Cómo convertirle en un Master Chef junior: Las mejores recetas para introducir a los niños en la cocina

, 2 de septiembre de 2013

Cocinar con nuestros hijos puede convertirse en una actividad muy enriquecedora tanto para los más pequeños como para nosotros los adultos, pero lo cierto es que muchas veces andamos con prisas y no encontramos nunca el día adecuado para ponernos en familia el mandil, y pasar un buen rato entretenido con ellos.

A los niños les encanta cacharrear en la cocina. Medir, rallar, remover o amasar puede convertirse en una experiencia muy divertida para pasar una tarde de fin de semana que no tengamos otros planes, pero para cocinar con ellos hoy te proponemos unos consejos y también muchas ideas para que disfrutéis de la cocina todos juntos.

El minichef y su equipamiento

La edad ideal para que nuestro pequeño chef empiece a cocinar será a partir de los cuatro años, aunque si tenemos hijos más pequeños también podemos mandarle alguna actividad sencilla como veremos después.

El equipamiento es casi nulo, pero seguro que les hace mucha ilusión si les podemos proporcionar un pequeño mandil para parecer grandes cocineros como sus papis. Un retal de tela sencillo nos puede valer para prepararles uno, y sino siempre encontraremos alguno ya confeccionado en las tiendas infantiles.

Necesitaremos un banco seguro y estable para que el pequeño llegue a la encimera o a la mesa donde vayamos a trabajar, recuerda que los muebles de cocina están solamente preparado para altura de adulto y ellos necesitan estar cómodos.

Permitirles algún aparato o accesorio de cocina que no revista peligro, la báscula seguro que les llama mucho la atención, si es un poco mayorcito ya le podemos ir diciendo las cantidades de los ingredientes necesarios y que nos las vayan pesando y preparando, también varillas de batir, rejillas para tamizar, o incluso la manga pastelera o biberones de salsear.

Y por supuesto inculcarles poco a poco y sin que ellos se den cuenta, unas mediadas de higiene y seguridad alimentaria, enseñándoles que siempre hay que lavarse las manos antes de empezar a cocinar.

Las mejores tareas para nuestros pequeños cocineros

Está claro que a nuestros pequeños no les vamos a permitir tocar los cuchillos ni ponerlos a vigilar una olla con agua hirviendo, pero la cocina puede tener muchas actividades enriquecedoras para ellos y que no revistan peligro. Veamos algunos ejemplos de ellas.

Lavar frutas y verduras: A los niños les gusta el agua, así que esta actividad les va a encantar, para ello ponemos agua en el fregadero y les vamos enseñando cómo lavar correctamente las frutas y verduras que después tenemos que emplear en la receta. Si lo que vamos es a preparar una ensalada les podemos permitir que ellos centrifuguen la lechuga, seguro que les encanta darle vueltas y vueltas a la rueda de este aparato.

Pesar los ingredientes: La báscula es uno de los electrodomésticos preferidos de los pequeños, tanto si es manual como digital les podemos permitir pesar poco a poco lo que vayamos necesitando, pero siempre y para que no fracasemos en la receta, comprobando los adultos que las cantidades son las correctas sobre todo si vamos a hacer algo de repostería.

Tamizar: Si en cambio nuestro reto consiste en preparar algo dulce con ellos, seguro que una de las partes de la receta nos obliga a tamizar harina o azúcar glas. A los peques les encantará realizar esta actividad, aunque los padres nos tendremos que preparar para que los muebles de nuestra cocina se llenen de una fina lluvia de azúcar.

Remover mezclas: Cuando ya hemos incorporado los ingredientes a nuestros niños les encantará remover y remover para que estos se unan en una mezcla suave, ya sea con un simple tenedor o unas varillas será una de las actividades preferidas para ellos.

Amasar: es sin duda lo que más les gusta hacer a los niños en la cocina, una vez lograda la masa base permitirles amasar a ellos en una encimera bien enharinada, ¡os costará conseguir que dejen de poner sus deditos en la masa!

