Cómo decorar tu casa con el nuevo Pantone del año

, 16 de enero de 2018

¿Quieres aprovechar el nuevo año para renovar el estilo de tu hogar? El nuevo Pantone que ya está dominando este recién estrenado 2018 te puede ayudar a lograrlo. El color elegido es el bautizado como Ultra Violet, un tono muy diferente al Greenery que vimos el año pasado. Inspírate con estas ideas para saber cómo decorar tu casa con el nuevo Pantone, un color que te sorprenderá por todas las posibilidades que ofrece.

Ultra Violet: las claves del nuevo Pantone

Había muchas apuestas y rumores sobre cuál podía ser la línea seguida por la guía Pantone este año. Tras los verdes dominantes del 2017 se pensó que quizá apostarían por tonos cálidos recuperando algún amarillo, pero al final el instituto del color siempre sorprende. Y no lo hace buscando solo lo rompedor, es el resultado de un minucioso proceso de investigación.

Los expertos de la guía aseguran que analizan muchos aspectos de la actualidad y las modas para determinar qué color es el que mejor definirá nuestras vidas en el próximo año. Se supone que Ultra Violet es un reflejo de las tendencias en moda, arte, música, diseño, gastronomía, cine y televisión, incluyendo cada vez más temas de redes sociales y tecnología.

De esta forma, el Ultra Violet es un color que remite en cierta manera a lo desconocido del cosmos, invitando a reflexionar sobre la espiritualidad y el poder individual. No es un mero reflejo de tendencias, también alude a aquello que hoy más nos hace falta: un mundo más creativo y mágico, sin miedo a explorar el futuro en terrenos desconocidos.

Ultra Violet es un color fuerte, original, que anima a ver el mundo con cierta ingenuidad y sobre todo con mentalidad abierta. Y ese carácter fuerte y provocador puede dar mucho juego a la hora de decorar nuestra casa, incluso con los detalles más pequeños.

¿Futurista o clásico? Un color versátil

Los violetas son tan potentes que podríamos pensar que limitan mucho el estilo, pero es al contrario. Una estancia dominada con el Ultra Violet puede ser futurista y moderna o volver a un aire más clásico, dependiendo de cómo se use. La ventaja que tiene es que se adapta a cualquier objeto y material para crear distintos ambientes.

Si tu salón es minimalista, con muebles de líneas rectas en los que domina el geometrismo limpio, este color potenciará el efecto visionario hacia el futuro. Combinado con colores claros tendrás un estilo más sereno y reflexivo, mientras que los tonos oscuros y más azules o negros remitirán a ese misterio del futurismo.

Pero también el violeta puede ser el color del glamour en su sentido decadente, salvo que actualizado. Tapizados de muebles más clásicos, al estilo de la dolce vita italiana pero sin sobrecargar, transmiten un ambiente más acogedor y elegante, con cierto toque de nobleza. El Ultra Violet puede encajar tanto con terciopelos y sedas como tejidos sintéticos, con o sin brillo.

Ideal para el dormitorio

Expertos en decoración coinciden en que el dormitorio es donde más potencial tiene el Ultra Violet. Tiene una personalidad muy fuerte pero transmite serenidad, invitando a tomarse las cosas con calma para potenciar la creatividad. No resulta estridente, puede ayudar a relajar pero sin ser aburrido o soso, y recuerda a ese mundo onírico que inspiran las estrellas y el espacio.

Puedes incorporar este color en el cabecero de la cama, con algún cuadro o en las lámparas de las mesillas. Más fácil es jugar con los tejidos, con la ropa de cama, colchas o alfombrillas. Funciona muy bien con tejidos aterciopelados, con texturas que sean agradables al tacto, potenciando la sensación reconfortante que además da sensación de lujo.

Si solo quieres darle un toque de color al dormitorio puedes escoger un panel japonés estampado con figuras violetas o cortinas ligeras estilo visillo, que no carguen demasiado la estancia. También puede encajar en habitaciones infantiles o juveniles jugando con otros detalles divertidos, como la temática espacial.

