amarga, y al ser tan dura normalmente la quitamos antes de preparar nuestros zumos. ¿Cómo aprovecharla? Tienes dos opciones muy sencillas:

  1. Lava las frutas y sécalas muy bien. Con un buen rallador fino, mejor si es especial para frutas, saca toda la ralladura que puedas sin llegar a la parte blanca. Guárdala en un recipiente hermético y a continuación termina de pelar la piel de forma habitual. Ya puedes continuar preparando el zumo con tu licuadora.
  2. Retira la piel lavada de la forma habitual, procurando no coger demasiada parte blanca, que exprimirá sin problemas la licuadora. Corta en tiras y déjalas sobre papel absorbente durante 24-48 horas, preferiblemente al sol. También puedes secarlas en el horno a mínima temperatura. Cuando estén secas las puedes pulverizar con una picadora o robot de cocina.

Puedes usar la piel de los cítricos así preparada para aromatizar azúcar, galletas, bizcochos, yogures, natillas, batidos, helados o incluso el café y el té. También es un gran ingrediente para cocinar o preparar aliños y salsas, y es un excelente aderezo para verduras, carnes y pescados. Si la guardas en recipientes herméticos durarán muchas semanas en la nevera.

Anímate a probar este truco no solo con naranjas, cualquier cítrico tiene un gran potencial aromático en la cocina. Pomelos, mandarinas, limones, naranjas sanguinas… ¡hay que aprovechar que estamos en plena temporada!

Foto | iStock.com/Davizro

En Mi Mundo Philips | Los aliados en casa que te ayudarán a cumplir tus propósitos de año nuevo

En Mi Mundo Philips | Zumo de granada y mandarina rico en antioxidantes

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.