Cómo conseguir que la vuelta al gimnasio no sea tan traumática

, 30 de agosto de 2013

Aquí estoy en la tumbona de la piscina apurando los últimos días del verano pensando en cómo volver al trabajo de la forma menos traumática posible, una es esta misma, hacerlo de forma gradual y sobre todo, en cómo recuperar la rutina del gimnasio sin que me suponga un esfuerzo excesivo.

Porque por mucho que le guste a uno sentirse sano y en forma, confieso que en una tumbona se está muy cómodo. Lo mismo que tomando el sol en la playa, saboreando sin prisa una cervecita fría en la terraza de un bar o disfrutando de uno de esos helados gigantescos en copas que se comen la cuchara.

Pero ya sabemos que estos hábitos veraniegos son algo puntual y que luego llega lo que llega. No se trata de reprocharnos nada, estamos de vacaciones y punto, pero en unos días tendremos que cambiar de hábitos o nos haremos una suscripción vitalicia a la tripa cervecera y a la vida contemplativa.

Pero si vamos a ‘recuperar’ nuestro estilo de vida algo más saludable, tendremos que hacerlo de la forma más fácil y amena posible. He aquí cinco sugerencias para una vuelta al gimnasio sin traumas:

Comenzamos con el curso escolar

Nada de prisas. Venimos de un ritmo más pausado y toca aclimatarse, por lo que la primera semana de septiembre será una especie de transición a la rutina, vamos, como los niños y las clases.

Como este año el curso escolar comienza el 9 de septiembre, ese va a ser mi primer día de gimnasio, con lo que este mes está chupado.

Renovamos vestuario

Estrenar siempre mola, aunque solo sean los calcetines deportivos, pero te crea una sensación de renovación y de empezar de cero que falta nos hace.

Ya no te cuento si te has excedido demasiado y tienes que meterte la ropa de hace un mes a presión…yo que tú cambiaba de modelito que no te va el rollo marcón.

Buscamos refuerzos

Todos los años lo hacemos y pocas veces funciona, pero a veces lo conseguimos y convencemos a algún amigo o pareja que nos acompañe y se abone al gimnasio aunque solo sea un mes para probar.

El ir acompañado evita que hagas muchas piras y te obliga a esforzarte un poco más, no vaya a parecer que estás flojo.

Rutinas de primaria

Pero tampoco trates de conseguir el primer día las marcas de antes del verano. Establece una rutina sencilla para empezar y vete complicándola de forma progresiva, sin prisas pero sin pausa.

Tú eres tu propio entrenador y tú sabes mejor que nadie hasta donde puedes llegar; además no te puedes poner en evidencia porque este año puede que tengas acompañante.

Que la música te acompañe

Aunque el mejor acompañante en muchos casos, ese que va donde tu vas, te da fuerzas para seguir, te hace sonreír, te anima cuando estás bajo y te marca el ritmo cuando estás disperso, ese es la música.

Aprovecha esos primeros días de septiembre para actualizar playlists y cargar tu dispositivo de reproducción, ya sea el MP3 o tu Smartphone, con todas las novedades musicales que te ofrece este mes, que son muchas.

Y elige unos auriculares apropiados en función de la actividad que realices, además de exigirles calidad de sonido. No te quedes a medias en tu entrenamiento porque no te sientes impulsado por la energía que te envían tus grupos favoritos.

Mi mundo Philips | ¿Cuál es la mejor música para hacer deporte?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.