Cómo desmaquillarse correctamente: tu piel lo necesita

, 25 de mayo de 2017

Si bien en Mi mundo Philips os hemos hablado en numerosas ocasiones de cómo maquillarte para camuflar esas pequeñas imperfecciones, enaltecer tus rasgos más favorecedores y sacarle partido a tu rostro, no podíamos dejar de hablar de otro paso fundamental que debería tener lugar unas horas más tarde: la fase de desmaquillado.

Sí, porque quitar los productos de nuestra piel es más importante de lo que parece a simple vista, razón de más para hacerlo a conciencia y correctamente. Hoy te contamos cuáles podrían ser las consecuencias de no hacerlo y te explicamos cómo lograrlo de la forma más apropiada.

Por qué es importante desmaquillarse

Así, no solo deberemos retirar los restos de maquillaje, sino otro tipo de agentes que acaban depositándose en la piel a lo largo del día. Sí, porque durante la jornada esta se ve expuesta al polvo, la contaminación y otras suciedad presente en el ambiente y que, junto con las células muertas, conviene eliminar. Sin embargo, no siempre lo hacemos, y acabamos acostándonos con todos estos “ingredientes” y los restos de máscara que aplicamos a primeras horas de la mañana.

Pero no deberíamos despistarnos pues, aunque las consecuencias de no desmaquillarse dependen de factores tan diversos como la calidad de los cosméticos, los hábitos de maquillaje y la piel de la persona, existen unas comunes. De hecho, olvidarnos de esta limpieza antes de dormir favorece la aparición de alergias, dermatitis, acné y puntos negros, y otras patologías como la cuperosis y la rosácea (se caracterizan por el enrojecimiento de la dermis).

También está relacionado con el envejecimiento prematuro, y no es de extrañar si tenemos en cuenta que lo que estamos haciendo es obstruir los poros y evitar que nuestra piel respire correctamente y se oxigene.

Cómo desmaquillarse

Lo primero que debes saber es que tendrás utilizar productos específicos (leches limpiadoras, aguas micelares y jabones neutros faciales). También puedes servirte de la ayuda de accesorios y cepillos que te permitan realizar una limpieza más profunda. El VisaPure Essential, por ejemplo, es una excelente opción. Se trata de un dispositivo manejable que te dejará el rostro impoluto en poco más de un minuto y que funciona con limpiadores jabonosos y geles.

Dicho lo cual, empieza lavando tu cara con agua templada y presta atención a los ojos. Coloca unos pequeños puntos de leche limpiadora en la zona de las ojeras y distribúyelos con cuidado a pequeños toquecitos. Espárcelos con la ayuda de un algodón o similares, pero hazlo suavemente, sin frotar, podrías acabar quedándote sin pestañas.

Continúa con los labios, desde la comisura hasta el interior, y exfólialos si es necesario con la ayuda de un cepillo de dientes o similares. Y ya solo quedará el resto de la cara. Cuando termines de limpiarla, enjuágate con agua y, una vez seca, aplica un tónico hidratante o similares. No te olvides tampoco de la zona del cuello.

Toallitas, ¿sí o no?

Llegados a estas alturas y si eres un poco perezosa, seguro que estás pensando en lo tedioso que puede resultar seguir este proceso. Sin embargo, existen alternativas para cuando necesitas hacerlo rápidamente. Las toallitas son una opción. Ahora bien, es preferible emplearlas cuando el tiempo apremie, sobre todo porque podemos acabar dejando restos. Son ideales también para llevar en el bolso si vas a pasar todo el día fuera de casa.

Y ten en cuenta que, cuando las compres, deberás fijarte en el tipo de piel para el que están pensadas, si son específicas para quitar el maquillaje, la textura y otras consideraciones. Para limpiezas más profundas, no obstante, es preferible decantarse por el proceso anterior y elegir productos que se adapten a nuestra dermis, a la zona sobre la que los vamos a aplicar y otros.

 

En Mi mundo Philips | El secreto para conseguir una piel perfectamente limpia: el cepillo facial Philips VisaPure

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.