Las mejores recetas para cocinar con niños

No todas las preparaciones sirven para cocinar con niños, pero si hay muchas opciones ideales para que trabajan con nosotros en la cocina y encima después disfruten comiéndolas. Aquí tenéis algunas ideas.

Postres sin horno: ideales para preparar con niños y estar tranquilos. La típica tarta de galletas maría y chocolate en la que ellos pueden ir ayudando a montar capas, tartas de queso en frío que preparemos con sobres de cuajada, tiramisú sin alcohol o incluso postres con gelatina a los que les añadan frutas.

Platos de paisajes con verduras: estupendos para aquellos peques más reacios a comer vegetales, les dejaremos decorar su plato con trozos de verduras haciendo sus propias composiciones. Arbolitos con brócoli cocido, flores con tomates, vallas con bastones de zanahoria, aquí hay que dejarles volar la imaginación para que ellos queden encantados.

Macedonias y ensaladas de frutas: Les preparamos unos cuanto boles con fruta variada cortada para que ellos se hagan sus propias macedonias. Podemos dejarles cortar con cuchillos de plástico frutas blandas como plátano, fresas o kiwis. Un poco de zumo de naranja exprimido por ellos a mano y ya tienen lista una deliciosa merienda llena de vitaminas.

Bizcochos, magdalenas y cupcakes: Aquí no podrán hacer ellos solos todo el proceso, pero si pueden tamizar, remover e incluso llenar el molde o las cápsulas con la masa. Una vez horneados los pasteles podemos dejarles varios tipos de decoraciones como fideos de chocolate, Lacasitos y demás, para que ellos adornen su cupcakes como auténticos pasteleros profesionales.

Galletas: A los niños les encanta preparar galletas de corte. Déjales extender la masa con un rodillo de madera y después proporcionales cortadores de plástico con formas simpáticas, ellos estarán encantados de haber preparado sus galletas y algunas veces os sorprenderán con su imaginación, pues verán en los cortadores formas que los adultos no habíamos sospechado.

Y además, si les preparas un poco de glasa de colores en biberones de salsear, la fiesta está servida. Decorarán galletas toda la tarde a su manera y al día siguiente cuando estén secas se las podrán tomar de desayuno.

Bocadillos divertidos: Las meriendas no tienen porque ser aburridas, déjales prepara a ellos sus bocadillos haciendo formas divertidas, un pan de hamburguesa para la cara, aceitunas negras para los ojos, dientes de jamón cocido, pelo de lechuga y orejas de salchicha, nadie se podrá resistir a estos bocadillos tan simpáticos.

Pan: La masa de pan es ideal para que los peques se inicien en el amasado, a todos les encanta hundir sus manitas y como si de una plastilina gigante se tratara, mover y conseguir que esa masa elástica tenga forma de pan. Puedes decirles que hagan pequeños bollitos y les metan en su interior un trozo de jamón cocido o del embutido que más les guste.

Figuras de plastilina comestible: En tiendas infantiles o de repostería podéis encontrar plastilina comestible para los más pequeñines de la casa que aún no puedan ayudarnos a las tareas anteriores. Resulta perfecta para que ellos moldeen a su antojo y después se puedan comer sus creaciones tranquilamente

Pues espero que os hayan gustado estas ideas para cocinar con vuestros hijos, acordaos de dejarles probar todas sus preparaciones, y así el final a una tarde cocinando en familia ya será redondo.

Y vosotros, ¿cocináis habitualmente con vuestros niños? ¿qué es lo que más os gusta preparar con ellos? Nos encantaría que nos los contaráis.

Imágenes | Justycinmd | Rachel Tayse | Coqui the chef | qwrrty | Pink Sherbet Photografy | Buzzymelibee
En Mi Mundo Philips | Todo lo que debes de saber para conseguir un bizcocho perfecto

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.