Cómo era ser padre antes de que existiera Google

, 22 de agosto de 2018

ser padre antes

Según los estudios, los millennials acuden a internet para cualquier cuestión relacionada con ser padres, lo que hace que su modo de educar es muy diferente de las anteriores generaciones. Son padres con alta información y Google se ha convertido en el nuevo abuelo, el nuevo pediatra y la nueva niñera. Internet ha cambiado nuestras vidas y también ha influido en cómo nos enfrentamos a las dudas sobre la paternidad. Hemos hablado con tres abuelas que nos cuentan cómo era ser padre A.G. (antes de Google).

Amaia

Antes nos cuestionábamos menos las cosas, seguíamos nuestro sentido común o lo que se había hecho siempre. Así que había prácticas como untar el chupete en leche condensada o dar anís a bebés lactantes que hoy han quedado completamente descartadas. También se tenía más contacto con la familia o con las vecinas, que trataban de echarte una mano en todo lo posible y con las que compartías experiencias y dudas.

Lo mejor de no tener Google o internet entonces es que te complicabas menos la vida y te preocupabas menos en exceso. “Igual eramos más inconscientes o teníamos otras cosas que nos preocupaban más“. Desde luego que Google e Internet ha aportado muchas cosas buenas, resulta muy útil y quizás habría hecho las cosas de manera diferente con más información. Por ejemplo, la lactancia materna se hacía con tomas regulares de diez minutos cada tres horas, y a mi hija la desteté con tres meses porque pasaba hambre. Quizás con más ayuda en lactancia y sabiendo más sobre ella habría podido prolongarla.

Emilio

Recuerdo que teníamos una enciclopedia para ser padres, con dudas y consultas habituales, pero que la consultamos muy pocas veces“. También se acudía mucho menos al médico. Había menos consultas periódicas y tampoco se solía acudir de urgencia al más mínimo problema. Se dejaba que las cosas se solucionaran por sí solas.

Por lo que veo en los padres de hoy en día, con Google puedes llegar a obsesionarte por cualquier problema y preocuparte en exceso, consultando un montón de cosas triviales por las que pasa un bebé que son perfectamente normales. “Los cólicos los solucionábamos con paseos interminables pasillo arriba y pasillo abajo“.

Nuria

Cuando fui madre tuve la suerte de contar con el apoyo de mi madre y de mi hermana mayor. Ellas me resolvían las dudas sobre la lactancia, sobre qué podría ocurrirle al bebé cuando se ponía malo y sobre cuándo debía acudir al médico. “Me pasaba todo el día al teléfono” recuerda entre risas.

Ahora cuando veo a las nuevas generaciones de padres con internet, me parece que todo es más fácil, hay mucha información en todas partes sobre lo que es normal y sobre lo que no, sobre lo que que hay que hacer en cada caso. Ahora todos los padres conocen al dedillo los hitos del desarrollo habitual en los niños.

Pero hay cosas que se han perdido con la llegada de internet. Antes los niños jugaban más en la calle, tenían más libertad, estaban en más contacto con la naturaleza y hoy en día somos demasiado tecnodependientes. Los padres y los hijos. Las cosas eran distintas cuando no nos pasábamos tanto tiempo pendientes de nuestras pantallas. Utilizamos los móviles y las tablets para que los niños no se aburran, estén entretenidos y no molesten, pero tienen que aprender a aburrirse y a buscar entretenimiento por ellos mismos. Tanto tiempo con internet no favorece la socialización y la imaginación de los más pequeños.

Fotos | iStock vadimguzhvamonkeybusinessimagesvadimguzhva

En Mi Mundo Philips | Tener mellizos: tres familias nos cuentan su experiencia

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.