Cómo empezar a dar a tu bebé alimentos sólidos de forma segura y deliciosa

, 9 de octubre de 2019

alimentacion complementaria

A partir de los seis meses (o cuando el bebé puede sostenerse sentado) comienza la alimentación complementaria en los bebés. Es decir, que podemos ir introduciendo poco a poco alimentos sólidos o en puré, de manera adicional a la leche materna o a los biberones con leche de fórmula.

La introducción de los alimentos sólidos en el bebé

No nos debemos preocupar si el bebé toma poco puré o si cuando come la fruta parece que «echa» más de lo que entra en su boca. Son aun muy pequeños y se tienen que acostumbrar a los nuevos sabores y texturas.

No se trata de forzar sino de que el bebé experimente y pruebe distintos alimentos según el calendario de introducción de los mismos que nos marque nuestro pediatra. Se trata de introducir los alimentos sólidos poco a poco y de manera gradual.

Aunque el bebé coma pocos alimentos sólidos, hasta el año de vida, la leche materna o de fórmula sigue siendo su principal alimento, y estará bien nutrido si hace buenas tomas.

alimentacion complementaria

Lo que sí debe hacer es ir probando nuevas comidas, y experimentando a morder y masticar. Al principio les podemos dar el puré más pasado, y poco a poco irle dando con tropezones. Veremos cómo va aceptando el cambio porque hay peques a los que les cuesta más que a otros.

Para que el bebé disfrute de la comida, debemos hacerles recetas de purés variados, con distintos alimentos y sabores. Así resultarán más sabrosos y divertidos y su dieta más rica, completa y equilibrada. Para que nos resulte más fácil y rápido cocinar para el pequeñín de la casa, el robot de cocina infantil 4 en 1 de Philips nos resultará muy práctico.

alimentacion complementaria

El bebé crecerá sano con comida saludable y nutritiva cocinada al vapor y hecha al momento de comer. No hace fata ser un experto cocinero para realizar la mejor comida casera para el pequeño con este robot de cocina que cuece al vapor, bate, descongela y recalienta para tener siempre la comida lista en un abrir y cerrar de ojos.

La clave de los purés del bebé es combinar una base de verduras (patata, zanahoria, calabaza o calabacín) con alguna proteína como carne, pescado, huevo cocido o legumbres, según los alimentos aptos que le correspondan con la edad del bebé.

Si vemos que no le gusta encontrarse con tropezones, lo podemos dejar para más adelante, y volverlo a intentar al cabo de unas semanas. Según va madurando su proceso de masticación y según van saliendo los primeros dientes de leche, irá aceptando mejor los trocitos de comida que no están tan pasados.

Sin embargo, no debemos abusar del puré y prolongarlos como comida principal durante mucho tiempo, sino los niños se acostumbran y se vuelven vagos para comer sólido. Con año y medio o dos años ya deberían ir probando comida de verdad, la que comemos los adultos, aunque sea en pequeñas cantidades, en lugar de comer solo los platos en puré y los biberones.

Baby Lead Weaning o la introducción natural a la alimentación solida

Una manera de introducir los alimentos sólidos de manera natural es el baby lead weaning. Básicamente consiste en dejar a disposición del bebé alimentos sólidos y blandos, que él pueda coger con las manos y llevarse a la boca para ir chupando y mordisqueando para comer.

Así podemos aprovechar la capacidad de experimentación que tienen los niños para que prueben nuevos alimentos y aprendan a comer y masticar poco a poco.

Los mejores alimentos para comenzar con el Baby Lead Weaning pueden ser frutas como la pera o el plátano, patatas cocidas en cuadrados, guisantes, garbanzos chafados con el tenedor, o incluso aguacates, tortilla o macarrones. Te sorprenderá lo dispuesto que está a tocar y llevarse a la boca todo tipo de comida.

alimentacion complementaria

Para que comer con el Baby Lead Weaning resulte más cómodo, lo mejor es que coloquemos al bebé en una trona y en la bandeja le vayamos dejando los alimentos para comer. Si lo hacemos a la hora en la que come el resto de la familia se sentirá como uno más en la mesa y aprenderá por imitación.

Lo que sí debemos hacer es vigilar que no haya riesgo de atragantamiento en ningún momento si por ejemplo, se desprende un trozo grande de lo que está comiendo. También debemos estar preparados para que el bebe y lo que le rodea acabe completamente manchado. Pero merece la pena ver cómo aprende a comer como un adulto.

Comer nuevos alimentos y pasar a la alimentación sólida puede ser toda una aventura, muy divertida, una etapa más del bebé que va creciendo.

Fotos | iStock blyjak, iStock HeikeRau, iStock Joaquin Corbalan

En Mi Mundo Philips | Mitos sobre la alimentación con biberón que conviene desterrar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.