Cómo cuidar y lavar la ropa de deporte

, 16 de agosto de 2017

Para mantener la ropa como nueva durante mucho tiempo hay que tener en cuenta las características concretas de cada tejido. Las piezas delicadas, la ropa de baño o los pijamas necesitan cuidados diferentes, ¿y las prendas deportivas? ¿Sabes cómo cuidar y lavar correctamente la ropa de deporte?

La importancia de elegir bien

Hay muchos deportes entre los que elegir, ya sean al aire libre, en gimnasio o dentro de casa, y siempre es aconsejable escoger bien la ropa para asegurarnos el mejor rendimiento. En las tiendas especializadas encontrarás prendas específicas para cada deporte, pero también tenemos que saber cómo cuidarla en casa.

El equipamiento deportivo debe ser cómodo, permitir una buena libertad de movimientos y resistir las rozaduras y estiramientos sin crearnos molestias. Además deben ser tejidos transpirables, que no agobien, adaptados a nuestro cuerpo. Por eso el diseño de las prendas es diferente para hombres, mujeres y niños, y no es buena idea usar la misma ropa para deportes diferentes.

No te dejes llevar solo por el diseño, la moda o el precio a la hora de comprar ropa deportiva. Son piezas diseñadas con un alto nivel técnico que buscan sacar el máximo rendimiento del deportista, y por eso merece la pena invertir en un buen equipo.

La mejor elección debe ser como una segunda piel, ligera y muy confortable, sin causar irritaciones. La ropa de exterior debería protegernos del sol y del calor en verano, dejando transpirar la piel y sin retener la humedad, y en invierno nos ayudará a mantener una buena temperatura corporal, con tejidos impermeables.

Pero si después de buscar e invertir en buenas prendas no las cuidamos en casa, echaremos a perder todo el esfuerzo. Con unos buenos cuidados la ropa deportiva puede durarnos muchos años en perfecto estado, incluso el equipo de los más pequeños resistirá todo el curso a la frenética actividad de los niños.

Antes del lavado: ¿qué tiene de especial la ropa deportiva?

Los tejidos deportivos se diferencian claramente de otras prendas y suelen ser de fibras sintéticas. Están diseñados para soportar una intensa actividad, muchos movimientos y duras condiciones de temperatura, viento y humedad. Pero al mismo tiempo son prendas delicadas que se estropearán rápidamente si las tratamos como cualquier otra ropa corriente.

La ropa de deporte se ensucia, normalmente, con nuestro sudor y ocasionalmente algo de polvo, barro o tierra. Para entendernos, lo que mancha estas prendas es nuestro propio cuerpo: células de piel muerta, minerales, grasa y aceites corporales, etc. Son sustancias orgánicas que se quedan adheridas y deterioran los tejidos rápidamente.

Por eso esta ropa nunca debería pasar muchos días en el fondo del cesto de la colada sucia, y mucho menos hecha un amasijo arrugado en la bolsa del gimnasio. No toleran bien las sustancias químicas, los detergentes más agresivos, quitamanchas y suavizantes pueden estropearlas y hay que evitar las altas temperaturas de la lavadora o de la secadora.

Cómo lavar la ropa deportiva paso a paso

  • Saca la ropa de la bolsa de deporte cuanto antes y no dejes que se acumule durante días.
  • Separa la colada deportiva del resto de prendas, especialmente de los tejidos de fibras naturales.
  • Intenta poner una lavadora específica con ropa de deporte.
  • Vacía bolsillos, cierra cremalleras y lava del revés las piezas de colores más vivos para protegerlas mejor.
  • Lee bien las etiquetas de cada prenda por si necesitan algún cuidado específico.
  • Utiliza el programa de ropa deportiva de tu lavadora, si lo tiene.
  • Prioriza los programas más cortos con temperaturan frías, menos de 40ºC, y evita si puedes el centrifugado.
  • Usa detergente suave y neutro, o uno específico para ropa deportiva, mejor si es líquido.
  • No añadas suavizante, no lo necesitan y pueden dañar las fibras.
  • Si utilizas pocas prendas de deporte puedes lavarlas a mano con agua fría y jabón.
  • También puedes usar bolsas de red de malla protectoras en lavados con ropa mezclada.
  • Cuelga la ropa rápidamente en cuanto termine el ciclo de lavado.
  • No uses secadora de ropa ya que podría dañar las prendas, deja secar al aire en lugares ventilados.
  • Cuelga la ropa estirada pero sin forzar, usando perchas o pinzas suaves, dejando que sea el propio tejido el que caiga de forma natural.
  • Comprueba en la etiqueta que se puede planchar en el caso de que sea necesario.
  • Aprovecha la tecnología OptimalTEMP de centros de planchado como el PerfectCare Elite de Philips, que se adapta fácilmente a cada tejido sin dañarlo.
  • Utiliza un vaporizador de prendas para acabar con las arrugas rápidamente o para refrescarlas cuando no están tan sucias como para lavarlas.
  • Guarda la ropa bien doblada o colgada de perchas y por separado de las prendas de diario.

Que la ropa de deporte parezca diseñada para aguantarlo todo no quiere decir que podamos tratarla como si nada. Siguiendo estos consejos de cuidado básico podrás disfrutar de tus prendas de deporte durante mucho tiempo, como si estuvieran nuevas. ¿Qué deportes soléis practicar en casa?

Fotos | iStock.com – Artfully79istockphotoluisLaurenJanebaloon111littlew00dy

En Mi Mundo Philips | ¿Ropa nueva? No te olvides de lavar y planchar antes de estrenarla

En Mi Mundo Philips | ¿Nunca has planchado? Con estos consejos triunfarás tu primera vez

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.