Cómo cuidar tu pecho en verano durante la lactancia

, 26 de junio de 2018

lactancia verano

El pecho y el escote siempre son una zona delicada en verano, ya estés dando el pecho o no: quedan mucho más expuestos que en invierno, son los primeros en quemarse, y sufren más que ninguna otra zona la falta de hidratación. Si estás dando el pecho a tu bebé este verano, esto es todo lo que tienes que saber para cuidar tu pecho durante la lactancia.

  • Antes de la primeras exposiciones al sol, conviene exfoliar la piel del escote, y no tanto la zona de los senos ni de los pezones porque es especialmente sensible y delicada. Así eliminamos células muertes y preparamos la piel para el sol.
  • Es especialmente importante la hidratación de la zona, tanto por la lactancia como por la época del año que estamos. Es mejor utilizar aceites naturales que fórmulas con derivados de alcohol, que podemos extender con un masaje en círculo por los senos y que se extienda por el escote hasta el cuello, evitando los pezones y la areola.
  • Debemos poner especial cuidado con la exposición solar. Tanto al bebé como a ti no os conviene tomar el sol al mediodía ni en las horas de más calor, así que mejor acudir a la playa o a la piscina a primera hora de la mañana y de la tarde, y preferiblemente, estar a la sombra. Si queremos tomar el sol, no debemos olvidar nunca la protección solar alta.
  • Durante la lactancia podemos utilizar los bikinis que usamos habitualmente, siempre que sea fácil y cómodo bajar el tirante para dar el pecho, evitando por ejemplo los bañadores y bikinis deportivos o los escotes halter cerrados. El uso de discos de lactancia puede ser sustituido por los acolchados que suelen llevar estos bikinis, ya que también se pueden sacar para lavar aparte. En bikini nos podemos dar cuenta de los descompensados que pueden quedar los pechos tras las tomas.
  • Los sujetadores de lactancia suelen ser la opción más cómoda cuando das el pecho, eligiendo mejor los materiales naturales como el algodón que son más suaves con la piel y permiten una mejor transpiración.
  • En cuanto a dar pecho en la playa, puede resultar mucho más cómodo y natural que estar preparando y calentando biberones, porque es cualquier momento puedes dar el pecho para calmar la sed o el hambre de tu bebé. Lleva siempre una sombrilla, una toalla amplia o una tienda para evitar el sol y la arena para las tomas.

Foto | iStock cdwheatley

En Mi Mundo Philips | 17 curiosidades sobre la lactancia que nadie te había contado y que la hacen maravillosa

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.