Una cocina violeta

¿Sabías que los colores púrpuras están siendo tendencia gastronómica? Nos referimos a los propios ingredientes que lucen tonos azulados y violetas de forma natural, como ciertas variedades de coliflor, zanahoria o patata. Era cuestión de tiempo que llegara también a la decoración de la casa, y por eso encaja perfectamente en la cocina.

Si te va el estilo más rústico el Ultra Violet no combina demasiado bien con muebles campestres o con maderas de tipo antiguo, pero es ideal para emparejar con blancos y cremas. Una cocina con los frentes violetas y la encimera blanca o con un tono hueso crea un efecto elegante y fresco, o puedes pintar la zona de trabajo para que contraste con el resto de paredes.

En la mesa los textiles violetas sirven tanto para las comidas de diario como para ocasiones especiales. También la vajilla puede incorporar este color, en piezas seleccionadas que rompan el estilo sin estridencias. El Ultra Violet más saturado y oscuro crea un efecto espectacular con una vajilla y cubertería con detalles dorados, y en tonos claros va muy bien con estampados florales o geométricos.

Detalles discretos o atrevimiento duradero

La gama de violetas no está entre las más elegidas cuando se trata de decorar una casa sin pretensiones de estilo. Lo habitual es apostar por tonos familiares que no choquen y que duren muchos años,  pero el Ultra Violet es una especie de comodín en la moda que también puede ser atemporal en casa.

Por eso, si te gusta este color, no tengas miedo en invertir en un mueble especial que seguirá funcionando muchos años incluso cuando no esté “de moda”. Un sofá, un aparador o una gran alfombra pueden ser apuestas seguras para el futuro si los materiales son de buena calidad, especialmente con tapizados.

Si por el contrario eres reacio a crear golpes de efecto en casa, recurre a los pequeños detalles y accesorios. En el salón funcionan muy bien los cojines que pueden ir a juego en armonía o contraste con el sofá, también jarrones, pequeñas mesas auxiliares, lámparas, maceteros o marcos para fotos. Más fácil aún: velas, piedras decorativas y flores, que pueden ser naturales o sintéticas.

Con la pintura hay que tener cuidado en no saturar, siempre es mejor probar con un violeta más suave y elegir solo una o dos paredes, dependiendo de lo grande que sea la estancia. También se les puede dar un toque Ultra Violet con vinilos decorativos; hay miles de modelos e incluso podemos diseñar el nuestro propio.

¿Con qué colores combinan mejor?

En general el Ultra Violet puede combinar muy bien con cualquier color, ya sea por armonía o por contraste, pero es preferible evitar toda la gama de rojos más vivos. Las variaciones de violeta y púrpura son buenas para hacer juegos de color, así como los azules. Lavanda, rosa palo, verde oliva y celadón o un lila suave resultan muy equilibrados.

Un poco de brillo ayudará a enfatizar el toque glamuroso y los colores claros y neutros son el soporte perfecto para potenciar cualquier objeto en color violeta. Si buscas colorido, el nuevo Pantone combina muy bien con colores cítricos pero algo tamizados, como el tono de las frambuesas o el anaranjado del melocotón.

La clave está en convertir el Ultra Violet en parte de la casa, creando un foco de atención pero sin molestar. Es un color perfecto para dar un aire completamente nuevo a cualquier estancia, pero con armonía y equilibrio. El objetivo del nuevo Pantone es inspirar nuestra creatividad y perdurar en el tiempo, ¿logrará sobrevivir a las tendencias del 2018?

Fotos | iStock.com/poligonchikolindanamihalis_aloonaraarchideaphoto

En Mi Mundo Philips |Errores frecuentes en decoración que un alérgico debe evitar

En Mi Mundo Philips | Rincones de casa que siempre te olvidas de limpiar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.